Aunque desde el estallido de la pandemia por coronavirus todos estamos más en casa, los infieles siguen viendo a sus amantes. Menos, pero lo hacen. Las excusas suelen ser las mismas de antes: salidas de trabajo, ir a hacer deporte o quedar con un amigo.

A pesar de que todo sigue igual por el lado de los infieles, sí que ha cambiado algo por la otra parte: la pareja cornuda está comenzando a sospechar. Las salidas que antes se consideraban normales, ahora, con las restricciones sanitarias, comienzan a oler raro.

Esta es una de las razones por las que los detectives privados de España no han dejado de trabajar desde el pasado mes de marzo, y son las infidelidades uno de sus encargos más recurrentes, tal y como nos indica Rafael Guerrero, de Grupo Agency World.

Si llevas tiempo con la mosca detrás de la oreja y piensas que tu pareja podría estar viéndose con alguien más, te decimos cómo buscar a un detective privado y sus tarifas medias, además de otras opciones con las que poder descubrir la relación extramarital, tales como bolígrafos o cámaras espía y señales de comportamiento. Atento.

Contratar a un detective privado

Como primera opción, te proponemos buscar ayuda profesional. El trabajo de los detectives privados es efectivo pero, ojo, no es apto para todos los bolsillos.

Según nos cuenta Rafael Guerrero, detective privado afincado en Madrid, la tarifa de un seguimiento se sitúa entre los 60-120 euros por hora. "Si haces una investigación de dos días, suelen ser unos 2.000 euros. Pero hay de todo, hay personas que pueden cobrar la mitad. También depende de lo que sea y del número de detectives que se necesiten. Una normal suelen ser unos 3.000 euros", apunta a Vozpópuli.

Guerrero, que también es escritor de novela negra, recomienda encarecidamente buscar a un buen profesional y no a un aficionado. Comenta que los detectives privados profesionales deben tener un título de Investigación Privada, que son unos estudios vinculados a Criminología, además de la licencia que otorga la propia Policía para realizar tales seguimientos.

Quizá a estas alturas estés barajando seriamente contratar a un detective privado pero dudas sobre si es ético o no. Guerrero tiene una forma muy pragmática de ver el asunto: "Una pareja es como un contrato, y si alguno de los miembros lo rompe, el otro tiene derecho a saber la verdad".

Rafael Guerrero

Cámaras espía y demás artilugios

Si lo del detective no te convence o se te va de presupuesto, también puedes optar por adquirir un artilugio espía. Si buscas en Google, hay muchísimas opciones. Para que te hagas una idea del abanico de precios, hemos seleccionado algunos.

Vemos que los precios van de los 200 euros a los 400. El artilugio más económico es un bolígrafo grabador, que captura vídeo en color y audio. Se trata de una cámara oculta en un bolígrafo operativo y tiene una capacidad de seis horas de grabación aunque la batería sólo dura 60 minutos.

Estar atento a su comportamiento

Por último, y si no quieres gastarte ni un duro en descubrir el pastel porque ya bastante tienes con lo tuyo, te proponemos un ejercicio muy útil: fijarte en su comportamiento. Todos los terapeutas expertos en relaciones de pareja afirman que la actitud del infiel cambia mientras mantiene una aventura. Estas son algunas de las señales que presentan los desleales: d

  1. Ha cambiado de hábitos.
  2. Tiene muchas quedadas de repente.
  3. Horas extras excesivas en su trabajo.
  4. Gastos inexplicables.
  5. Aseo adicional y diferente.
  6. Olor de otra persona.
  7. Compra regalos que no has visto.
  8. De repente compra preservativos o píldoras diferentes.
  9. Se cuida más o apunta al gimnasio.
  10. Tiene menos sexo (contigo).
  11. Evasividad o actitud defensiva. 
  12. Mentiras obvias.
  13. Está a la defensiva o tiene mal genio 
  14. Ha adelgazado.
  15. Ha sido infiel con anterioridad.
  16. Estallidos de cólera.
  17. Critica lo que haces.
  18. Odia vuestra rutina.
  19. Cambia de estilo de vestir.
  20. Se esconde cuando usa el móvil.
Infieles

Y esto es todo, lector. Esperamos haberte ayudado en algo. Y, como siempre te decimos, confía en tu intuición.