¿Mientes a tu pareja, lector? ¿Mucho, poco o a veces? Si es así, no te preocupes: todos lo hacemos. A veces, dicen, es mejor soltar una mentira piadosa que decir la verdad. De hecho, ser sincero hoy en día está sobrevalorado.

La experta en relaciones personales Tracey Cox ha revelado en 'Femail' los engaños más comunes que se dicen los enamorados. Y son los relacionados con sexo e infidelidades

A veces disfrazar de verdad algún episodio hace que todo siga como siempre, y eso es bueno

La confianza es frágil y cualquier mentira la pone en peligro. Pero, seamos sinceros, a veces disfrazar de verdad algún episodio hace que todo siga como siempre. Y evitar un drama siempre es recomendable. 

Ojo, hay mentiras y mentiras. Si es muy grave sí se debe contar, pero si es casi anecdótico y que se sepa no va a cambiar nada, pues casi mejor callar. Te contamos las más comunes y por qué es mejor seguir ocultando la verdad:

Mentiras sobre infidelidades

Si has sido infiel, como tantas personas, hay una regla de oro que debes seguir: "No lo cuentes solo para sentirte mejor". Cox asegura que confesarle tu lío de una noche a tu pareja "no hará nada más que hacer un terrible daño a tu relación".

A menos que pienses repetir la infidelidad o quieras terminar con la relación, "no hay ningún beneficio que puedas extraer en confesarlo". 

Si ha sido una noche tonta y no lo vas a volver a hacer, no lo cuentes

Eso sí, si vuelves a ser infiel, debes contarlo: "Moralmente, por supuesto, tienes la obligación de decírselo a su pareja. Y sobre todo, si mantienes relaciones sin preservativo". 

El problema de las infidelidades es que la mayoría de nosotros no tenemos suficiente memoria para mantener la mentira en el tiempo. Ocultar una noche tonta es muy fácil si se ensaya cuidadosamente lo que se va a decir. Pero mantener una relación extramatrimonial no solo requiere de una mentira, sino de muchas, y la mayoría de las personas simplemente no pueden estar en guardia constante para que sus explicaciones suenen coherentes.

Ocultar una noche tonta es muy fácil si se ensaya cuidadosamente, pero mantener una relación extramatrimonial es más complicado

Si has terminado con tu amante porque quieres que tu matrimonio funcione, algunos terapeutas aconsejan que continúes trabajando en tu matrimonio sin lastimar a tu pareja. Otros, en cambio, recomiendan que lo cuentes todo para así empezar de cero.

Aunque Cox opta por no decir nada al respecto (y nosotros estamos con ella), recomienda que seas sutil al confesarlo si tu intención es seguir con la relación: "Puedes decir que tuviste una aventura porque te sentías lejos de él o ella". Si decides ser sincero, suerte.

Ojos que no ven...

Mentiras sobre sexo

Las mentiras sexuales también son el pan de cada día de las relaciones contemporáneas. "Oh, cariño, solo me he acostado con tres antes de conocerte" (cuando no es así) o "sí, a mí también me gustaría hacer un trío" (cuando ya llevas cuatro orgías a tus espaldas) son comunes.

Cox asegura que debemos callar: "Lo que hicimos sexualmente en el pasado es asunto nuestro. No creo que haya que decirle a la pareja con cuántas personas hemos tenido relaciones sexuales: los números no significan nada sin saber las circunstancias".

No hay que decirle a la pareja con cuántas personas hemos tenido sexo: los números no significan nada sin saber las circunstancias

Sin embargo, mentir acerca de lo que te excita no es un bueno. Al menos no a largo plazo. "Todos tenemos un lado oscuro sexual. Después de más de 30 años de escribir libros e investigar sobre el sexo, puedo decirte que la única forma en que el sexo a largo plazo sobrevive es si le cuentas a tu pareja esas fantasías que tanto reparo te dan. Salir de vuestras zonas de confort es la única forma de mantener viva la pasión", detalla.

Decir que disfrutas del sexo cuando realmente no te gusta, mentir acerca de si tienes un orgasmo o no... no es bueno ni para ti ni para tu pareja. Así que, conclusión, oculta solo historias sobre tu pasado sexual, no sobre tu presente ni futuro.

Él ha estado con chicos pero ella no lo sabe

Y esto es todo, lector. ¿En qué mientes a tu pareja? Cuéntanos...