Excitar a una mujer no siempre es fácil. A cada una le gusta una cosa, de una determinada forma y a un ritmo y orden distinto. Esto obliga al hombre –o al humano que se preste– a determinar qué es lo que más se adapta a la mujer en cuestión, y si le pone más así o asá.

No obstante, lo más difícil viene después. Una vez que el individuo sabe cómo elevar a los cielos a su fémina, llega lo otro: seguir haciéndolo durante años y años, más si cabe cuando se tienen hijos.

La rutina, los mismos pasos, el mismo cuerpo... al final acaba cansando. Por ello, aunque sepas que a tu mujer le excita mucho que le toques el clítoris y los pezones como te hemos enseñado, debes conocer otras zonas erógenas que habitan en su cuerpo.

Más allá del clítoris: las seis zonas erógenas de las mujeres que debes conocer

Los labios (de la cara), el clítoris, la vagina, los pezones... sabemos que eso es ir a tiro hecho, y que si llevas ya tiempo con una mujer sabes perfectamente cómo estimularlos para que ella alcance el orgasmo o avance en el camino.

A continuación, te desvelamos las otras zonas erógenas que debes tener en cuenta y por qué. Atento:

1. La zona interior de la muñeca

La muñeca, y especialmente su interior, es muy sensible y puede llegar a ser muy excitante. "Tiene muchas terminaciones nerviosas. Está justo en el punto en el que el cuerpo comienza a volverse más íntimo", afirma Kate McCombs, educadora sexual y fundadora de Sex Geekdom, que recomienda tocarla suavemente al principio, permitiendo que la pareja se percate de que la estás rozando sensualmente para excitarla. 

2. La nuca

"Los besos en el cuello casi siempre son excitantes" dice McCombs. De hecho, según un estudio de la revista Cortex, las mujeres eligieron esta zona erógena por encima de los senos y los pezones. "Es una zona muy sexy porque es vulnerable", añade la experta, que sugiere comenzar por los lados del cuello, besarlo y tocarlo suavemente con los dedos.

Sexo: Últimas noticias en Vozpópuli

3. Los párpados

Lamer y besar los párpados refuerza la conexión con la pareja. "Besa suavemente sus mejillas; recorre su rostro y llénalo de besos. Mezcla la pasión y la ternura, comenzando primero con besos suaves por estas zonas erógenas femeninas", recomiendan desde Tu Guía Sexual.

4. Las orejas

Las orejas tienen muchas terminaciones nerviosas, por eso son otra zona erógena a tener en cuenta. Los expertos recomiendan explorarlas con los dedos y la lengua y morder los lóbulos, siempre y cuando no metamos la lengua directamente en el conducto, ya que es molesto.

Si rompes con tu pareja tendrás mucho sexo desenfrenado, según una filósofa

5. Detrás de la rodilla

"Es otra área con terminaciones nerviosas donde no nos tocan a menudo", dice McCombs. "Tocar la parte de atrás de las rodillas y llegar hasta los muslos es íntimo y te acerca a la atracción principal", añade la experta a WebMD.

6. Los pies

Ojo con este punto, pues hay mujeres que realmente odian que les toquen o besen los pies. A otras, en cambio, les encanta y les provoca una excitación enorme. Puedes tocarlos suavemente y lamerlos después, pasando la lengua entre los dedos para después metértelos en la boca.

Cómo saber si alguien tiene una vida sexual satisfactoria: ocho señales

¿Vas a probar alguna?