Tu salud está en juego

Desde cortar en la misma tabla a descongelar: los errores más comunes cuando cocinas

Si eres uno de los que se puso las pilas para hacer sus pinitos en los fogones durante el confinamiento y ahora eres todo un chef, te interesará saber todo lo que haces mal 

Desde descongelar a cortar en la misma tabla: los errores más comunes cuando cocinas
Desde descongelar a cortar en la misma tabla: los errores más comunes cuando cocinas Gtres

Desde que el pasado mes de marzo la pandemia provocada por la covid-19 condujera a un confinamiento obligado, millones de españoles aprovecharon esos meses para aprender en los fogones de la cocina. En verdad, fue una excelente oportunidad para elaborar platos a los que no estábamos acostumbrados, tanto como desarrollar habilidades culinarias que nunca habíamos puesto en práctica. Sin ir más lejos, la preparación de pan artesanal y productos de repostería típicos, de ahí que la levadura se agotara en la mayoría de los establecimientos.

Sin embargo, esta moda de cocina también puede traer consigo deficiencias tanto en la forma de preparar los alimentos como en la correcto uso de los utensilios que utilizamos. Se trata de costumbres que tenemos y que, sin darnos cuenta, hacen que nuestra comida pierda nutrientes o se contamine. La cocina, por ser donde nos ponemos a la obra, es el lugar de entrada de los microorganismos patógenos. De su aparición dependen factores como la higiene, la manipulación de la comida, la limpieza o los tiempos de cocción.

De hecho, muchas de las intoxicaciones alimentarias tienen su origen en nuestros platos. Podremos prevenirlas si conocemos las cosas que hacemos al manipular la comida. Los alimentos crudos tienen más riesgos que los cocinados, ya que el calor es una fuente importante de destrucción de bacterias. También es muy importante controlar el tiempo que permanecen a temperatura ambiente, ya que es en ese momento cuando más se multiplican los gérmenes.

Descongelas mal

¿Qué haces para descongelar la comida? Seguro que lo que todos: dejas el alimento en la nevera hasta que se deshiele o haces lo propio en el microondas. Craso error. Es muy importante que los productos se tomen su tiempo de descongelación, ya que si les devuelves a su estado normal en pocos minutos y a lo bruto, como por ejemplo rociándoles de agua caliente o hirviéndoles al baño maría, las bacterias que viven en ellos pueden multiplicarse rápidamente, lo que puede resultar peligroso.

descongelar
descongelar

Se recomienda introducir los alimentos en una bolsa de plástico sellada y luego sumergirla en agua fría bajo el grifo. Eso sí, tendrás que cambiar el agua cada media hora para asegurarte de que se mantiene lo suficientemente a baja temperatura. Nunca deshieles la comida con agua caliente, pues puedes hacer que aumenten loa grados de la parte exterior de la comida, multiplicando los gérmenes en aquella de manera considerable. Una vez que esté descongelado completamente, tendrás que cocinarlo al instante.

Recuerda también que nunca debes romper la cadena de frío. Una vez descongelado algo, descongelado se va a quedar. Volver a congelarlo es un riesgo, no solo porque en el proceso ha ido perdiendo densidad nutricional, sino porque su carga bacteriana puede ser mayor porque ha ido aumentando durante el proceso.

Cortas en la misma tabla

Cortar los alimentos por separado puede ahorrarte más de un disgusto. Un claro ejemplo es con la carne, sobre todo la de pollo, para la cual se aconseja una tabla de corte diferente para evitar las conocidas como contaminaciones cruzadas en las que los microorganismos pasan de una comidaa otra por el contacto con la superficie. De hecho, la mejor superficie para trocear alimentos siempre será aquella más fácil de limpiar. Y si no quieres tener varias, procura lavarla cada vez que cambies de alimento.

Cortar en la misma tabla
Cortar en la misma tabla Gtres

Verduras mojadas

Si ya tenías la costumbre de lavar la verdura antes de la crisis del coronavirus, después habrás ;incidido aún más en su limpieza. Sin embargo, un error muy común es no escurrirlas posteriormente. Si las lavamos bien, para cocer, freír o simplemente para añadir a la ensalada, debemos secarlas correctamente. Si no lo hacemos pueden proliferar algunas bacterias, lo que puede conducir a graves problemas intestinales. ¡Ten cuidado!

Carne fría

En ocasiones, simplemente por falta de tiempo, cometemos muchos errores en la cocina que arruinan nuestras comidas, y a veces nuestro estómago. Elabora un plato de carne después de haberla sacado directamente de la nevera es un error. Si haces unos filetes de lo que sea recién los saques del frigorífico, estarán fríos y lo más probable es que se cuezan mucho por fuera y poco por dentro. Lo recomendable es dejarlos reposar a temperatura ambiente, al menos 15 minutos.

Abres el horno continuamente

Cuando metemos algo en el horno, a pesar de que estos tienen una buena iluminación, estamos abriéndolo constantemente para ver si está cocinado o no. Es una manía que repetimos mucho y que afecta notablemente al cuidado del electrodoméstico y, por supuesto, al resultado final del plato. Si abrimos el aparato de manera continuada, se perderá calor y la temperatura en el interior cambiará notablemente. De esta forma, lo único que conseguimos es tener que esperar mucho más por nuestras elaboraciones.

Vegetales congelados
Vegetales congelados

Lo mejor para acertar con la temperatura es seguir la receta y conocer la potencia del horno. Así nos evitaremos estar pendiente cada poco tiempo.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba