Dicen que el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación y eso le permite hacer frente a las adversidades. Una afirmación que, tras más de un año de pandemia, ha quedado totalmente ratificada. Aún así, y pese a avistar ya el final de esta etapa, hay ocasiones en la que nos podemos llegar a sentirnos estresados, perdidos y lejanos de nuestro bienestar físico y mental que nos permita vivir la vida de forma plena y felizmente día a día.

Pero, ¿cómo llegamos a conseguir ese bienestar mental y físico del que hablamos? Estos son algunos consejos para llegar a él sin tener que utilizar mucho tiempo.  

Vencer a la pereza para ponerse en forma

Si hay una actividad importante para alcanzar el bienestar, esa es realizar ejercicio físico. Y, al contrario de lo que se puede llegar a pensar, no solo es importante en el plano físico, sino que realizar deporte tiene también grandes beneficios anímicos y mentales.

Practicar un ejercicio físico moderada en tu día a día y a largo plazo trae muchos beneficios para la salud: Mantener tu peso; controlar el nivel de azúcar en sangre y reduce el riesgo de enfermedades coronarias; mejorar la calidad del sueño; aumentar la autoestima y mejora la depresión

Además, ayuda a generar una rutina semanal que es muy beneficiosa y que se puede trasladar a otros momentos de nuestro día a día

Comer de forma sana y equilibrada

Alimentarse de forma adecuada tiene un enorme impacto en nuestro día a día. Hacerlo supone aportar a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios para que funcione de forma óptima y, como consecuencia, nos permite mantenernos en nuestro peso, un hecho que reduce el riesgo de enfermedades como la obesidad, y los riesgos asociados como problemas cardiovasculares, la diabetes o el colesterol alto. 

GTRES

Algunos de los trucos para conseguirlo son fomentar la variedad de frutas, vegetales y alimentos integrales como base de la alimentación; evitar picotear entre horas y comer siempre a las mismas horas; reducir el consumo de sal y de azúcar; sustituir las grasas trans y saturadas por las poliinsaturadas o mantener el organismo bien hidratado.

Crea un entorno de trabajo agradable

GTRES

La pandemia nos ha obligado a cambiar nuestros hábitos, y uno de los más grandes ha sido la aparición del teletrabajo, que en algunos casos ha llegado para quedarse. Si eres de los que trabaja desde casa, es importante intentar separar, en la medida de lo posible, tu entorno de trabajo del resto de la casa para no mezclarlo con otros lugares dedicados al descanso o a la relajación y el ocio. También ayuda el mantener la zona despejada, o intentar hacer uso de la luz natural.

Probar cosas nuevas

Cada día tenemos la oportunidad de probar cosas nuevas. Existen muchas actividades culturales en las diferentes ciudades en las que podemos participar, interactuar con el colectivo y disfrutar de un ambiente festivo en el que aprender acerca de otras culturas, movimientos culturales de nuestro propio país o acerca de arte e historia, así como descubrir nuevas formas de entretenimiento o lo último en nuevas recetas.  

GTRES

Reducir el consumo de tabaco y alcohol

El consumo de alcohol y tabaquismo están vinculado a numerosas patologías. Solo el alcohol genera cada año 3 millones de muertes en todo el mundo, según las cifras de la OMS. Y el tabaco causa desde las cataratas oculares hasta el cáncer, cuyo riesgo se dobla en quienes tienen este hábito, y llega a cuadruplicarse en los fumadores empedernidos.

Aprender a decir 'no' por tu bienestar

El estrés cada vez está más vigente en nuestro día a día. Todos tenemos situaciones o personas particulares que nos estresan más. Algunas son fácilmente identificables y pueden evitarse. Sin embargo, a veces el agobio puede acumularse con el tiempo y ser el resultado de un patrón de incidentes o eventos en lugar de un desencadenante único.

GTRES

Una causa común es tener demasiadas cosas que hacer y muy poco tiempo para realizarlas. No obstante, incluso en esta situación, muchos estarán de acuerdo en asumir más responsabilidades. Para aprender a decir 'no' debes comprender por qué te resulta tan difícil. Para algunos es porque quieren ayudar y están tratando de ser amables y agradar y para otros es el miedo al conflicto, al rechazo o a la pérdida de oportunidades, pero recuerda que estas barreras son todas creadas por ti mismo.

Hacer todo más despacio para reducir el estrés

Está claro que eres una persona nerviosa y que no puedes parar de hacer mil cosas a la vez, pero ya sabes que menos es más. Independientemente de lo que estés haciendo en cualquier momento, reduce la velocidad en un 25%, ya sea pensando, escribiendo en un teclado, navegando por internet, haciendo un recado o limpiando la casa. Elige algunas tareas para experimentar y empezar a hacerlo.

Si no estás atento, seguro que empezarás lentamente de nuevo a coger carrerilla hasta que te muevas a a toda velocidad. A veces corremos sin ningún tipo de motivo por lo que debes ser consciente en todo momento y ponerte límites. Cuando te des cuenta, respira hondo y repite las palabras del sabio chino Lao Tse: "No hacer nada es mejor que estar ocupado sin hacer nada".