Antes de comenzar con el tema conviene aclarar que ninguna fruta es mala para la salud y que comerlas nos mantiene en forma. Sin embargo, también es cierto que la fruta tiene azúcar de forma natural, la fructosa, la cual, obviamente, no es tan perjudicial como el azúcar refinado.

Esto significa que al comer fruta, nuestro nivel de azúcar en la sangre aumentará a partir de todos los alimentos, pero no se sobrepasará, no se producirá una liberación excesiva de insulina, y no habrá una caída hipoglucémica. En cambio, si consumimos azúcar refinada tendremos un gran aumento en el azúcar en la sangre, nuestro cuerpo se pondrá en alerta y liberará demasiada insulina para bajar el pico, lo que nos hace bajar el azúcar en la sangre por debajo de donde estaba antes de comer el azúcar (inmersión hipoglucémica). En respuesta a esto, el cuerpo comienza a acumular grasa porque piensa que estamos muriendo de hambre.

Esto último no ocurre con la fruta, ya que la fibra soluble que contiene tiene un efecto que ralentiza la liberación de azúcares, y sus fitonutrientes inhiben el transporte de azúcar a través de la pared intestinal hacia nuestro torrente sanguíneo.

Aun así, hay frutas que son mejores y peores para adelgazar, pues las hay con más calorías y carbohidratos que otras, lo que puede ralentizar nuestra pérdida de peso. Te decimos cuáles son.

Las cinco frutas que son peores para adelgazar

Si lo que buscamos es ganar peso o volumen corporal, debemos consumir las cinco frutas que te decimos a continuación. Y si lo que queremos es bajar de peso, es mejor optar por otras frutas, como el pomelo.

Plátano

Los plátanos son una excelente opción si buscas aumentar de peso. No sólo son nutritivos, sino también una gran fuente de carbohidratos y calorías.

Un plátano de tamaño mediano (118 gramos) contiene 105 calorías y 27 gramos de hidratos. Además de ser una fantástica fuente de potasio, los plátanos están repletos de almidón resistente, un carbohidrato saludable que el cuerpo digiere lentamente, lo que te mantiene lleno por más tiempo. Este almidón, además, alienta al hígado a cambiar al modo de quema de grasa.

Plátanos

Uvas

Si bien son excelentes para la salud en general, las uvas están cargadas de azúcar y grasas, por lo que no nos conviene si lo que queremos es perder peso. Unos 100 gramos de uvas pueden contener 67 calorías y 16 gramos de azúcar, lo que significa que la ingesta regular de estas pequeñas frutas podría provocar un aumento de peso.

Uvas pasas y ciruelas pasas

Las ciruelas pasas tienen más calorías que el resto de frutas, ya que carecen de contenido de agua, incluso más que las uvas. Una taza de uvas pasas contiene 500 calorías, y una taza de ciruelas pasas contiene más de 450 calorías, lo cual es mucho si estamos tratando de cuidar nuestro peso.

Mango

Al igual que los plátanos, los mangos son una buena fuente de calorías, principalmente de carbohidratos.

Una taza de esta fruta (165 gramos) proporciona lo siguiente 99 calorías y 25 gramos de hidratos. Además, el mango es una buena fuente de vitaminas B, A y E.

Aguacate

Los aguacates están cargados de grasas saludables. Son particularmente altos en ácido oleico monoinsaturado, el mismo tipo de grasa que se encuentra en nuestro querido aceite de oliva.

A pesar de que son casi todo grasa, los aguacates también contienen mucha agua y fibra, pero aun así si los consumimos en exceso, engordaremos.

Un aguacate tiene unas 300 calorías, y aunque es una cifra bastante elevada si queremos perder peso, se ha comprobado que aumentan sensación de saciedad y disminuyen el apetito.

Aguacate