Gastronomía

De la horchata al agua de cebada o el ‘instagrameable’ café dalgona

Distintas bebidas de verano que tienes que probar: ricas, sanas y sin alcohol 

De la horchata al agua de cebada o el ‘instagrameable’ café dalgona.
De la horchata al agua de cebada o el ‘instagrameable’ café dalgona. Cortesía Visit València. Pablo Casino.

Refrescantes, sabrosas y tradicionales. Hay muchas bebidas de verano de siempre que hoy quedan un poco escondidas entre tantas marcas y diversidad de opciones. Pero de momento siguen ahí, como cada temporada estival, para aliviar la sed y, a la vez, ser una estupenda merienda.

Dalgona, el café viral

Horchata, granizado de limón, leche merengada… de todos ellos te hablaremos, aunque dejamos el primer lugar para el Café Dalgona, el más ‘googleado’ en lo que va de año. Una nueva especialidad entre estas bebidas nacida bajo el signo de la modernidad en Corea del Sur… y que tuvo su apogeo durante el confinamiento por la covid- 19.

Café 'dalgona'.  dorina-boegre--thAGQCagH8-unsplash
Café 'dalgona'. dorina-boegre--thAGQCagH8-unsplash Dorina Boegre. Unsplash.

¿El motivo? Era algo novedoso y se podía hacer fácilmente en casa ya que solo lleva café instantáneo, leche y azúcar. Resulta muy cremoso y lo bastante estético como para Instagram o Tik Tok. ¿El sabor?, dulce (aunque la cantidad de azúcar la decides tú) y muy bueno. Lo ideal es tomarlo frío. La web está llena de recetas para que lo prepares en casa y, por cierto, el nombre proviene de un caramelo de ‘toffe’ coreano, clásico de los puestos de comida callejera, que tiene un sabor similar.   

Horchata, con denominación de origen

Entre las bebidas más populares, la horchata es la reina y tiene en la localidad de Alboraya (Valencia) su germen y cuna. Está elaborada con la sencilla ‘chufa’ que, a pesar de su feo aspecto, actualmente se considera un súper-alimento: rica en grasas insaturadas (ácido oleico), posee numerosos minerales, fibra y proteínas, además de vitaminas C y E.

Tradicionalmente la horchata se acompaña de ‘fartons’, un bollo alargado, liviano y absorbente, perfecto para mojar en la horchata

La ‘orxata’, si se escribe en valenciano, es toda una delicia. Y eso lo saben bien en Horchatería Daniel, que lideró en 1988 la creación del Consejo Regulador de la Denominación de Origen para la Horchata. Con su casa madre en Alboraya, actualmente poseen dos establecimientos también en Valencia. Y por supuesto los ‘fartons’ caseros, un bollo alargado, liviano y absorbente, perfecto para mojar en la horchata (aunque también en el chocolate a la taza).

Distintas texturas

Para su elaboración, como primer paso se recolectan las chufas - es un tubérculo que crece en las raíces de la planta ‘juncia avellanada’-, se dejan secar cuatro meses y más tarde se rehidratan durante 24 horas en la nevera. Se trituran y filtran- una operación laboriosa y delicada si se hace artesanalmente-, se les añade agua, azúcar… y ya estaría.

Tomando horchata con 'fartons'.
Tomando horchata con 'fartons'. Cortesía Visit València.

Hay que tener cuidado porque la horchata fermenta enseguida con altas temperaturas, por lo que debe estar siempre bien refrigerada y consumir en los siguientes dos días. Se sirve en vaso alto con pajita. Actualmente, además de líquida también se sirve granizada o se hace helado y crema. Así la ofrecen también en la bonita horchatería Santa Catalina de Valencia, con dos siglos de antigüedad. Con sus distintas texturas, la horchata siempre será un clásico.

Agua de cebada

Otra bebida anclada en la tradición y que, además, tiene beneficios para la salud: magnesio y mucha fibra. Típica de la zona de Levante, en Madrid también se prodigaba mucho en sus ‘aguaduchos’, antiguos kioscos callejeros o en sus terrazas.

Agua de cebada. Horchatería Daniel.
Agua de cebada. Horchatería Daniel.

Sus ingredientes son cebada tostada en grano, agua, azúcar, piel de limón y canela en rama. Se debe servir muy fría. El agua de cebada -‘agua de cebá’ para los castizos-, data del siglo XVIII, cuando era tomada como un refresco, y así ha llegado hasta nuestros días, aunque su escasez la está convirtiendo en toda una rareza.

Blanco y Negro

Junto a ella, el “Blanco y Negro” es una bebida de verano simple pero increíblemente deliciosa. A base de café frío y una bola de helado de mantecado, hay otras variantes, como agregarle nata (lo que fue más tradicional en un principio) o helado de leche merengada. Asimismo, el café puede servirse también granizado. Una preparación típicamente mediterránea, como lo sería el granizado de limón, muy característico también de Madrid (la clásica ‘limoná’, mencionada en las zarzuelas); existe la opción de agregarle un poco de vino blanco y daditos de manzana en una especie de ‘cup’, pero no es la tradicional que se tomaba en los mencionados ‘aguaduchos’. 

Leche merengada

Aparece mencionada en la novela ‘Fortunata y Jacinta’ de Benito Pérez Galdós porque era muy popular en la capital, aunque es en toda la zona de Levante donde son auténticos especialistas. Con una textura a medio camino entre el helado y el batido, se llama así porque en su elaboración se utiliza merengue, además de leche, canela en rama, azúcar y limón.

Leche merengada.
Leche merengada. Amanda Vick. Unsplash.

Como otras bebidas de verano, se toma en vaso alto y es imprescindible espolvorear canela molida por encima. Puede hacerse en helado y, además de una merienda, es un excelente postre.

Tradición y modernidad, ahora con las altas temperaturas, muy frío por favor. Bebidas que refrescan pero además son sanas y naturales. Un lujo de antaño a recuperar para el siglo XXI.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba