El sexo oral cuando es él quien recibe tiene sus trucos, como todo. Las felaciones y masturbaciones parecen más sencillas que el cunnilingus, pero nada más lejos de la realidad. 

Una reportera de 'Men's Health' lo comprobó en primera persona cuando acudió a una clase de 'Blow Job School' o, en español, 'Escuela de felaciones'. En inglés suena mejor, lector, pero la verdad es la que es.

Aunque la joven aseguraba que no tenía interés en mejorar su técnica porque el feedback recibido por sus examantes había sido muy bueno, decidió ir a probar. Al final, tras dos horas y media de clase, pudo comprobar que no sabía todo acerca del sexo oral.

Estas son las cinco cosas más valiosas que aprendió:

1) No hay dos penes iguales

El profesor fue claro: "No hay dos penes iguales". "Lo que funciona con el último puede no funcionar con el nuevo", añadió el experto. Es decir, esa cosa rara que le gustaba que le hicieras a tu ex en el glande puede resultar doloroso o no placentero para tu actual pareja.

En resumen, cada pene es independiente y tiene unas necesidades específicas. Lo mejor, como siempre te decimos, es preguntar qué le gusta y qué no y preguntar por la satisfacción tras la labor realizada.

No hay dos penes iguales

2) Las felaciones pueden ser plato único

En las relaciones heterosexuales el sexo oral es considerado como un primer plato o un entrante, cuando en realidad puede ser perfectamente un plato único.

"Lo fundamental de una mamada, que a menudo se considera un juego previo, es tratarla como el evento principal", dijo el profesor. 

Las felaciones pueden (y a veces deben) ser plato único

3) La mano es tan importante como la boca

Los trabajos manuales tienen peor fama que los bucales. En el instituto, las masturbaciones tienen su gracia, pero con el paso de los años ellos demandan más las felaciones

Lo que mucha gente no sabe o no aplica es que se pueden hacer las dos cosas a la vez, utilizando la boca y la mano para acompañar. Esta es una de las lecciones básicas para hacer un buen trabajo.

[Las siete experiencias sexuales que todos deberíamos probar]

La mano también es muy importante

4) Hay 37 formas de tocar un pene

El profesor aseguró que hay 37 formas de tocar un pene con las manos. Todo depende de los giros, presión, velocidad, acompañamiento con la lengua o los pechos, etc. Ojo, hay que recordar que los humanos tenemos dos manos: una puede ir al pene y otra a los testículos.

Ella sabía ya todo esto

5) El truco de la garganta profunda

Se suele decir que si no hay arcada no hay... Hablamos de la 'garganta profunda', una práctica que consiste en introducir el pene en la boca hasta el final, lo que ocasiona que roce con la garganta, provocando, en muchas ocasiones, arcadas en la parte activa del proceso.

Para evitar que esto suceda, el profesor de sexo oral dio un valioso consejo: mientras se esté practicando, hay que respirar constantemente por la nariz y no por la boca, ya que de lo contrario aparecerán las náuseas. Apretar los abdominales es otra forma de que no se produzca la arcada.

La garganta profunda requiere mucha práctica y la voluntad de triunfar, pero con el suficiente interés todo es posible.

[Cómo pueden los hombres tener orgasmos más intensos]

La garganta profunda no es para todos

Y tú, lector, ¿tienes algún truco que quieras compartir sobre sexo oral?