¿Eres de los que se preocupa demasiado con la pérdida de cabello? ¿Te levantas cada mañana con algunos pelos en la almohada o el cepillo se queda lleno de ellos? Tranquilo, su caída es totalmente normal porque de manera natural está en continuo proceso de regeneración, ya que con los que nacimos no son los mismos que nos acompañarán toda la vida.

Lo cierto es que nuestro cabello se va renovando poco a poco: cada pelo vive de dos a seis años y pasa por tres fases en lo que se conoce como ciclo de vida capilar: crecimiento, estancamiento y caída. Es un proceso normal, que además se acentúa en otoño, un momento en el que perdemos más de lo habitual. Además, se calcula que cada persona pierde a diario entre 50 y 150 pelos de los 100.000 que solemos tener. Pero, ¿cuándo nos debemos preocupar y saber que no es una caída puntual?

Joseba Errasti Murua, peluquero de Corta Cabeza en Madrid, ha revelado a Vozpópuli cuáles son las principales razones por las que una persona puede estar perdiendo su cabello y ha explicado algunos remedios caseros que pueden funcionar para recuperar la vigorosidad. "Si vemos que existe un gran número de pelos que se caen, hemos de acudir a un dermatólogo para que haga un estudio es lo más importante", explica.

Caida del pelo

Motivos por los que se te cae el pelo

Antes de pensar en posibles tratamientos que palien la caída del pelo hay que descubrir las razones por las que sucede y ya después habrá que ver cómo resolver este problema. Las principales causas de la pérdida del cabello van desde la genética, los cambios hormonales, hasta problemas con alimentación, por eso Joseba Errasti explica algunas de los principales motivos.

"Los cambios hormonales están implicados en casi todos los problemas fisiológicos de las distintas pérdidas del cabello, ya sean ocasionales, agudas, crónicas o genéticas. De hecho, este tipo de alopecias, aquellas en las que la testosterona se convierte en dihidrotestosterona (DHT), causante de la caída del pelo, pueden ocurrir tanto en hombres como en mujeres. Es importante que sea el médico quien evalúe el problema porque el tratamiento lo debe proponer él", revela el experto.

El profesional de peluquería además asegura que el ritmo diario que llevamos tiene mucho que ver a la hora de que el pelo se caiga. "El estrés emocional y la ansiedad son muchas veces los culpables. En este caso, no suele ser necesario ningún tratamiento ya que en la mayoría de los casos se resuelve con el paso del tiempo, aunque si los problemas son my graves un terapeuta seguramente sea de ayuda", explica.

Aunque no tiene evidencia científica, hervir ortigas en agua y aclarar el pelo con ese preparado funciona bastante bien

Tomar un exceso de suplementos vitamínicos también puede ser la raíz del problema. "El consumo excesivo de algunas vitaminas, como la A, puede ocasionar algunos trastornos capilares. Además, es posible que puedas tener una deficiencia si no tomas suficiente de la B. Algo que puedes solucionar con cambios en tu dieta incluyendo más proteínas. Comer pescado, carne y huevos puede ayudarte a solucionarlo si la caída viene por una mala alimentación", continúa.

Algunas enfermedades como el hipotiroidismo o cuando una persona padece anemia pueden ser las causas de este problema que tanto preocupa a ambos sexos. Cuando la glándula tiroides no está segregando suficientes hormonas puede contribuir a la pérdida del cabello. En estos casos, el médico puede realizar pruebas para detectarlo y recetar los fármacos adecuados. Y no solo eso, la falta de hierro también puede ser un motivo, aunque tras una analítica puede ser fácil resolverlo.

Pérdida del cabello

Remedios caseros para el pelo 

Sobre los medicamentos prescritos para la caída, el peluquero lo tiene claro: "Aunque su efectividad es evidente, lo cierto es que pueden ser contraproducentes. En el momento que te los dejas de tomar se te acaba cayendo porque el efecto tapón se termina. Creo que lo más importante es ir al dermatólogo cuando hay un problema que se alarga en el tiempo", explica.

"Una de las cosas que funciona muy bien es mantener el cuero cabello activo, por lo que es recomendable masajearlo a diario. Tiene que estar despegado del cráneo porque si no lo está no se mueve la sangre y entonces el pelo no se alimenta y se muere. Mientras ves la tele o estás tranquilo en casa y en sofá lo mejor es darle masajes", continúa el peluquero. 

Si se nos cae el pelo demasiado lo más importante es acudir al dermatólogo para que analice el problema

Además, Joseba explica, que aunque no tiene evidencias científicas, existe un "remedio de la abuela" que él siempre ha comparado que funciona. "Hierve ortigas en agua. Cuando  tengas ese preparado, déjalo cerca de la ducha para utilizarlo después del último aclarado y no laves el pelo más después de echarlo. Ese producto activa el riego sanguíneo y he visto que va muy bien", añade. 

Ortigas

No obstante, además de lo que recomienda este peluquero, existen otros remedios, tampoco avalados por la ciencia, como preparar té verde (déjalo enfriar antes de usarlo) y utilizarlo como tónico para el cabello. Es una bebida que tiene una gran cantidad de antioxidantes que ayudan al crecimiento y el fortalecimiento del pelo. También puedes mezclar un pequeño mejunje de aceite de romero y aceite de almendras y luego masajear el cuero cabelludo sin necesidad de aclararlo después.