La calidad del semen de los españoles es cada vez peor, y no lo decimos nosotros, sino la Sociedad Española de Fertilidad, la autoridad científica que aglutina todas las clínicas de reproducción asistida del país y recopila todos sus datos clínicos. “Según los datos registrados, hay clínicas que han registrado un aumento interanual del 138% de consultas por infertilidad masculina”, detalla la Dra. Federica Moffa de Fertilab Barcelona.

Al margen de la fertilidad, el semen también está relacionado con la transmisión y adquisición de cientos de enfermedades e infecciones, por lo que es importante asegurarse de que siempre esté en buen estado.

Hoy vamos a ver qué características tiene que tener el esperma para ser considerado óptimo.

Cómo saber si la calidad del semen es buena: los cinco signos a tener en cuenta

El semen varía de una persona a otra, tanto en volumen, espesor, olor o cantidad. No obstante, hay determinados signos que indican cómo debe presentarse un esperma que esté en buen estado.

El Dr. Edwin Reyes Alpaca, coordinador de Andrología de la Sociedad Peruana de Urología y especialista en medicina sexual, detalla cuáles son estas características:

  • Color blanco o gris claro: el semen debe ser blanquecino, blanco humo o gris tenue.
  • Consistencia gelatinosa, que cuando entra en la vagina se vuelve líquida.
  • Cantidad de media cucharada: lo normal es expulsar cerca de media cucharada, es decir, de dos a cinco mililitros.
  • Olor a cloro: su aroma es similar al cloro.
  • Sabor dulce, que será más fuerte si la orina es muy concentrada.

Cómo mejorar la calidad del esperma

Como hemos visto, el semen no siempre es bueno. Un estudio, llevado a cabo por la Clínica de Reproducción Asistida IVI Bilbao (España), comprobó que si se hace ejercicio regularmente, se come sano y se hace el amor (o sucedáneos) con regularidad, la calidad del esperma mejora.

Por contra, si se fuma, se lleva ropa ajustada, no se hace ejercicio y se tiene el colesterol disparado o diabetes, la calidad del semen empeora, dificultando la concepción.

La calidad del semen, no obstante, mejora a partir de la primavera. En un estudio titulado Systems Biology in Reproductive Medicine, realizado en Turquía en 2016, se descubrió que la movilidad y la morfología de los espermas mejoran en esta época debido a que el aumento de vitamina D en sangre se relaciona con mejores muestras espermáticas. 

Otras curiosidades de este fluido

El semen siempre llama la atención, y más en los últimos años, cuando muchas personas se han puesto a experimentar con él. Las hay que lo ingieren porque dicen que "tiene proteínas". Otras se lo aplican en la cara por sus supuestas "propiedades". Y también las hay que aseguran ser alérgicas a este compuesto. ¿Esto es cierto? Lo vemos.

Tiene proteínas y mejora el ánimo

Seguro que has escuchado o leído que "el semen es muy bueno porque tiene proteínas". Bueno, y es verdad, lo de las proteínas pero son muy pocas. El valor nutricional de este fluido es apenas inexistente: se compone de proteínas, enzimas, fructosa y vitamina C, pero sus cantidades son tan ínfimas que apenas alimentan.

Al margen, un estudio publicado en 2008 mostró cómo una muestra de mujeres que recibían a menudo semen por vía vaginal mostraban más satisfacción vital y menos tendencia a la depresión que el resto de las encuestadas que no lo recibían, detalla Muy interesante.

No es bueno para la piel (ni malo)

Por la misma razón que la del punto primero, el semen, a pesar de que algunas personas se lo apliquen en la cara para verse mejor, no tiene propiedades rejuvenecedoras ni ninguna que mejore la dermis.

Puede causar alergia

Ser "alérgico al semen" parece la típica excusa, pero puede ser verdad. La hipersensibilidad al semen es una alergia considerada poco común y difícil de detectar, ya que, en relaciones heterosexules, provoca prurito, enrojecimiento o ardor en la vagina, lo que pueden confundirse con otras afecciones.

¿Y cuántas mujeres son alérgicas al semen? Un estudio realizado en la Universidad de Manchester reveló que hasta el 12% de las mujeres de entre 20 y 30 años podrían ser hipersensibles al esperma y no saberlo.

El semen no siempre es igual de bueno

Pues esto sería todo por hoy, ¿qué opinas? ¿Sabías todo esto?