Comenzamos a hacer ejercicio (como, por ejemplo, salir a andar o correr) y nos entra a todos la duda: ¿a qué hora es mejor hacerlo? ¿Cambia algo si lo hago por la mañana o por la noche? ¿Dormiré bien si realizo ejercicio por la tarde?

Ya que nos ponemos a hacerlo y sacamos tiempo y ganas, conviene maximizar al máximo los resultados eligiendo el horario adecuado para entrenar, ¿no crees? Veamos qué dicen al respecto los expertos.

¿A qué hora del día es recomendable hacer ejercicio?

Desde el punto de vista logístico, hacer ejercicio por la mañana tiene muchas ventajas: ya nos vamos al trabajo (o comenzamos la jornada laboral) con todo hecho y nos da un extra de energía. Pero ¿es bueno?

Los estudios apoyan la idea de entrenar por la mañana. Un estudio evaluó cómo respondían las mujeres a la comida después de hacer ejercicio a primera hora de la mañana y comprobó que descendía el antojo por alimentos dulces y calóricos y se sentían más enérgicos durante el día.

A esto hay que sumarle que si hacemos ejercicio por la mañana aceleraremos el metabolismo, lo que significa que continuaremos quemando calorías durante el día mientras las consumimos.

A esto hay que sumarle que si hacemos ejercicio por la mañana aceleraremos el metabolismo, lo que significa que continuaremos quemando calorías durante el día mientras las consumimos

A lo anterior se suma que diferentes investigaciones han puesto sobre la mesa que hacer ejercicio por la noche podría provocar insomnio, ya que el entrenamiento aumenta la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal. Al respecto, los expertos recomiendan hacer ejercicio a las 7 de la mañana por este mismo motivo.

Por la mañana sí, pero ¿en ayunas o habiendo desayunado?

Una vez que hemos detectado que hacer ejercicio por la mañana es lo más recomendable, y que las 7 am es buena hora, pasaremos a ver si es mejor hacerlo con el estómago vacío (en ayunas) o con comida en el cuerpo.

Si lo que queremos es adelgazar, sería buena idea entrenar con el estómago vacío. Cuando nos despertamos, los niveles de glucógeno e insulina son muy bajos en nuestro organismo porque llevamos muchas horas sin ingerir alimentos; por tanto, si comenzamos a hacer un ejercicio aeróbico (cardio), nuestro organismo recurrirá a la energía almacenada en forma de grasa. Algunos estudios han comprobado que los deportistas que hacen ejercicio en ayunas queman hasta un 20% más de grasa corporal que los que lo hacen.

No obstante, y aunque nos hace perder más peso el ejercicio en ayunas, debemos tener en cuenta que pasado un tiempo, el cuerpo comenzará a recurrir al músculo para obtener energía en un proceso denominado 'catabolismo muscular'. Por ese motivo, el cardio que realicemos en ayunas siempre tiene que tener una intensidad adecuada y un periodo de tiempo concreto para no forzar a que nuestro organismo recurra al músculo.

¿Y si me es imposible entrenar por la mañana?

La mañana es el momento ideal para entrenar pero eso no significa que hacerlo por la tarde sea malo. De hecho, también tiene otros beneficios, como el aumento de tu temperatura corporal a lo largo del día, lo que optimiza la función del cuerpo, la resistencia y la fuerza muscular.

En otras palabras: que por la tarde estarás más activo y podrás entrenarte a mayor intensidad que por la mañana. Así que si no puedes hacer ejercicio por la mañana, no te preocupes: lo suyo es que muevas el cuerpo.

Qué comer y beber antes y después de entrenar

Aunque hacer ejercicio en ayunas tiene sus beneficios, no debemos entrenar sin nada en el estómago si nuestro ejercicio va a ser intenso. Por ello, has de seguir estas indicaciones al menos dos horas antes de salir a correr (o en bici o sucedáneos):

  • Beber mucha agua.
  • Comer carbohidratos saludables como cereales integrales, tostadas integrales, yogur bajo en grasa o sin grasa, pasta integral, arroz integral, frutas y verduras .
  • Evitar las grasas saturadas y las proteínas saludables, porque este tipo de combustibles se digiere más lentamente en el estómago.

Si solo tienes cinco o diez minutos antes de hacer ejercicio, come una fruta como una manzana o un plátano.

Plátanos

Para después del entrenamiento:

  • Bebe mucha agua y toma una fruta, como una naranja.
  • Carne magra, pescado y verdura: come cosas con proteínas para ayudar a reparar tus músculos, saciarte y no engordar.
Las verduras son ideales para después de entrenar

Y esto es todo, lector. ¿Te hemos ayudado en algo?