Aunque cada cuerpo es un mundo y lo mejor para adelgazar rápido es consultar a un nutricionista profesional, se pueden perder hasta 3 kilos por semana siguiendo una dieta cetogénica. Estos regímenes, a pesar de que entrañan riesgos, son muy beneficiosas para acelerar el metabolismo y quemar grasa, ya que esta última se utiliza como fuente de energía

Muchos estudios han comprobado que esta clase de dietas funcionan para conseguir la ansiada pérdida de peso, en parte debido a que suprimen apetito. Además de adelgazar, numerosas investigaciones también han demostrado que la cetosis puede ayudar contra la diabetes tipo 2 y los trastornos neurológicos, entre otras afecciones.

Cómo adelgazar 3 kilos en una semana

Con las dietas cetogénicas se puede adelgazar mucho en poco tiempo, sobre todo porque la grasa comienza a quemarse muy pronto, al no darle al cuerpo los hidratos de carbono a los que está acostumbrado.

Te decimos tres claves para que, si quieres, consigas adelgazar hasta 3 kilos por semana:

1) Suprimir al máximo los hidratos de carbono

Seguir una dieta muy baja en carbohidratos es esencial, ya que las células normalmente usan glucosa o azúcar como su principal fuente de energía, y si consumimos hidratos el cuerpo los usará y no tirará de reservas, que es lo que nos interesa.

Para que lo entiendas, cuando la ingesta de carbohidratos es muy baja, las reservas de glucógeno se reducen y el nivel de la insulina disminuye. Esto permite que los ácidos grasos se liberen de las reservas de grasa del cuerpo. Posteriormente, el hígado convierte algunos de estos ácidos grasos en acetona, acetoacetato y beta-hidroxibutirato de cetonas. Estas cetonas pueden ser utilizadas como combustible por tu organismo.

El grado de restricción de carbohidratos necesario para inducir la cetosis varía según el individuo y puede verse afectado por varios factores, como la actividad física de la persona en cuestión. Algunas necesitan limitar su ingesta neta de hidratos a 20 gramos por día mientras que otras pueden lograr la cetosis mientras comen el doble de esta cantidad o más.

Por lo general, si del 5 al 10% de las calorías totales que consumes procede de hidratos de carbono, entrarás en cetosis.

¿Vas a probarlo?

2) Comer proteínas y grasas saludables

Lograr entrar en estado de cetosis requiere una ingesta de proteínas adecuada pero no excesiva. Es importante consumir suficiente proteína para suministrar al hígado los aminoácidos que se pueden usar para la gluconeogénesis o la producción de glucosa. 

En este proceso, el hígado proporciona glucosa para las pocas células y órganos del cuerpo que no pueden usar cetonas como combustible, como los glóbulos rojos y partes de los riñones y cerebro. Además, la ingesta de proteínas debe ser lo suficientemente alta para mantener la masa muscular cuando la ingesta de carbohidratos es baja, especialmente si estamos perdiendo peso. Por regla general, si sigues una ingesta diaria de proteínas de 1 a 1,5 gramos por kilogramo de peso (del tuyo) mantendrás la masa magra mientras adelgazas.

Por regla general, si sigues una ingesta diaria de proteínas de 1 a 1,5 gramos por kilogramo de peso (del tuyo) mantendrás la masa magra mientras adelgazas

Además de proteínas, es esencial que consumas grasas saludables, ya que esto puede aumentar tus niveles de cetonas y ayudarte así a alcanzar la cetosis. Las grasas de alta calidad las obtenemos del pescado graso, el aceite de oliva o el aguacate. Todo esto pero sin pasarse, ya que no deberías consumir demasiadas calorías si tu objetivo es perder peso.

3) Beber mucha agua

Parece un mito, pero funciona para adelgazar. De hecho, beber agua quema muchas calorías, ya que acelera el metabolismo, según este estudio. Numerosas investigaciones han demostrado que el gasto de energía en reposo (o sea, la quema de calorías) se incrementa entre un 24 y un 30% en los diez minutos posteriores al consumo de agua. El efecto dura nada menos que una hora.

Beber medio litro de agua, de hecho, quema 23 calorías exactas. O sea, que si bebes esta cantidad de agua al día durante un año, estarás quemando 17.000 calorías o, lo que es lo mismo, adelgazarás 2 kilos de grasa solo con este pequeño gesto diario. Y si el agua es fría, además, el efecto adelgazante se multiplica, ya que el cuerpo gasta más energía en calentar tu cuerpo.

Dejar de comer durante unas horas no es tan drama

Y esto es todo, lector, ¿te vas a animar a entrar en cetosis?