El pescado es uno de los alimentos más falsificados del mundo. De hecho, es uno de los cinco productos más fraudulentos en Europa, y en España no nos libramos. Ahora el debate del fraude del pescado lo ha reabierto Subway, o más bien el New York Times.

El mencionado periódico encargó una prueba de laboratorio para analizar hasta 150 centímetros de bocadillos de atún de Subway, una de las cadenas de bocadillos y sándwiches más famosas del mundo. El periodista en cuestión compró numerosos bocatas de tres tiendas diferentes de Los Ángeles, y cuando recibió los resultados del laboratorio no lo podía creer. Y normal...

Los análisis realizados a los más 150 centímetros de bocadillos de atún de Subway indicaron que no pudieron identificar el mencionado atún, ni su ADN ni su especie. Y si no es atún, ¿qué es?

Los análisis realizados a los más 150 centímetros de bocadillos de atún de Subway indicaron que no pudieron identificar el mencionado atún, ni su ADN ni su especie.

"Hay dos conclusiones", dijo un portavoz del laboratorio al Times. “Uno, que el atún está tan fuertemente procesado que eso impidió detectarlo como atún. O dos, que lo que hemos analizado no sea atún".

Los bocadillos de Subway reabren el debate del pescado falso

Lamentablemente, esta polémica no es nueva. Y tampoco es exclusiva de Estados Unidos. De hecho, en España compramos y consumimos grandes cantidades de pescado 'falso'. Así lo comprobó un estudio de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, que constató que el 32,5% del bonito del norte (o atún blanco) que había en el mercado no era auténtico.

La investigación determinó que este era susceptible de ser sustituido por otras especies de menor valor, como el rabil, la bacoreta, la melva, el listado, el patudo u otros tipos de bonito. El fraude se daba, sobre todo, en los productos congelados

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) también detectó irregularidades en el 25% de los productos elaborados con atún congelado o fresco; el 11,3% en conservas de atún, el 12,2% en semiconservas de anchoa, y el 6,5% en bacalao seco salado.

Subway a domicilio en Madrid, España | Glovo

Pescados con etiquetas falsas y timos en restaurantes

También existen etiquetas son falsas. Así lo demostró un estudio llevado a cabo en 2011 y publicado en el 'Journal of Agricultural and Food Chemistry', centrado en esta ocasión en la merluza. La investigación reveló que el 40% de este tipo de pescado que es vendido en España tiene una procedencia trucada. En la etiqueta pone que es merluza americana o europea, cuando en realidad es africana

El 40% de la merluza vendida en España tiene una procedencia trucada

Además de en los supermercados, y como hemos visto, también podemos ser 'timados' en los restaurantes, donde uno de cada tres pescados que nos sirven en nuestro país no se corresponde con lo que hemos pedido, según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

Azti, el Centro tecnológico experto en innovación marina y alimentaria, alertó al respecto en 2018 tras analizar 200 restaurantes. El organismo señaló que la mitad de ellos no sirve a sus clientes el pescado que aparece en el menú de sus establecimientos.

El timo no escapa de los restaurantes

No sucede sólo en España

No solo en España nos la cuelan con el pescado. Un informe realizado por la organización de conservación marina Oceana en 2016, advirtió de que es un problema a escala mundial. Tras analizar 25.000 muestras de productos del mar de 55 países diferentes y estudiar 200 investigaciones, concluyeron que una de cada cinco estaba mal etiquetada, lo que significa que compramos pescados y mariscos que no son los que creemos.

Las muestras suelen llegar mal etiquetadas al mercado, lo que significa que compramos pescados y mariscos que no son los que creemos

Lo peor, y más grave, es que el sustituto puede ser tóxico. Los investigadores descubrieron que del 30 al 58% de los productos pesqueros que se vendían de forma fraudulenta en Estados Unidos eran de especies animales que podían resultar perjudiciales para la salud

Un fraude a escala mundial

En Europa también encontraron fraudes, y la UE es consciente de este problema. De hecho, el 2017 le exigió a España medidas urgentes contra un fraude alimentario con atún adulterado, que podría haber intoxicado a cientos de personas en varios países. No obstante, aún no se hace lo suficiente. Y en cuanto a Subway, no es la primera vez que se ve envuelta en un asunto del estilo, y siempre lo ha negado. como suponemos que lo har