A las 12 de este lunes, la Puerta de Alcalá daba su pistoletazo de salida. Un primer retorno a la ‘nueva realidad’ en el que se abrían de nuevo y sincronizadamente las cinco terrazas que rodean el mítico monumento de Carlos III. Ramsés, Patio de Leones, Aarde y Origen junto al Cappuccino Grand Café, vuelven juntos y bajo el lema ‘La vida sigue’, aunque sea al 50% de aforo y distancia de dos metros, mantelerías de un solo uso y pago con tarjeta de crédito.

‘Hot-spot’ madrileño

Ramsés, ya un símbolo emblemático de Madrid, reinaugura con todos los honores su terraza e, igualmente lo hace Patio de Leones, situado al lado. Ambos lo hacen bajo la batuta de su propietario, Jorge Llovet, y con todas las exigencias sanitarias exigidas, este esquinazo frente al Retiro volverá a ser uno de los puntos más dinámicos de la ciudad. En Ramsés (ramseslife.com) mítico multi- espacio firmado por Phillipe Stark y que en su restaurante lleva el sello de Arzak Instructions, es líder y da un paso importante.

Foto de archivo de la terraza de Patio de Leones antes del coronavirus.

A la vez, Patio de Leones (patiodeleones.es ), una preciosa taberna cañí y muy madrileña de 200 metros cuadrados, también instala su terraza, con una cuidada oferta gastronómica y líquida. Madrid comienza a respirar de nuevo frente a su precioso Parque del Retiro.

Terrazas sin fronteras

Enfrente se encuentran dos de los locales más representativos del matrimonio formado por Marta Seco y Sandro Silva. Aarde (aarde.es ) abre su terraza y retornan sus especialidades africanas y vegetales de filosofía ecológica tales como ‘chingulugulu’, la seta más grande del mundo, hecha en ragout con bechamel de soja, el ceviche de aloe vera o el curry verde de gombó… una recreación de platos tribales con toda la originalidad pasados por el filtro de los talleres del Grupo El Paraguas.

Persea y papaya verde con aliño guineano de maní, un plato de los comienzos de Aarde.

A su lado Origen, también de la misma compañía, con espacio gastronómico y tienda gourmet, también dará los buenos días a los madrileños para recuperar la denominada ‘nueva normalidad’, muy especialmente en su agradable terraza.

La terraza de Origen, restaurante perteneciente al Grupo El Paraguas.

Junto a todos ellos el Cappuccino Grand Café, con una espectacular terraza abierta tanto en invierno como en verano, y uno de los espacios más elegantes de la capital donde tomar un desayuno, aperitivo, almorzar o disfrutar de una copa se sumará a éste renacimiento de los locales de la Plaza de la Independencia.

Vistas y jardines

Ya se están aceptando las primeras reservas para ir a cenar a la terraza de la Azotea del Círculo (www.azoteadelcirculo.com)  un icónico mirador sobre Alcalá y Gran Vía, situado en el edificio del Círculo de Bellas Artes, que esta temporada tendrá un aforo más limitado. Esta temporada estrena carta de primavera-verano a cargo del chef ejecutivo del grupo, Manuel Berganza, con propuestas como las alcachofas asadas con queso manchego, los chipirones encebollados o la presa ibérica a la plancha con bimi.

Vista de un atardecer desde la Azotea del Círculo.

El restaurante Alma of Spain, enclavado en Chamberí, era uno de los lugares donde tomar una de las mejores cocinas tradicionales de Madrid. Con un toque actualizado, Jesús González Espartero y su chef Borja Segura, estrenan restaurante el próximo miércoles. Entonces abrirá El Jardín de Alma (reservas@eljardindealma.com ), con un entorno cuajado de vegetación en el que siguen su filosofía: producto, calidad y tradición. Y también novedades como zamburiñas a la plancha con vinagreta de cítricos o la terrina de cochinillo con patata y cremoso de manzana… unos platos para degustar en distintos ambientes. Todo en plena calle de Arturo Soria

Entrada de El Jardín de Alma.

De la cocina internacional al asador

Deliciosas tapas y ‘piqueos’- guacamole, steak tartar…-, junto a unos deliciosos bocadillos y hamburguesas de pan artesanal de masa madre rellenos de chicharron de cerco y salsa criolla o pavo asado con crema de ají. Son algunas de las especialidades de Apura (apura.es) que, aunque ni terraza ni local sean espectaculares, su tesoro está en sus preparaciones. Originales, cuidadas y a una estupenda relación calidad- precio.

Bocadillo de calamar en tempura y rocoto, de Apura.

El restaurante Rocacho (rocacho.com), inaugurado no hace demasiado tiempo, se ha ganado la fama en Madrid. Ahora reinagura su terraza acristalada con todas las medidas sanitarias exigidas, para que su público pueda volver a disfrutar de las carnes de vaca y buey de El Capricho (de José Gordón, en Leon), sus pescados a la brasa o los arroces de fina capa. Todo basado en un buen producto, como siempre.

 Un arroz de Rocacho.

Dos oasis para disfutar

La terraza del restaurante Raimunda, enclavada en los jardines del Palacio de Linares se hará esperar un poco más: abre sus puertas el próximo 4 de junio, pero ya está todo listo y abiertas las reservas. Aforo de hasta 50 personas, cartas electrónicas con código QR o desechables… Todo en la preciosa y umbría terraza llena de vegetación de Raimunda (raimunda.es)  donde degustar especialidades internacionales como tacos de pez mantequilla pibil, ensaladilla rusa con tobiko o camarones con arroz especiado. Buenos cócteles y combinados en un precioso entorno.

La verde y umbría terraza de Raimunda, en el jardín del Palacio de Linares.

Cabaña Marconi, enclavada en El Encinar de los Reyes (Alcobendas) ha reformado su terraza para hacerla más amplia. En un entorno verde, el restaurante de Marcos Olazábal Janson (www.cabanamarconi.com ) que cuenta con especialidades nórdicas y viajeras, vuelve a la normalidad aunque con todas las precauciones exigidas por Sanidad, desde aforo a sal y aceite individuales o manteles y servilletas de un solo uso. Pero la carta y sus especialidades seguirán vigentes, desde el caviar de Kálix al roast beef o los huevos encapotados ‘a su manera’.

Foto de archivo de la terraza de Cabaña Marconi.

Madrid comienza a recobrar la normalidad, de momento en la Fase 1, para volver a ser poco a poco esa ciudad abierta y animada que siempre fue.