Telefónica

Pallete, un año al timón de Telefónica: luces y sombras

José María Álvarez-Pallete cumple doce meses al timón del operador tras relevar a César Alierta. La compañía ha reducido la deuda y tiene mejor salud que a su llegada, pero hay claroscuros entorno.a negocios como la Cuarta Plataforma y su entrada en el negocio de la producción audiovisual.

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica España
José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica España

José María Álvarez-Pallete, el presidente Ejecutivo de Telefónica España, es un afamado fondista -ha corrido varias maratones- y gobierna el operador con esta filosofía.

Acaba de cumplir un año al frente de la compañía y pese a que el foco del negocio sigue siendo la red, el barco vira hacia nuevas formas de monetizar.

En un entorno de mercado muy distinto al que vivió su predecesor en el cargo, César Alierta, durante 16 años, Pallete es consciente de que hay que buscar otras corrientes que impulsen el barco. No se trata de vender más líneas de teléfono e Internet -que también-, sino de sacar partido a toda esa red clientelar, al maremagnum de información que genera el usuario. Ahí es donde Telefónica tiene algo más que decir que sus rivales, y no tanto en los servicios básicos de telecomunicaciones, donde ya hay mucho gallo en el corral.

La respuesta ha sido Aura, la llamada Cuarta Plataforma, un servicio que básicamente utiliza el conocimiento del usuario para generar y ofrecer productos de su interés, y que permite al cliente conocer qué se está haciendo con sus datos y decidir sobre ellos.

El operador no ha desvelado aún cuál será el modelo de negocio de la Cuarta Plataforma

Una nueva línea de negocio de la que es responsable Chema Alonso, chief data officer de Telefónica, un tipo avispado que se pasea con un gorro de lana en monopatín por los pasillos de la sede de Telefónica.

El 'pero' de esta buena idea para muchos analistas se encuentra en el modelo de negocio. El operador elude siempre referirse a sus planes en este sentido, lo que genera cierta incertidumbre.

Otra de las sorpresas ha sido la apuesta por la televisión. Y no hablamos solo de la compra de derechos y enriquecimiento de su parrilla, sino de su intención por convertirse en productora audiovisual, un negocio nuevo para el operador en el que Netflix y HBO, entre otros, ya cuentan con demostrada experiencia. Telefónica invertirá 100 millones de euros al año para generar contenido propio. Al margen de lo que suceda después, el operador va en serio.

Dos apuestas, Aura y la producción audiovisual, que son parte de esta singular maratón. No se verán resultados hasta el medio o -más bien- largo plazo.

Entre medias de todo, la imposibilidad de vender O2 por problemas de competencia -con el consiguiente endeudamiento- o el recorte del dividendo al accionista desde los 0,75 euros a los 0,55 euros por título

Las luces

Los datos son palmarios. No lo ha tenido fácil Pallete, pero de momento va ganando. La compañía vale más en bolsa. Hace un año el precio por acción era de 9,31 dólares y ahora es de 10,35 dólares, con un valor de capitalización bursátil de 52.100 millones de dólares.

Telefónica en los últimos doce meses
Telefónica en los últimos doce meses

La venta de Telxius, que arrancó con un traspiés, fue finalmente una buena noticia. Se vendió mejor de lo que se vaticinaba. Consecuencia: el operador espera recortar 4.625 millones de euros de deuda en junio. En resumen, Telefónica vale más pero tiene menos deuda. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba