No hay por qué tener cargo de conciencia. Los niños forman parte de  nuestra vida de una u otra manera y más aún en la cultura latina en la que vivimos. Pero hay ciertas experiencias que merece la pena únicamente vivir en pareja. Cada vez se abren más hoteles calificados como ‘sólo adultos’ y Royal Hideaway Corales Resort es uno de ellos. Será una experiencia increíble para hacer una escapada ahora que se acerca San Valentín.

Hotel Royal Hideaway Corales Resort.

Ubicado en Costa Adeje (Tenerife), se trata de un resort de gran lujo que tiene en su haber dos “World Travel Awards”. Un refinado albergue con importante valor añadido: una carta de experiencias para que sus huéspedes vivan unos días inolvidables, que les permita conocer la idiosincrasia de la isla a fondo.

Mirar las estrellas desde el océano

El Parque Nacional del Teide es Patrimonio de la Humanidad y está considerado “Destino Starlight”, un certificado que designa aquellos lugares donde se pueden mirar las estrellas sin contaminación lumínica. Cielos cuajados de luces para poder buscar las constelaciones, iniciarse en el mundo de la astronomía o simplemente dejarse llevar por un espectáculo único. Pero si esa mirada a las estrellas se puede dar desde el océano, a bordo de un barco y durante una idílica cena, será todavía mejor.

Cielos cuajados de luces para poder buscar las constelaciones, iniciarse en el mundo de la astronomía o simplemente dejarse llevar por un espectáculo único.

¿Te has dado alguna vez un masaje en el agua?. Son los novedosos ‘floating massage’, una especialidad que se lleva a cabo en aquellas suites que poseen piscina en su terraza. Además irá acompañado de una sesión de ‘mindfulness’, una práctica de concentración ancestral basada en la meditación vipassana, de origen indio y es perfecto para reducir el estrés.

A vista de pájaro

Tenerife tiene todo lo que un turista puede desear: preciosas playas, el mencionado Teide con su característica laurisilva, paisajes de ensueño… Se puede sobrevolar la isla en un bonito recorrido que irá descubriendo desde el aire los pequeños pueblos de pescadores, el Puerto de la Cruz o el valle de la Orotava. No falta en esta ruta la capital, Santa Cruz de Tenerife. Se trata de excursiones en helicóptero de una hora que incluyen además una visita al Teide.

Buceo en El Hierro.

Los aficionados al buceo tienen en la cercana isla de El Hierro un fondo marino considerado uno de los mejores del mundo: corales negros, gorgonias, ostras gigantes… Los huéspedes son trasladados en un barco privado para hacer inmersiones que permitan ver toda esta maravilla, con fondos rocosos sin igual. Unas horas de excursión que se completa con un delicioso almuerzo a bordo.

‘Show cooking’ en la habitación

El hotel posee dos restaurantes gastronómicos. En Maresía, los hermanos Jonathan y Juan Carlos Padrón elaboran una cocina contemporánea con toques de vanguardia muy basada en los pescados y las especialidades canarias. Imaginación y técnica bien ensambladas para disfrutar de originales creaciones.

Restaurante San Hô de cocina nikkei.

Si quiere viajar hasta Tokio con el paladar nada mejor que cenar en San Hô, un restaurante de cocina nikkei, una mezcla de tendencia nipona y peruana. El chef Jaime Palmar ofrece platos basados en las materias primas de proximidad y los variados pescados de la isla, lo que hace la oferta divertida y original. También existe la posibilidad de realizar una cena única en la habitación con un chef privado que realizará un ‘show cooling’ para conocer técnicas o recetas de una manera inolvidables.