Cuídate mucho

Los cuatro hábitos con los que estás deteriorando tu corazón sin saberlo

Algunas rutinas que llevamos a cabo en nuestra vida cotidiana pueden aumentar mucho el riesgo de padecer infartos o enfermedades coronarias en el futuro

Cuida tu corazón
Cuida tu corazón Gtres

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte en España con 230,5 fallecimientos por cada 100.000 habitantes. Además, según datos del Instituto Nacional de Estadística, Andalucía, las Islas Canarias y la Región de Murcia son las comunidades con mayores tasas de mortalidad en este tipo de afecciones del corazón. De hecho, solo en 2018, un total de 120.859 personas murieron como consecuencia de alguna de estas enfermedades en nuestro país.

Y no solo eso, la cardiopatía isquémica (infarto de miocardio y angina de pecho) es la primera causa de fallecimientos en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre las enfermedades del corazón, el infarto de miocardio afecta más a mujeres que a varones a partir de los 55 años. Se trata de una dolencia que aumenta de forma drástica tras la menopausia y que, actualmente en España, supone la segunda causa de muerte femenina. Además, en 2018 fallecieron por esta patología más de 9 millones de personas, aproximadamente el 10% de las muertes a nivel mundial.

Lo cierto es que puedes hacer mucho más de lo que crees por tu corazón con tan solo prestar atención al estilo de vida que llevas. Los hábitos que interiorizamos y se convierten en rutinas acaban condicionando al máximo nuestra salud cardíaca. Te contamos cuáles son algunos de los más perjudiciales para el músculo más importante del cuerpo y cómo puedes revertirlos para gozar de una vida larga y feliz.

Grasas saturadas

Estás cansado de escuchar y leer que las grasas trans son perjudiciales para tu salud, pero ¿qué son? Se trata de lípidos en los que la mayor parte de sus átomos de carbono están unidos por un enlace simple en vez de por uno doble. De aquí viene el término 'saturado', pues los dos enlaces que 'faltan' están ocupados por átomos de hidrógeno. Se encuentran, sobre todo, en productos de origen animal y suelen tener un punto de fusión más elevado que otros tipos de grasa. Esto provoca que la creencia general sea que son sólidas a temperatura ambiente, mientras que los demás tipos son líquidas.

Hamburguesas
Hamburguesas Wikimedia

Si quieres que tu músculo se mantenga con la misma fuerza y vigor que siempre debes olvidarte de la comida basura o los fritos y congelados porque no brindan ningún beneficio nutricional y solo son perjudiciales para la salud. En su lugar, apuesta por una dieta mediterránea para reducir tus niveles de colesterol y nutrir al cuerpo con ingredientes saludables. Come pescado, las legumbres, las nueces, el aceite de oliva y varias piezas de fruta al día.

Roncar

Aunque este hábito parece inofensivo para la persona que lo padece, a no ser que sufras apnea del sueño, numerosas investigaciones han revelado que los ronquidos provocan engrosamiento o anomalías en las arterias carótidas, aquellas que están localizadas en el cuello y llevan la sangre a la cabeza, el cerebro o los músculos faciales.

Una incorrecta higiene bucal está relacionada con un mayor riesgo de padecer hipertensión o incluso un accidente cardiovascular

De hecho, la Fundación Española del Corazón (FEC) relaciona el síndrome de apneas-hipopneas del sueño con un mayor riesgo cardiovascular porque, al dejar de respirar durante el sueño, baja el nivel de oxígeno en la sangre, lo cual produce una situación de estrés cardiovascular que afecta a todo el organismo. Lo mejor que puedes hacer es buscar tratamiento de la misma manera que si se tratara de una apnea del sueño, tuvieras la presión arterial alta u otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular asociados.

Estrés

Debes tener mucho cuidado con el estrés prolongado y la experiencia continuada de emociones como la ira o la ansiedad. Vivir con niveles altos, de lo que llamaban la pandemia del siglo XXI hasta que llegó el coronavirus, durante un largo tiempo es muy perjudicial para tu corazón.

Estrés
Estrés Freepik/prostooleh

Ese estrés con el paso del tiempo se convierte en crónico y puede provocar problemas de hipertensión arterial, arritmias e incluso favorecer enfermedades como isquemias cerebral (ictus), infarto o angina de pecho. Además, esta dolencia obliga al corazón a trabajar de manera más forzada, por lo que tensa los músculos, incrementa la frecuencia cardíaca, aumenta la presión arterial y por lo tanto demanda más oxígeno. Si tu vida es demasiado acelerada, toma medidas y comienza por reducir actividad diaria o bien hacerla de manera más relajada. Haz un paréntesis entre unas cosas y otras y tómate unos minutos para relajarte.

Higiene bucal

Una incorrecta higiene bucal está relacionada con un mayor riesgo de padecer hipertensión o incluso un accidente cardiovascular. De hecho, la periodontitis, la infección profunda de las encías que inflama y destruye el tejido hasta la pérdida del diente, está relacionada con la enfermedad cardiovascular porque la infección de las encías podría pasarse a la sangre y llegar a todas las arterias.

Desde la Sociedad Española de Cardiología (SEC) indican que al igual que se controla la presión arterial o el colesterol, se cuiden las encías, pues recientes publicaciones ponen de relieve que las enfermedades periodontales y cardiovasculares comparten factores de riesgo como el tabaco o la diabetes. Lavarse los dientes es una manera eficaz de prevenir afecciones, de la boca por supuesto, pero también otras más graves que pueden amenazar la supervivencia. Así que ya sabes, no te la juegues.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba