alimentación

Prepárate para engordar: el frío hace que acumules más grasa (pero puedes evitarlo)

Si arrastras kilos del verano y los has sumado a los del confinamiento, prepárate porque ahora te llegan unos cuantos más a no ser que hagas algo para evitarlo. Te damos unas ideas

Prepárate para engordar: el frío hace que acumules más grasa (pero puedes evitarlo)
Prepárate para engordar: el frío hace que acumules más grasa (pero puedes evitarlo) Gtres

Seguro que has notado que en los meses de frío tiendes a engordar. Unos kilos que este año serán extras debido a la pandemia por coronavirus, que ha hecho que nos refugiemos en nuestras casas y que apenas nos movamos.

El cuerpo es sabio y tiende a acumular grasa en invierno por razones de supervivencia: para nuestros antepasados era vital tener una capa extra de grasa para combatir el frío.

Esta realidad, no obstante, se ha extendido hasta nuestros días, pero con variaciones. Una investigación ha demostrado que tendemos a engordar en los meses fríos, y otras muchas han determinado por qué lo hacemos, además de por cuestiones biológicas.

Cómo evitar engordar en invierno

Si arrastras kilos del verano y los has sumado a los del confinamiento, prepárate porque ahora te llegan unos cuantos más a no ser que hagas algo para evitarlo. Te damos unas ideas.

1) Compensa la falta de luz

Según ha revelado un estudio del Instituto de la Diabetes de la Universidad de Alberta, en Edmon (Canadá), la baja exposición solar favorece el aumento de grasa corporal. Esto se debe a que cuando las longitudes de onda de la luz azul del sol penetran en nuestra piel y alcanzan las células de grasa, las gotas de lípidos disminuyen de tamaño y se liberan de la célula.

Es decir, nuestras células no almacenan tanta grasa y la insuficiente luz solar puede promover el almacenamiento de lípidos y contribuir al aumento de peso. Aunque este factor no se pueda modificar, existen otros que sí pueden manipularse para evitar ese aumento de peso durante el invierno e incluso perder algunos kilos.

Uno de ellos es cuidar la microbiota, que es el conjunto de microorganismos beneficiosos (alrededor de 100 trillones) que hay en nuestro cuerpo de forma natural.

Tener una microbiota pobre influye directamente en el aumento de peso. Además, está demostrado científicamente que el equilibrio de la microbiota intestinal refuerza una pérdida de peso y reduce las posibilidades de volver a recuperarlo.

¿Y cómo podemos cuidar la microbiota? Consumiendo muchos alimentos con fibra (legumbres, vegetales, cereales integrales, frutas) ya que son ricos en prebióticos, los ingredientes no digeribles de la dieta que al ser fermentados por la microbiota intestinal favorecen al crecimiento de bacterias buenas.

Además, y si vemos que con esto no es suficiente, podemos echar mano de algún producto, como Oenebiol Captador 3 en 1, que reequilibra la microbiota intestinal en 48 horas y disminuye la proporción de bacterias asociadas al sobrepeso.

[Cuántas calorías hay que comer para adelgazar]

Frutas y verduras de otoño
Frutas y verduras de otoño pxhere

2) Come menos y mejor

La investigación citada al comienzo del artículo muestra que comemos más calorías, inconscientemente, en los meses fríos: a más calorías, más temperatura corporal.

Y no sólo comemos más, sino que lo hacemos peor: investigaciones, como esta, sugieren que tendemos a comer más alimentos dulces cuanto menos expuestos estamos a la luz.

Lo que debemos hacer para evitarlo es obvio, pero si no podemos dejar los dulces, al menos deberíamos intentar sustituirlos por alimentos sanos, como frutas, y siempre consúmelos entes de las 19 horas.

[Las únicas tres frutas que debes cenar]

Come menos
Come menos Jabuk Kapusnak. Unsplash.

3) Relájate

Con la llegada del otoño vuelve el estrés, y más ahora en tiempos de pandemia. El coronavirus, colegio de los niños, las elecciones, el trabajo, los proyectos... Un estado de ánimo que, según la Harvard Medical School, estimula el apetito y la preferencia por los alimentos grasos que cumplen una función reconfortante.

Para evitar que el estrés nos pase factura, y según este estudio publicado en 'ACSM Health and Fitness Journal', deberemos realizar ejercicio aeróbico (correr, nadar, andar rápido...) o anaeróbico (Yoga).

También puedes recurrir a infusiones naturales, como la tila.

Duerme bien y relax
Duerme bien y relax Gtres

Y esto es todo por hoy, lector. Esperamos que te haya servido de algo. Y recuerda: el que avisa no es traidor.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba