Llega el horario de invierno: una hora más para dormir, pero menos horas de luz. A pesar de los debates sobre la conveniencia o no de esta medida, este año los relojes se seguirán retrasando una hora. Y así será mínimo hasta 2021, cuando el Gobierno determine, siguiendo las instrucciones de la Eurocámara, en qué horario nos quedamos de manera definitiva.

Hasta entonces, los españoles seguiremos con la dinámica de cambiar la hora en nuestros relojes y, por tanto, el último fin de semana de octubre tendrá una hora más. 

¿Cuándo y a qué hora es el cambio de hora de invierno?

En la madrugada del sábado 26 al domingo 27 de octubre, a las 3:00 horas serán otra vez las 2:00. Lo cierto es que cambiar el reloj de madrugada entre dos festivos es bastante inútil, y cada vez son más las personas que sugieren que esta modificación se haga el sábado por la tarde. De hecho, hay ya hasta una petición de Change.

¿Cómo nos afecta?

Y si hay más tiempo para dormir, ¿por qué muchas personas se encuentran apáticas, irascibles e irritables? Porque el cambio de hora afecta al estado de ánimo, al menos eso es lo que aseguran numerosos expertos como María José Acebes, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

"Las personas tenemos una especie de reloj biológico que viene regulado, entre otras cosas, por la luz del día, que favorece esa regularidad en los ciclos de vigilia y de sueño en nuestro cerebro. Cuando se sufre un cambio de hora brusco, en los viajes o con el cambio de hora, por ejemplo, ese reloj biológico se desajusta, se encuentra desfasado y necesita un periodo de adaptación", asegura Acebes.

Podemos tener insomnio

¿Cuánto tiempo necesitamos para adaptarnos?

En realidad, como regla general muy poco: por cada hora de desfase horario se necesita un día de adaptación, así que el lunes 28 de octubre ya se debería estar totalmente adaptado al nuevo horario. Sin embargo, esta no es una regla exacta y hay quien requiere más tiempo, como los niños, las personas con ciertas patologías y los mayores.

El trastorno estacional

Cuando los signos de decaimiento no desaparecen a los pocos días, sino que persisten a lo largo de los meses, se habla del "letargo del invierno”, un trastorno afectivo estacional (SAD en sus sigla en inglés, o winter blues), que afecta a entre el 1 % y el 10% de la población, según el estudio 'Trastornos afectivos estacionales, winter blues', publicado en junio de 2015 en la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría.

Entre los síntomas del trastorno afectivo estacional se encuentran la fatiga o sensación de tener poca energía, un estado de ánimo triste o deprimido todos o casi todos los días, la pérdida de interés por actividades, la dificultad para dormir o sueño excesivo, los cambios en el apetito y muchas ganas de comer alimentos ricos en hidratos de carbono, sentirse inquieto o tener dificultades para concentrarse o sensibilidad al rechazo de amigos y familiares y, como resultado de ello, retraimiento.

El periodo de adaptación suele durar solo un día

En fin, lector, como no podemos decir que no al cambio de hora solo nos queda llevarlo lo mejor posible.

¿Qué opinas del cambio de hora? ¿Crees que es útil adelantar o retrasar los relojes?