sexo

Cómo tener buen sexo a partir de los 40: los cinco trucos clave

Si has caído en la rutina y ya apenas tienes deseo o relaciones con tu media naranja, aquí tienes la solución

Menos caricias y más tocamientos
Menos caricias y más tocamientos Pablo Heimplatz

No sabes qué os ha pasado. Al principio, todo era sexo y pasión. No hacía falta recurrir a trucos o técnicas para reavivar la llama, porque esta nunca se apagaba. Luego, con los años, llegaron las obligaciones y quehaceres: hipotecas, tareas del hogar, hijos... No os distéis cuenta, pero de pronto ya apenas tenéis relaciones sexuales.

La fogosidad que desprendíais con 30 años ya no está a los 40, y mucho menos a los 50. ¿Qué ha pasado? ¿Acaso ya no hay amor? ¿Será que ahora necesitáis otros alicientes para tener ganas de quereros en horizontal?

Muchos hombres cometen el error de intentar complacer demasiado a su pareja en la cama, y es un error

Pues sí: una relación hay que currársela, y la mayoría cae en el error de pensar que si hay amor ya todo va rodado. Y más bien es al contrario. "El amor no es algo natural: requiere disciplina, concentración, paciencia fe y la superación del narcisismo. El amor no es un sentimiento: es una práctica", afirma el sociólogo Erich Fromm en su libro 'El arte de amar'. 

Fromm da en el clavo: para que una relación funcione debe haber trabajo de por medio. Si no, aparecerán las infidelidades o los divorcios. No hay otra.

Reaviva la pasión
Reaviva la pasión Kristina Litvjak

Como sabemos que eres un romántico y quieres salvar tu relación, querido lector, te detallamos lo que dice al respecto el experto en la materia Stephen Sunder, autor del libro 'Sexual arousal is a particular state of mind and follows its own set of rules', a la revista 'Health'.

1) Menos caricias y arrumacos

"Demasiadas caricias pueden acabar con tu tu relación. Lo siento, sé que no quieres escucharlo, pero es cierto. Las parejas que pasan sus noches acurrucadas frente al televisor están agotando silenciosamente cualquier carga erótica que pueda haber entre ellas", detalla Sunder.

Las parejas que pasan sus noches acurrucadas frente al televisor están agotando cualquier carga erótica que pueda haber

El experto aboga por que las parejas "no se toquen demasiado, a menos que haya algo de energía erótica que transmitir".

2) Cocer a fuego lento

Una mejor alternativa que acurrucarse es lo que los terapeutas sexuales llaman "cocer a fuego lento", o intimar y/o tener sexo pero sin la intención de llegar al final: solo por el placer de estar excitando un rato a la persona que más quieres.

Eso generalmente significa que no hay orgasmos, ni caricias, ni respiración pesada. Nada que te deje cansado. "Las parejas que están sobrecargadas de trabajo y estresadas (es decir, casi todos nosotros) a menudo se niegan a despertarse a la vez que su pareja a menos que tengan la intención de tener relaciones sexuales. Eso es un error".

Nada de series
Nada de series

La mayoría de las parejas necesitan excitarse juntas más veces, no solo cuando vayan a tener relaciones. Cocinar a fuego lento es probablemente la técnica más importante de cualquier terapia sexual.

Un ejemplo: él se va a levantar, y al despedirse de su mujer ambos se tocan y se excitan. Él mira su reloj y se da cuenta de que no le da tiempo a nada, y tampoco lo esperaba. Ambos se quedan 'a medias', para cogerse con muchas ganas por la noche, o cuando surja.

3) Sé egoísta en la cama

Muchos hombres cometen el error de intentar complacer demasiado a su pareja en la cama. Ella lo nota y en vez de 'abrirse', se 'cierra' aún más. 

"El pobre hace todo lo posible por complacerla, o al menos no molestarla. Pero cuanto más lo intenta, más frustrada se siente ella", detalla Sunder.

El egoísmo sexual tiende a ser más erótico que la generosidad sexual

El problema principal es que uno se olvida de sí mismo cuando está en la cama con su pareja, a la que cree insatisfecha. Y esto es un error. "El egoísmo sexual tiende a ser más erótico que la generosidad sexual. Ser un amante generoso no es algo malo, por supuesto. Pero si no está acompañado por un poco de egoísmo, puede ser un problema".

Para tener buen sexo con alguien que amas, puede ser mejor quererlo un poco menos, olvidarse de sus necesidades y confiar en que ellos se saben cuidarse solos.

4) No te obsesiones con los orgasmos

El orgasmo es como el postre en las comidas: si lo tomas, mejor que mejor. Si no, no pasa absolutamente nada. Tomar postre no era la razón por la que saliste a cenar.

"En mi experiencia, las parejas que tienen el mejor sexo no establecen el orgasmo como una meta. Simplemente lo disfrutan cuando llega", revela el experto.

Los orgasmos con como el amor: llegan cuando menos te lo esperas
Los orgasmos con como el amor: llegan cuando menos te lo esperas Shelby Deeter

5) Preguntas

La conexión emocional es fundamental para disfrutar de un buen sexo. Los terapeutas sexuales recomiendan que buceéis en vuestra relación y en lo que os hizo un día elegir al otro para compartir vuestra vida.

Algunas preguntas que os podéis hacer son:

  • Cuando nos conocimos, ¿qué te hizo pensar que yo era alguien especial?
  • ¿Cuándo estuvimos en nuestro mejor momento?
  • ¿Cuál fue el día más romántico que tuvimos?
  • ¿Qué es lo que más te gusta de nuestra vida sexual?
  • ¿Cuál sería el día perfecto para ti, desde el día a la noche?
  • ¿Qué ambiciones quieres conseguir y aún no has logrado?
  • Si tuviéramos todo el tiempo del mundo, ¿qué te gustaría que hiciéramos más juntos?

Ánimo lector, que el amor todo lo puede (y si es con buen sexo, mejor).

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba