Tecnología

El fin del roaming en Europa abre la puerta a nuevas subidas en la factura del móvil

Los ciudadanos de la Unión Europea no pagarán por los servicios que utilicen fuera del país cuando viajen por el Viejo Continente, pero los operadores no están de acuerdo con el coste por gigabyte que la Comisión Europea ha establecido. 

Una joven utilizando un móvil
Una joven utilizando un móvil

"Roam like at home", ese es el concepto que ha impulsado la Comisión Europea desde hace muchos meses para que este verano viajar con el móvil por Europa, y utilizarlo, no suponga un sobrecoste para el usuario. Pero, por otra parte, esto podría incrementar la factura del cliente en el caso de las tarifas planas, es decir, podría haber una subida indirecta.

Aunque a priori el organismo ha conseguido sacar adelante este proyecto y los operadores no deberían cobrar ni un céntimo en los datos y la navegación cuando se viaje por la Unión Europea (UE), lo cierto es que no puede nada con los precios que fijan los operadores.

El problema que ven los operadores es el siguiente: la Comisión Europea ha establecido un precio por cada gigabyte, que es la medida que se utiliza para medir los datos móviles. Antes de seguir con la explicación, hay que destacar que los operadores, cuando desvían llamadas a otros países, deben utilizar redes de otras compañías, lo que eleva el precio del gigabyte. Algo que ha sido contemplado en el cálculo.

Se trata de un coste que se debe añadir al que ya supone generar ese gigabyte en el país de origen, y que tiene mucho que ver con el levantamiento de antenas e infraestructuras por todo el territorio nacional.

Desde el organismo aseguran que tras la realización de múltiples y exhaustivas pruebas el precio del gigabyte es de 7,7 euros. De hecho, reconocen que lo han elevado hacia arriba para dejar un buen margen de negocio a los operadores. 

España votó 'No' al fin del roaming

Sin embargo, las compañías españolas de telecomunicaciones no están de acuerdo con este precio, considerándolo por debajo de lo que realmente les cuesta generar cada gigabyte. De hecho, en la votación parlamentaria de esta medida España fue uno de los cuatro países, del total de los 28 que forman la Unión Europea, que dijo 'No'. Una decisión que sin duda estaría consensuada con los principales operadores españoles, que cuentan con grupos de lobby para influir en lo que hace el Gobierno.

"Si miramos los precios antes de esta regulación los operadores estaban cobrando 9 euros por gigabyte según datos de las consultoras. El tema es si ahora van a vender por arriba o por debajo de los costes. Pensamos que con el precio al que hemos fijado el gigabyte tienen margen de sobra para hacer negocio sin subir las tarifas", han dicho las mismas fuentes.

Se trata de una situación que podría suponer un incremento en la factura si los operadores, obligados a no cobrar a sus usuarios cuando usan el móvil dentro de Europa, consideran que el precio del gigabyte es más alto de lo que les cuesta generarlo.

Así las cosas, en 2018 el organismo europeo realizará un informe para ver cómo está funcionando el mercado y en 2019 revisará de nuevo los costes. En España la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) será quien estudiará el proceder de los operadores españoles y los sancionrá cuando proceda.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba