El sexo es bastante intuitivo y la experiencia está estrechamente relacionada con el buen hacer en horizontal, pero no siempre. El sexo oral cuando es ella la que recibe (lo que se denomina como hacer un cunnilingus) tiene sus complejidades, y éstas no son conocidas por numerosos hombres, que piensan que manejan bien su boca en los fondos femeninos pero la realidad es bien distinta.

Para que el sexo oral sea placentero, debe estar bien hecho. Y lo cierto es que el cunnilingus tiene su truco, pues no es como el coito, que, más o menos, todo el mundo sabe hacer. Si crees que necesitas unos trucos acerca del tema que nos ocupa, sigue leyendo, pues te puedes convertir en un experto en la materia:

1) Cuidado con besar tras haber comido ahí abajo

Hay mujeres a las que no les importa sorber sus propios flujos vaginales, pero a otras les da mucho asco. Por eso, intenta no besar a tu pareja después de haber surcado sus fondos. Que a ti te guste lo que ella tiene ahí abajo no tiene por qué ser recíproco. Ojo, con esto no decimos que tengas que ir al baño nada más acabar el cunnilingus, pero sí puedes pasarte una mano para limpiarte los restos o, si ves que a ella le da asco, no darla besos con lengua a partir de entonces.

2) Si te pierdes con el cunnilingus, pide indicaciones

No es ningún secreto que hay muchos hombres que no ubican el clítoris. No pasa nada: en peores ligas hemos jugado y al final hemos ganado. La clave está en preguntar, siempre preguntar. ¿Qué no sabes dónde estás exactamente ahí abajo y que incluso empiezas a confundir el ano con la vagina? No te preocupes: pide indicaciones. Dile: "¡Guíame!". Y ella te dirá encantada si más a la derecha, arriba o abajo. Al contrario de lo que piensas muchos varones, a las mujeres no les importa enseñar, al revés, ya que si te tienen aprendido lo harás mucho mejor.

Le manda indirectas...

3) No vayas al clítoris de inmediato

Muchos hombres cometen el error de ir directamente al clítoris con su lengua. Aunque no está del todo mal, lo mejor es empezar con besos por el interior de las piernas para, posteriormente, pasar al meollo del asunto. Ojo, tampoco te eternices en el recorrido, que lo sugerente también cansa.

4) Succionar suavemente y no taladrar con la lengua

Es muy placentero si absorbes, suavemente y con muchísimo cariño, el clítoris. Con cuidado. Si ves que no estás preparado para esto, mejor no lo hagas. Y, una cosa importante, por favor, no utilices la lengua a modo de pene y la introduzcas recta y firme por la vagina: es muy raro. Si quieres trabajar esa zona, utiliza tus dedos.

5) No opines sobre la vulva en cuestión

Hay muchos hombres que comentan el pubis de su chica, sobre todo en las primeras citas. Que si podías recortarte más el vello, que si nunca te has depilado por completo, que si uy qué fuerte te huele, que si qué cantidad de flujo expulsas... Mira, bastante tienen con lo suyo con lo nuestro para que opines de un tema tan delicado cuando nadie te lo ha pedido. Una regla de oro que también sirve para el siguiente punto: si no tienes nada bueno que decir, no digas nada. Ojo, a ver, si la chica en cuestión no es dada a la higiene, pues sí, deslízaselo, pero con suavidad.

6) No compares vaginas

"Uy, pero qué estrecho lo tienes", "a mi ex le encantaba que sorbiera" o "qué labios tan carnosos, nunca los había visto así" son frases que en tu cabeza pueden sonar genial pero que, lamentablemente, en la vida real no lo son. Igual que no está bien que hables de tus ex con tu nueva pareja, sobre todo si es reciente, no está bien (de hecho es de juzgado de guardia) que cuando estás ahí abajo haciendo un cunnilingus (o intentándolo) empieces a divagar sobre tus fiestas pasadas. No es de buen gusto y corta el rollo.

7) No subas la velocidad de repente: es raro

No sabemos qué clase de pasado han tenido los hombres que no saben hacer un cunnilingus, y tampoco por qué razón creen que pasar de cero a cien con la lengua es buena idea, como tampoco lo es tenerla suave para, de pronto, ponerla rígida. Amigo, es desconcertante y no mola. Mejor ve suavecito y ve subiendo de intensidad poco a poco. O mantente suave, que también está bien. Recuerda que esa zona es muy delicada (para algunas más que para otras), así que cuidado con las lenguas rígidas e hiperactivas.

Sexo oral

8) Sé paciente

A muchos hombres les encanta que su chica llegue al orgasmo a través del cunnilingus. No obstante, pocos lo consiguen. Además de dominar la técnica general, hay que dominar qué le gusta a esa chica en concreto. Una vez tengamos el truco cogido, hay que ir al siguiente escalón: ser paciente. Para que ella alcance el clímax a través del sexo oral, necesita estar muy relajada, y por eso no debes meterla prisa. Sé paciente y llegará antes de que lo esperes.

9) Mírala de vez en cuando

Hay hombres que se sienten inseguros cuando están surcando los bajos fondos, y es normal: uno a veces no sabe si está yendo por buen camino o si está cometiendo una atrocidad. Una buena pista para descubrirlo es mirarla a la cara. A muchas mujeres les gusta que las mires mientras tienes tu boca ocupada en sus partes erógenas, pues les resulta tremendamente excitante. Prueba, y si ves que no, pues deja de hacerlo.

Como ayudar a que tu pareja dure más en el sexo?

Tras estos nueve trucos, sólo te queda entrenar. Como siempre te decimos, cada mujer es un mundo, y lo que le gusta a una no le gusta a la otra. Por eso, pon a prueba estas técnicas y pregunta siempre. Los dos saldréis ganando.