Bajo este proyecto “Visión Zero” se esconden numerosas actividades destinadas a lograr reducir al máximo el número de accidentes en carretera, un reto para la marca alemana de explotar todos aquellos elementos que ayuden a reducir de forma significativa la mortalidad en la conducción.

Los principales puntos de investigación y desarrollo en los que trabaja Volkswagen hacia la consecución de este objetivo son, entre otros, una percepción mejorada del entorno del vehículo y de todo lo que sucede alrededor de la conducción, asistir al conductor en situaciones exigentes de tráfico, mejorar la seguridad de los ocupantes del vehículo en el tráfico y evitar accidentes y lesiones graves.

Para ello trabaja en sistemas que pueden navegar de forma totalmente automática en zonas en las que hay obras en la calzada y en otros que asumen el control de la dirección en una emergencia médica y detienen completamente el vehículo de forma segura. Un sistema este último que detecta esas posibles emergencias médicas si el conductor no muestra ninguna actividad al volante, después de emitir un aviso de controlar de nuevo el volante. En este caso, el “Emergency Assist” se hace cargo de la conducción del vehículo, lo mantiene en el carril y puede frenarlo hasta detenerlo de forma segura.

El sistema de comunicación “Car2X-Safety” se basa en una una red pública inalámbrica específica de la automoción para intercambiar información automáticamente con otros muchos vehículos en un entorno de unos 500 metros, así como con la infraestructura de tráfico como los sistemas de semáforos o los pasos de tren a nivel, logrando de este modo que el conductor pueda ser avisado de peligros antes de que estos aparezcan en su campo visual.