El otro día fuiste a ver a tus sobrinos pequeños y uno de ellos te dijo que eras un "viejo". Has pasado los 50 y cada día que pasa te ves más mayor, piensas que ya no hay marcha atrás y todo lo que te rodea parece mandarte señales que indican que la edad ya te pesa. Tranquilo, no eres el único porque la vida pasa para todos.

De hecho, los españoles tendrán una esperanza de vida de 85,8 años en 2040, lo que convertirá a nuestro país en la nación con mayor esperanza de vida del mundo, según un estudio de la Universidad de Washington (Seattle, EEUU). Si eres una persona de las que no estás por la labor de que la edad se le note, estás dispuesto a cambiar de rutina para que eso cambie y quiere estar perfectamente, lo primero que debes saber es (¡oh, sorpresa!) el elixir de la eterna juventud no existe.

Hasta que esta ambrosía aparezca, seguro que muchas empresas investigan para encontrarla algún día, lo cierto es que existen algunos estudios que revelan la posibilidad de añadir algún año más a tu cronómetro vital potenciando ciertos aspectos de nuestra rutina. Pon mucha atención a estas recomendaciones para retrasar el proceso de envejecimiento y alargar tu esperanza de vida.

Cuida tu alimentación

No te pillará de sorpresa saber que la alimentación es uno de los pilares más importantes de la salud. Seguro que has escuchado infinidad de veces que "somos lo que comemos" y lo cierto es que es una verdadera realidad. Para conseguir alargar la esperanza de vida tener una dieta equilibrada es primordial, pero también es muy importante no ser una persona sedentaria.

A medida que pasan los años vas notando cómo tus articulaciones ya no son lo que eran, como te ha salido una tripita incipiente que no para de crecer y que te cansas muy a menudo. Aunque que cumplas años es inevitable, lo que no lo es es que retrases ese proceso.

Una buena alimentación alarga la vida
La dieta mediterránea, rica en frutas Gtres

Adquirir unos buenos hábitos nutricionales es clave para cuidar tu corazón y no desarrollar diabetes u obesidad. Debes tener en cuenta que las enfermedades circulatorias son la primera causa de muerte en nuestro país (el 28,3% de los fallecimientos). Y no solo eso, una rutina saludable también ayudaría a evitar casi la mitad de los cánceres de estómago y y más de un 35% de los de colon.

Por ejemplo, si tomas mucho pescado durante varias veces a la semana estarás ayudando a tu salud cardiovascular, ya que tienen muchas propiedades antioxidantes. Su contenido en vitaminas, minerales, ácidos grasos y Omega-3 prolonga el tiempo de coagulación disminuyendo el desarrollo de algunas enfermedades como la diabetes o la arterioesclerosis. ¿Cuáles son mejores? El salmón, la sardina, la caballa, el atún y la anchoa.

Pero no son los únicos alimentos que debes tener en tu régimen diario. Por supuesto debes incluir frutas y vegetales variados a diario (por su alto contenido en flavonoides), frutos secos (muy buenos para el cerebro), legumbres (mantienen a raya el colesterol) y cereales (que son hidratos de carbono de alta calidad y tienen mucha fibra).

Cambia de actitud

Aunque no lo creas tu manera de pensar también provoca que parezcas más mayor, y no solo en tu forma de ser, también físicamente. Así que lo primero que tienes que haces en cambiar de actitud y empezar a sentirte joven. No lo decimos nosotros, sino una investigación que realizó la Universidad Nacional de Seúl en la que se aseguraba que si alguien percibe que tiene menos edad puede frenar ayudar a frenar el envejecimiento cerebral.

Pero no solo ellos. Científicos del University College London, en Reino Unido, observaron que las personas que tienen ese sentimiento de juventud tienen una tasa de mortalidad mucho más baja que los que piensan que son mucho más viejos de lo que en realidad lo son, demostrando así que la autopercepción de la edad puede ser un condicionante del estado de salud en la vejez.

Siéntete joven para vivir más años (Gtres)

Si te gusta trabajar y no quieres jubilarte pronto, eso puede ayudarte. ¿No has escuchado en alguna ocasión la historia de un familiar que en cuanto dejó su empleo o su empresa falleció? Pues parece que es verdad. Seguro que estás harto de ir a la oficina a diario, pero lo cierto es que retrasar la edad de jubilación también hará que vivas muchos más años.

Así lo demuestra un estudio de la Universidad Estatal de Oregón en el que se explicaba que quienes retrasaban su edad de jubilación tenían un 11% menos de riesgo de muerte comparando con aquellos que habían terminado de trabajar tan solo un año antes.

Reduce el estrés y duerme bien

Muchas veces te han dicho que vivir estresado es malo para tu salud, pero lo cierto es que no eres nada consciente de los daños que pue provocar a largo plazo. Parece que trabajar mucho (y durante casi toda la vida) y compaginarlo con el ocio, la familia y los quehaceres diarios es incompatible porque queremos tenerlo todo, pero la salud mental es primordial para vivir más años.

¿Cómo puedes ponerle solución a ese estrés? Como en nuestro país todavía es muy difícil tener un terapeuta al menos cada quince días cubierto por la Seguridad Social, estaría bien que buscaras uno con que te sintieras cómodo y empezaras a gestionar todas esas emociones que te están restando años de vida. Y es que vivir en esa espiral ajetreada puede provocarte otro tipo de enfermedades como la depresión, la ansiedad y derivar también en afecciones cardiovasculares, endocrinas e incluso autoinmunes.

Descansar bien alarga la esperanza de vida
Descansar alarga la esperanza de vida Gtres

Además, debes empezar a tener una buena higiene del sueño y crear una rutina tanto para irte a dormir como para levantarte. Si pensabas que podías restar horas de descanso paras aprovecharlas en otras cosas, estabas equivocado. Hacer eso está disminuyendo tu esperanza de vida. De hecho, los trastornos del sueño afectan a más del 30% de la población mundial y está más que comprobado que deterioran nuestra salud.

Siempre has escuchado que hay que dormir entre 7 y 8 horas, ¿verdad? Pues ya puedes empezar a organizarte mejor para cumplirlo. ¿Por qué? Solo el hecho de que descanses una horas menos de las recomendadas está provocando que reduzcas tu esperanza de vida hasta un 13%.