Elegir qué desayunar, y a qué hora hacerlo, es quizá lo más difícil si queremos adelgazar. Cuando nos levantamos, cogemos lo primero que vemos por la cocina para salir del paso, nos tomamos un café rápido o, lo que es peor, no comemos nada.

Esto solo puede hacer que, a lo largo del día, piquemos comida basura y que ralenticemos nuestro metabolismo. Esto es, que quememos menos calorías en reposo solo por habernos saltado una comida. Al tomar el desayuno, le 'decimos' a nuestro cuerpo que ya estamos en marcha, haciendo que este se ponga activo y comience a trabajar.

Desayunar bien es crucial si queremos perder peso, mantenernos en el nuestro o, simplemente, estar sanos

Si no le avisamos y le metemos una carga energética elevada y poco nutritiva a media mañana, lo único que haremos es estar cansados todo el día y disparar el nivel de azúcar en el cuerpo. Esto significa que 1) tendremos mucha energía de repente y que esta bajará de forma abrupta en unas horas, 2) que engordemos y 3) que sigamos picando todo el día.

Los huevos son muy recomendables

Como ves, lector, desayunar bien es crucial si queremos perder peso, mantenernos en el nuestro o, simplemente, estar sanos. Por eso, a continuación, te decimos qué es lo mejor que puedes tomar a primera hora y cuándo exactamente.

Cuándo desayunar

Igual que elegir una buena hora para cenar es esencial para perder peso de forma rápida y duradera, elegir cuándo desayunar también es crucial. Daniela Jakubowicz, autora del bestseller 'The Big Breakfast Diet', asegura que hay que hacer la primera comida del día nada más despertarnos, ya que "nuestro cerebro necesita energía de inmediato". 

Es justo por la mañana cuando el cuerpo convierte los alimentos en energía, haciendo que no engordemos

La experta afirma que es justo por la mañana cuando el cuerpo convierte los alimentos en energía y, por tanto, no almacena la energía sobrante en forma de grasa.

A mediada que va avanzando la jornada ocurre justo lo contrario: nuestro gasto energético se va desacelerando, haciendo que el cuerpo y el cerebro ahorren la energía de los alimentos como reserva de grasa.

La hora es la clave

Si eres de las típicas personas que al levantarse no les entra nada, puedes desayunar hasta pasadas dos horas de abrir el ojo. Pero esto es en casos excepcionales: lo mejor es que lo hagas nada más levantarte.

Qué desayunar

Hay un montón de opciones sanas para desayunar. Depende mucho de tu actividad diaria, de tu edad, de tu sexo, y de un sinfín de variables más.  continuación tienes una lista de consejos para desayunar bien:

1) Contundente

Lo bueno de que sea una comida tan temprana es que tienes muchas posibilidades de quemar lo ingerido durante la jornada. Jakubowicz asegura que no nos tenemos que poner muchos límites en el desayuno siempre que la comida sea sana.

De hecho, ella cita en su libro un estudio que demuestra que a aquellas personas a las que se les dio un desayuno de 600 calorías que incluía proteínas, carbohidratos y postre perdieron más peso que aquellas que tomaban apenas 300 calorías a primera hora. 

Tampoco te pases

2) Que sea simple

No te compliques: no hace falta que te pongas a cocinar ni a preparar grandes platos a primera hora de la mañana. Lo ideal es que optes por cereales integrales con leche desnatada, avena y/o nueces.

También son muy buenos los huevos cocidos y las manzanas. Si eres de salado, una tortilla y atún claro es buena idea.

Puedes tomar café

3) Cambia el chip

Si haces bien el desayuno, luego tendrás menos hambre. Esta es una de las razones por las que debes hacer una primera comida contundente. 

La clave es que cambies completamente el chip: has de cenar muy poco, comer normal y desayunar mucho. Esta es la única forma de adelgazar sin pasar hambre y de acelerar el metabolismo, es decir, seguir perdiendo peso solamente existiendo. 

Debes desaprender todo lo que sabes del desayuno

Y esto es todo, lector. ¿Qué desayunas?