Vinos

En clave rosa: cuatro vinos para un brindis elegante y fresco

Distintos tipos de rosados para que descubras su glamour y las últimas tendencias

En clave rosa: cuatro vinos para un brindis elegante y fresco.
En clave rosa: cuatro vinos para un brindis elegante y fresco.

Los vinos rosados se han ganado a pulso su lugar entre los rankings. En España, según fue creciendo la cultura enológica de elaboradores y consumidores fueron tomando relevancia. Hoy son tendencia, tienen glamour y... te damos todas las claves. 

Un poco de historia

Han sido los últimos de la fila en ganar importancia, pero todo tiene su explicación. No hace tanto tiempo- allá por comienzos de los años 80- empezaba en España la revolución vitivinícola. Tras muchos años de elaborar sobre todo graneles y vinos embotellados no demasiado cuidados, comenzaban a hacerse las cosas bien. A grandes rasgos, los enólogos tomaron importancia en las bodegas, se promovió el cuidado del viñedo y el modo de elaborar viró hacia un producto auténtico y de calidad.

Una copa de vino rosado fresco.
Una copa de vino rosado fresco.

Pero toda esta energía se volcó primero en los tintos y, más tarde, en los blancos. Los rosados quedaron los últimos de la fila, aunque ya hace años que están en proceso de recuperación y con éxito. Las comarcas vitivinícolas españolas son tan diversas que, además, tenemos el lujo de poder elegir entre rosados de muy distintas características.

Vinos rosados: uvas blancas, uvas tintas

Técnicamente, el vino rosado puede proceder de uvas blanca mezclada con tintas o únicamente de éstas últimas. Su color depende de la duración del contacto entre los hollejos de variedades tintas y el mosto durante el tiempo de maceración: cuanto más se prolongue ésta operación, mayor color rosado tomará el vino.

En estos últimos tiempos la moda prescribe imitar a los pálidos rosados provenzales, un color extraño hasta hace nada entre las bodegas españolas- denominado ‘piel de cebolla’-, que preferían tonos más fuertes, semejantes al chicle de fresa o la frambuesa.

En estos momentos la moda prescribe imitar a los pálidos rosados que elaboran ancestralmente en La Provenza, un color extraño hasta hace nada entre las bodegas españolas- denominado ‘piel de cebolla’-, que preferían tonos más fuertes, semejantes al chicle de fresa o la frambuesa. La reciedumbre de éstos últimos, más fuertes, ha pasado a una delicadeza que también se agradece. Cada uno en su estilo podía ser interesante. 

Con o sin madera

Normalmente los rosados no tienen crianza en barrica, aunque sí ha habido algunas iniciativas en este sentido y con éxito. Uno de los grandes pioneros fue Fernando Chivite, excepcional enólogo y al que rendimos homenaje desde estas páginas, ya que falleció recientemente; él confiaba en la crianza de los rosados y lanzó Arbayun, vino de garnacha en la Baja Montaña de Navarra, con el que demostró que, además de ser factible, se podían obtener excelentes resultados.

Fernando Chivite supo revolucionar el mundo de los rosados por y para la calidad.
Fernando Chivite supo revolucionar el mundo de los rosados por y para la calidad.

Otra de las más recientes novedades de rosados con crianza es el vino Onomástica, de Bodegas Carlos Serres en Rioja, recuperado de una antigua tradición de la casa y que traemos hoy para la cata. De una manera u otra, con o sin envejecimiento, el rosado ha adquirido su puesto y es reconocido en el panorama enológico actual, un logro muy merecido.

En esta ocasión hemos seleccionado cuatro rosados muy diferentes- como siempre catados y contrastados-, algunos con crianza y otros no, de muy distintos orígenes, pero unidos por el denominador común de la calidad.

1) Ales Roses 2019

Bodegas Terra Remota/ Vinos de Catalunya

PVP recomendado: 8 euros

Bodegas Terra Remota, una de las más pujantes de la D.O. Terra Alta, ha lanzado este vino elaborado con garnachas jóvenes. Un rosado franco, con un leve paso por barrica para darle más peso, con mucha fruta en boca y fresco. Desenfadado, ligero… sin complicaciones pero bien hecho. De la misma gama también han lanzado tinto y blanco (Ales Negre y Ales Blanques), los tres a base de uvas garnacha vendimiadas a mano de fincas en conversión ecológica (D.O. Terra Alta) y vinificadas en el Empordá. Esta gama está etiquetada bajo la D.O. Vinos de Catalunya. Es un rosado perfecto para carnes blancas en salsa, ensaladas de pasta y especialidades orientales agridulces.

Ales Roses.
Ales Roses.

2) Otazu Rosé 2019

Bodegas Otazu/ D.O. Navarra

PVP recomendado: 9,95 euros

Navarra durante años fue- y quizás sigue siendo- la cuna de los rosados españoles o, al menos, por lo que empezaron a destacar sus bodegas, aunque ahora en tintos son también excepcionales. En Bodegas Otazu reconocen la importancia de este tipo de vino en aquella tierra y elabora este ‘rosé’ a base de tempranillo 100%. Con color salmón y capa baja, posee unas interesantes notas cítricas y una perfecta acidez, lo que le da una nariz fresca y afrutada. El paso en boca es contundente, con volumen y persistencia. Recomendable servirlo entre 8 y 10 grados. Ideal para arroces o embutidos.

Otazu Rosado.
Otazu Rosado.

3) Onomástica Rosado Reserva 2016

B. Carlos Serres/ D.O. Ca. Rioja

PVP recomendado: 21 euros

Un rosado muy especial y de excelente factura, el último en incorporarse a la gama ‘Vinos de Hoy con Historia’ de esta bodega riojana y centenaria. Una edición limitada a 1.207 botellas, elaborado con un osado y original coupage de 60% Mazuelo y 40% de tempranillo. Fue criado en barrica francesa 536 días y pasó otros 500 afinándose en botella. Carlos Serres ahora es propiedad de la familia Vivanco y han sido ellos quienes han recuperado este rosado que fue tradicional en la bodega y que llegó a desaparecer. Y con buenos resultados: un vino fresco pero complejo, con ese anaranjado que denota su crianza, vivaz, untuoso sin perder la fruta y muy equilibrado. Toda una sorpresa, por la variedad mazuelo en tan alta proporción y también por sus bondades. Es un rosado gastronómico que aguantaría toda una comida si los platos no son excesivamente potentes.

Onomástica Rosado Reserva 2016.
Onomástica Rosado Reserva 2016.

4) Aurora D’Espiells

B. Propietat D’Espiells/ D.O Penedés

PVP recomendado: 9,55 euros

Un reflejo del renovado impulso de Juvé& Camps por los vinos tranquilos. Ahora con una bonita imagen y en una refinada botella, es un rosado de marcada personalidad por su delicadeza, suavidad y, hasta diríamos que evanescencia. Sumamente floral, combina la delicadeza de la pinot noir con la fruta que otorga la xarel.lo., ambas variedades cultivadas en una finca de 271 hectáreas, uno de los viñedos ecológicos más importantes de Cataluña. Un vino perfecto para pastas ligeras, como las que se acompañan de queso gorgonzola o verduras.

Aurora D'Espiells.
Aurora D'Espiells.

Cuatro referencias de rosado, de distintas zonas, diferentes uvas y variadas elaboraciones. Todos han contribuido a ensanchar y aportar algo al mundo de estos vinos en España, un universo que no deja de evolucionar y sorprendernos. 

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba