ESTADOS UNIDOS “Soy un redneck orgulloso de serlo”

En Oklahoma resulta bastante fácil encontrar acólitos de Donald Trump. Uno de ellos es Arthur Erb, profesor universitario y ex veterano. Accede a hablar conmigo sabiendo que, para muchas otras personas, ideología y religión son dos temas tabú en cualquier conversación.  

Bandera de los Estados Unidos.
Bandera de los Estados Unidos. Michael Browning

Al otro lado del océano las cosas se interpretan de diferente modo. Se insiste en Trump como alguien dañino, una persona guiada por instintos primarios que ejecuta sus acciones sustentándose, en muchos momentos, por decisiones impulsivas. Y son esas actitudes tan firmes las que hacen dudar al que desconoce lo que aquí se protagoniza porque lo que llega a Europa, como aseguro siempre, tras el tamiz de los grandes medios demócratas de la Costa Este, no suele estar alcanzando en muchas zonas del país ese dramatismo que a algunos les asola. Fundamentalmente en ese centro del país que apoyó sin rodeos la candidatura del republicano.

Oklahoma es uno de esos estados donde los del partido del elefante llevan arrasando muchas legislaturas de forma consecutiva. Es un lugar de llanuras, de granjeros y de pequeños condados con poca población. Y es aquí donde resulta bastante sencillo encontrar acólitos del actual presidente. Uno de ellos es Arthur Erb, profesor universitario y ex veterano. Accede a hablar conmigo sabiendo que, para muchas otras personas, ideología y religión son dos temas tabú en cualquier conversación. 

Entrevistador: Nunca has dejado de votar a los republicanos.

Arthur Erb: Siempre les he votado para las presidenciales, pero para las elecciones del condado he votado varias veces a los demócratas. Si lo han hecho bien en mi ciudad, no tengo motivos para no confiar en que lo sigan haciendo. Pero, a nivel nacional, siempre he estado muy cerca de los republicanos. Los demócratas nunca me han gustado cuando han gobernado.

E: Has vivido bajo muchos presidentes republicanos y demócratas. ¿Cuál es tu favorito?

AE: Ronald Reagan. Cogió al país en una situación muy negativa y fue capaz de volver a hacerlo grande. Su energía fue continua, lo reorganizó totalmente. Y esa energía fue la que transmitió al mundo. Fuimos a Oriente Medio porque en aquel momento el mundo nos necesitaba. Y fue una buena idea porque demostramos que nosotros somos un país que ayuda a los demás. Nos llevó a lo más alto del mundo y ahí es donde nos mantenemos.

E: Pero es en ese momento cuando comienza a nacer ese odio de algunos países árabes hacia lo estadounidense. La situación en esa zona del mundo comienza a ser catastrófica. Y no hace falta decir el nombre de esos territorios.

AE: Creo que hicimos lo que debíamos.

E: Más tarde fueron acumulando conflictos en la zona árabe: Libia, con Gadafi en los ochenta, Kuwait, Irak… incluso algunos países europeos se vieron tan salpicados como implicados. Acuérdate de Bush Jr., de Blair, Aznar…

AE: En ese momento teníamos que estar allí. Luego se han dicho cosas en contra de Sadam y de otros… como que fomentamos el nacimiento del ISIS… pero esta gente surgió en Siria, no allí. Se iban a crear igual por sus propias circunstancias. Llevaban más de veinte años tratando de aparecer hasta que lo hicieron.

E: Has destacado a Reagan, pero no me has hablado de los que consideras peores.

AE: Gerald Ford, republicano, fue un mal presidente. No tenía confianza para gobernar. Sustituyó a Nixon y no estaba preparado para llevar el país. Lo intentó, pero, en mi opinión, no era competente para hacerlo, no tenía madera de líder. Otro que lo hizo muy mal fue Jimmy Carter, demócrata. Entonces yo era militar y casi destruye al ejército. Sus ideas eran extrañas y dijo muchas mentiras.

E: Entonces la situación con Rusia, el enemigo, era muy tirante.

AE: Siempre lo ha sido. Pero luego llegó Gorbachov, el mejor presidente que creo que han tenido. Sabía que tenían que cambiar, que necesitaban cambios, y fue adelante con ellos. Su liderazgo fue muy positivo en un momento muy duro.

E: Ahora Putin parece que quiere volver a mostrar la fortaleza de entonces de su país allí y en el resto del mundo. Os han salpicado hasta sus acciones durante las elecciones.

AE: Es un político. Y cambia en función de sus intereses. Putin hace lo que mejor cree para los rusos, todo lo que sea en su bien, pero se está equivocando queriendo pretender decidir también en USA. Creo que lo ha podido intentar en las elecciones, pero no ha logrado hacerlo. La gente estaba harta de Obama, no quería a Hillary y Trump les gustó con sus ideas. Por eso ha ganado.

E: Pero antes, ha estado Obama, su legado es evidente…

AE: (cortándome) No puedo hablar bien de Obama. Debería estar en prisión porque faltó en algunos momentos a la Constitución. Tomó decisiones sin tener en cuenta al país. ¡¡¡No tuvo respeto por los americanos!!!

E: Hay quienes piensan lo contrario, que le consideran importante en el cambio de los derechos de los ciudadanos a nivel de salud, de inmigración…

AE: No estoy de acuerdo. Ha gobernado desde unas ideas socialistas y el socialismo es bueno siempre que sea voluntario y por decisión personal de cada uno, pero no podía obligarlo. Por eso tampoco ganó Hillary Clinton. Iba a continuar con la línea de Obama y de su marido. Además demostró durante mucho tiempo que solo se preocupaba de ellas y de su fundación.

E: ¿Cambiará todo con Trump?

AE: Está ajustando sus propuestas a su gobierno, a lo que quiere. Quiere tener una independencia en las decisiones que tome como presidente y lo está haciendo. Es lo que necesitamos para tener éxito.

E: Pero sus medidas están levantando muchos debates sociales. El tema de la inmigración, por ejemplo, está siendo muy controvertido.

AE: Yo no tengo problemas con los inmigrantes, pero entiendo a Trump. Ellos pueden hacer que el país sea mejor, que tengamos un mayor nivel, pero siempre que sean personas que hayan llegado a aportar, a trabajar, con papeles y su visado para pagar los impuestos, como tú. A los que no cumplan las leyes, se les debe expulsar. Esta gente gana dinero, pero no paga sus impuestos y se benefician de otros aspectos del país que pagamos entre todos. No es justo.

E: Pero hay empresarios estadounidenses que se benefician de este tipo de mano de obra, que se enriquecen teniendo a inmigrantes sin papeles trabajando. Incluso hay indocumentados que trabajan con los  papeles de otros… y se hace la vista gorda.

AE: Hay que castigar a quienes contratan a gente que no tiene visado, a esos ilegales. Las leyes son y deben ser iguales para todos. Si rompes la ley, castigo. Si la cumples, tendrás tu recompensa.

E: Y Trump quiere hacer un muro para separar la llegada de inmigrantes sin documentos desde la frontera con México.

AE: El muro es un símbolo, solo eso. La inmigración ilegal seguirá sucediendo. Me recuerda al Muro de Berlín. Fue un símbolo, pero había más fronteras en otros muchos lugares. Quizás ayude, pero no se sabe. Yo quiero que venga gente extranjera al país y que aporte, pero dentro de la legalidad. Nuestras empresas necesitan trabajadores, pero tienen que ser legales.

E: Pero cuando no se justifica, cuando se obceca en sus decisiones, puede parecer  que existe un palpable racismo.

AE: Lo que veo es que la gente saca conclusiones por ignorancia, desconociendo lo que sucede aquí. Hablan de gente poco tolerante, de rednecks como algo negativo. Yo soy un redneck y estoy orgulloso de serlo porque redneck significa ser autosuficiente, tener la capacidad de valerte por ti mismo y yo lo hago. Y no tengo problemas en ayudar a la gente sin pedirle identificaciones.

E: Si vas conduciendo y te encuentras una familia que sabes que son inmigrantes que ha tenido un problema con el coche, ¿les ayudarías?

AE: Naturalmente. Siempre lo haría. A mí también me gustaría que me ayudaran.

E: ¿Y si te enteras que son indocumentados?

AE: Llamo inmediatamente a la policía.

E: Otro problema, solucionado con la victoria de Trump, era el de las armas.

AE: Yo dispongo de armas. La Segunda Enmienda nos ampara por nuestra seguridad. Si nos apoya la ley, no hay motivos para dudar de nada. Yo soy un veterano y sé cómo usar mis armas. La ley me dice que tenemos que defendernos con la mínima fuerza posible, pero hay casos en los que se necesita más. No voy por ahí enseñando las armas que tengo, pero me siento más seguro con ellas para protegerme y proteger lo mío. Mi hogar es mi dominio y tengo que defenderlo. Lo que se debería controlar mucho más es a quienes las tienen de forma ilegal, quienes no cumplen la ley y las usan para delinquir. Las normas en este  país están para ser cumplidas por todos.

E: Otro aspecto que sigue estando en boca de todos es el sistema de salud. El famoso Obamacare que pretendía ofrecer un seguro médico a gente sin recursos parece que será derogado.

AE: Yo tengo un seguro médico que es gratuito por mi pasado en el ejército sirviendo a mi país. Si todos cumplieran con el país, al menos durante dos años, se podrían beneficiar de algo similar. Pero como no es obligatorio…  Al final la gente está equivocada porque aquí la gente no se muere por no ser  atendida. Hay hospitales para gente que no tiene recursos, pero, como en otros países, la gente también puede morir. Hay recursos para gente que no tiene seguros, y centros donde pueden asistir sin que se les pida nada. Yo, como muchos, pago mis impuestos y la gente que trabaja suele tener seguro de salud… aunque sabemos que la sanidad aquí es muy cara.

E: La educación es otro tema importante. Trump ha confiado en Betsy DeVos, alguien sin experiencia en el sector.

AE: La educación es algo que tenemos que tener en la cima de todo. Hay que ofrecer a todos nuestros ciudadanos la mejor educación posible. Pero creo que quien dirija debe saber hacerlo, mandar, tener un equipo eficiente que controle del tema. Ella no está para saber más o menos del asunto, lo está para gestionar a su equipo, para dirigirlo, para que sean capaces de ofrecer las mismas oportunidades a todos nuestros escolares. Ella sabe dirigir y su equipo tiene que saber de educación y de las medidas a tomar.

E: A Trump se le está acusando, en este escaso tiempo llevando las riendas del país, de no haber dejado atrás sus negocios, de seguir con un ojo en ellos. Que haya defendido a su hija Ivanka en los canales oficiales me lleva a pensar en eso. A nadie se le ocurre twitear en su canal presidencial negocios de familia….

AE:¿Por qué? Es el presidente pero tiene familia y si se meten con ella tiene que defenderla. Y ahí no existe una línea que le separe del cargo porque primero es padre. Además, la constitución no le impide hacer lo que ha hecho. Con tantas historias de redes sociales, todo se confunde.

E: Pero supongo que tendrás alguna crítica hacia el presidente. De momento, defiendes todas sus medidas, sus acciones…

AE: Hay algo que no me gusta nada. Y son sus viajes a Florida, incluso con presidentes de otros países. Un presidente tiene que estar, sobre todo ahora, al principio, en la Casa Blanca. Se tiene que poner al día de todo lo que sucede, familiarizarse con el cargo. Creo que aún está pensando en sus negocios y eso es algo que debe cambiar. No entiendo como en un mes ha viajado cuatro veces, casi todos los fines de semana, a Florida.

Para terminar quiere dejar claro que “la gente americana es muy peculiar, pero, al final, tenemos las mismas preocupaciones que cualquier otra persona. Nos vestimos igual pero sabemos que tenemos que respetar nuestra constitución, y eso  es lo más importante”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba