Música

Viva Suecia: "No creo que cualquier tiempo pasado del rock sea necesariamente mejor"

Rafa Val pone voz a uno de los grupos que mayor proyección tiene, nos recibe en la sede de la discográfica Subterfuge Records para hablar de sus 'Otros principios fundamentales', de sus inicios influenciados por los grupos post-rock suecos y de su actual gira

Entrar en la sede de la discográfica Subterfuge Records en la céntrica calle madrileña del Almirante es como adentrarse en un auténtico museo de la música. Artistas de toda índole copan las paredes, discos, figuras y hasta una mesa obsequio de un fan de Mow. Allí espera Rafa Val, quien pone voz a uno de los grupos que mayor proyección tiene en la actualidad y que ha pasado de dar conciertos para cien persona a llenar festivales y ofrecer su música a miles de amantes del indie-rock. Viva Suecia está en plena gira, pero Val saca un hueco entre concierto y concierto para hablar con Vozpópuli.

El tono es amable, humorístico, y habla de lo que supone que un grupo que nació hace poco más de tres años haya sacado dos discos -‘La fuerza mayor’, en febrero de 2016; ‘Otros principios fundamentales’, en febrero de 2017-. La necesidad actual de consumir música de forma rápida hace que la situación para los artistas se complique. Un disco ya no parece ser de por vida, un autor no se puede ganar la vida con un solo álbum. A esto se suma que “no quieren parar”. No piensan en el fin de gira, ni siquiera ha tenido un comienzo oficial, llevan girando desde 2014: un disco, una gira, otro disco, otra gira…

Ahora Rafa Val junto a Jess Fabric (bajo eléctrico); Alberto Cantúa (guitarra); y Fernando Campillo (batería), están cantando sobre ‘Otros principios fundamentales’ (Subterfuge Records) y recorren España desde el 11 de noviembre hasta el próximo 24 de febrero. El próximo disco tienen intención de que dure, que no sea cosa de una semana, “al menos que sean dos”, bromea Val. Cuenta que la música consiste en escuchar un disco cien veces y que uno siga necesitando escucharlo para que se quede, “como un libro, nunca te lo acabas en una noche”. “A veces tienes que volver a la página anterior porque no te has enterado” -añade- "así tendría que ser la música".

En esta entrevista, la voz de los murcianos Viva Suecia reflexiona sobre perder el tiempo, sobre épocas pasadas del rock y sobre sus orígenes influenciados por los grupos post-rock suecos. Les encantaría compartir escenario con el grupo estadounidense Wilco y tienen gran respeto al Circo Price, uno de los lugares más mágicos de la música que pisarán en el Inverfest de enero, junto a Neuman y Cintia Lund

Igual los 70 o los 80 no son nada importantes para alguna gente, pero igual para alguien que ame a Kraftwerk sí que interpreta esa década como algo realmente relevante"

El grupo Viva Suecia: Alberto Cantúa, Fernando Campillo, Rafa Val y  Jess Fabric
El grupo Viva Suecia: Alberto Cantúa, Fernando Campillo, Rafa Val y Jess Fabric EFE

Viva Suecia tiene influencias de grupos post-rock. A los instrumentos propios del rock (guitarras, teclado, percusión) se suman ritmos, melodías y armonías. ¿Cómo fueron los inicios del grupo?

Partimos principalmente de ahí, ¿no? Fernando [Campillo], el batería, es muy amante del post-rock sueco, de hecho el nombre de la banda viene de ahí. Y de repente todos estábamos cerca de eso pero no nos habíamos metido definitivamente, quizás Jess [Fabric] (bajo) sí que un poquito más, pero de repente todos nos metimos en ese mundo. En ese mundo de la atmósfera, de los desarrollos, de contar cosas con música y no solo con letras y con voz. Nosotros partimos de esa base, al final todo se ha ido transformando. Hemos hecho un millón de cosas distintas y las que quedan por hacer. Por decirlo de alguna manera, el primer ladrillo fue ese.

Los grupos post-rock suecos…

Sí, Fernando es un tipo peculiar (ríe) y su premisa cuando entró a tocar fue “es que a mí me gusta esta música” y nosotros dijimos: “Guay, vamos a empezar por aquí”. Él se adaptó a nosotros, nosotros nos adaptamos a él y al final somos todos uno.

Y si nos vamos a esa década en la que surgió ese término, finales de los 90… ¿Crees que quedan rockeros como los de antes?

Sí. Hay mejores y peores. No creo que cualquier tiempo pasado sea necesariamente mejor. Es distinto y hay épocas más positivas y menos positivas según para quién o según la música que uno escuche. Igual los 70 o los 80 no son nada importantes para alguna gente, pero igual para alguien que ame a Kraftwerk -grupo alemán de música electrónica formada por Ralf Hütter y Florian Schneider en 1969- sí que interpreta esa década como algo realmente relevante.

El grupo es ejemplo de honestidad. No perdéis la esencia del principio y sois fieles a crear letras aunque hayáis pasado de dar conciertos para 100 personas a grandes festivales. ¿Cómo vivís este momento?

Pues es algo que está pasando ahora realmente. Nosotros empezamos el año girando por salas, que eran salas de 100 personas, 150… Y acabamos de hacer el Ochoymedio con 1.200 personas. Hicimos Alicante con mil personas y lo que viene ahora son salas de 500… Todo esto está empezando a pasar realmente ahora, porque en festivales al final depende del horario, depende del escenario en el que toques, de la gente, si vienen a verte a ti o si no… El festival sirve sobre todo para hacer militantes, pero realmente donde se demuestra que te has ganado el pan es en las salas. Y de momento muy bien.

Hace poco terminamos una canción que escucharéis dentro de poquito, una colaboración, en diciembre hemos preparado un disco homenaje de una banda… ya estamos pensando en el siguiente disco…"

Y si os dan a elegir entre festivales o pequeñas salas

Es algo que nunca sabemos qué responder (ríe). Es que son cosas distintas y las apreciamos de maneras distintas. Incluso los acústicos, que no tienen nada que ver ni con uno ni con otro, lo intentamos montar de una manera distinta, que sea una reinterpretación de las canciones, no reducirlas a una acústica y concebirlas de otra manera distinta a cómo nacieron. Cada uno tiene sus cosas buenas.

En dos años sacáis dos discos [‘La fuerza mayor’, en 2016; ‘Otros principios fundamentales’, en 2017]. ¿Es porque tenéis muchas cosas que contar?

Sí, es que no podemos parar, por H o por B siempre estamos haciendo cosas. Hace poco terminamos una canción que escucharéis dentro de poquito, una colaboración, en diciembre hemos preparado un disco homenaje de una banda que nos encanta… Tenemos ya para enero otra cosa con otro grupo, ya estamos pensando en el siguiente disco… Es que tampoco queremos parar, entonces...

Lo último son esos ‘Otros principios fundamentales’ (Subterfuge Records). El disco se ha reeditado, ahora estáis en plena gira… ¿Cuáles son los principios fundamentales de Viva Suecia?

Son principalmente la familia, los amigos, la pareja, la gente que nos rodea, que nos quiere y la gente que realmente vive esto desde dentro, que nos soporta, que lo comparte, que te ayuda… Todo eso que no es música pero que está muy presente en lo que hacemos. Todos esos son nuestros principios fundamentales.

Y esta gira, desde el 11 de noviembre hasta el 24 de febrero recorréis España. Ya hay varios ‘sold out’. ¿Cómo cogéis este tour?

En realidad la gira la empezamos como en 2014 a finales o así y no hemos parado (ríe). Se junta una gira con un disco con otra gira… y seguimos girando. Nuestra intención es seguir girando todo el año que viene. Ya tenemos algunas fechas en verano, tenemos cosas en marzo, en abril, en mayo también. La intención es no parar y grabar otro disco el año que viene seguramente y tomarlo con más calma. Queremos hacerlo de una forma más profesional, dar un saltito y empezar con otra gira.

En la capital repetís, en la Sala el Sol, en la que estuvimos en septiembre, y volvéis para pisar el Circo Price, uno de los lugares más mágicos para la música, en Madrid. ¿Da vértigo el Price?

Da respeto. Pero nos encantan los retos, todo lo que sea que se salga un poco de lo que solemos hacer nos encanta. Y el Price ya no solo de Madrid, el Price es el sitio más mágico de toda España, uno de los que más, nos apetece un montón. Además, vamos a montar una cosa muy especial. Vamos a hacer colaboraciones, no va a ser un concierto normal de Viva Suecia, vamos a montar una cosa más relajadita, vamos a plantear el show con luces, tal vez algo de atrezzo… No sé, va a ser un concierto distinto y puede que único.

Si hablamos de las letras hay un tema por excelencia que dice: “Te has ido y todos han prosperado (…) Te queda el nudo y la esperanza de que no sea en la garganta”. ¿Entre los músicos existe ese miedo a no prosperar?

Bueno, no a no prosperar, eso es una inquietud artística creo, lo de prosperar, que unos lo tienen más desarrollado que otros. A nosotros nos preocupa. Nos preocupa quedarnos siempre en el mismo sitio. Intentamos hacer las cosas de manera lógica y coherente pero que siempre signifique una evolución para lo que representa la banda. Lo de no prosperar en el sentido de que el público te siga apoyando o no es un miedo que tenemos todos ¿no? Al final todos hacemos un disco para que lo escuche cuanta más gente mejor y quieres ir a una sala y que venga gente a verte tocar. Claro que es una preocupación que tenemos todos, pero yo creo que si eres honesto con tu trabajo no tienes que preocuparte por eso.

“No habrá más pausa, no habrá miedo, no habrá sanción, mención ni premios”. ¿Ganando premios es como los músicos se sienten realmente valorados?

En nuestro caso no. Evidentemente es un alago y es algo que celebrar, no vamos a decir que no, no nos entristece que nos den un premio (bromea). Pero lo cierto es que no es nuestro fin último. Nuestro fin último es puramente creativo.

En ‘Casi todo’ decís algo muy descriptivo de la situación actual: “Ahora hacemos tantas cosas que antes por temor irracional dejamos de lado”. ¿De verdad hay más libertad y hacemos más cosas o nosotros mismos dejamos de ser libres por tratar de mostrar apariencias?

Bueno creo que últimamente hay un movimiento de autocensura importante, parece que estamos a la que salta para censurarnos a nosotros mismos ¿no? Está bien que siempre que haya una idea exista la contraria, pero creo que últimamente sobre todo en redes sociales nos estamos poniendo demasiado a la defensiva con cosas que igual no tienen tanta importancia como la que le damos. Es una opinión personal, eh.

Tenemos todo el tiempo del mundo pero cada día estamos más ocupados con otras cosas que no tienen nada que ver con vivir"

Y vosotros, ¿habéis dejado de hacer cosas por miedo al qué dirán?

No, en realidad nuestra vida en ese sentido no ha cambiado prácticamente nada. Quiero decir, yo voy a comprar el pan y no me hacen fotos ni nada de eso (bromea). Paso totalmente desapercibido. La gente que quiere hacerse alguna foto o charlar suelen ser el 99’9 por cierto gente muy educada y con la que da gusto.

Pedís ‘Piedad’ mediante un “hablar por costumbre hasta que algo absurdo nos alumbre”. ¿Nos estamos volviendo inmunes a temas realmente importantes?

Sí, pero también creo que no es algo que ocurra ahora. Llevamos viendo en televisión montones de atrocidades y barbaridades que pasan, que como no pasan a tu lado… también es una reacción normal. No es que seamos fríos o despiadados, te toca mucho más que un familiar tenga algún problema que algo que ocurre tan lejos, lo que no quiere decir que no te preocupe y que sientas la necesidad de ayudar de alguna manera.

Quizá relacionado con la situación actual también está el tema ‘Aprendemos a nadar’, al menos esa es la interpretación que le doy a “has venido por algo mayor, algo que nazca en el terror”. ¿Qué nos ocurre a la sociedad?

Me gusta que digas eso porque la intención de las letras es dejarlas lo suficientemente abiertas como para que cada uno lo adapte a su situación personal. En este caso, ‘Aprendemos a nadar’ habla de distanciarse de algo que se va gastando muy poco a poco y que seguramente no tenga vuelta atrás pero que sigue ahí, creo.

“Hemos ganado tiempo” lo repetís muchas veces… pero igual lo estamos perdiendo…

Sí (ríe). Esa es la frase sarcástica de la canción. Toda la canción creo que tiene un mensaje bastante claro y esta en realidad lo que dice es absolutamente lo contrario, lo estamos perdiendo. Habla un poco de que este mundo en el que vivimos, rodeados de redes sociales, de tecnología, todo está al alcance de la mano, todo es inmediatez… Cuesta realmente despegarnos del trabajo, despegarnos del móvil, hacer piñas, vivir los unos con los otros… Vale, es un topicazo, pero sí que es verdad que pasa. Tenemos todo el tiempo del mundo y tenemos una esperanza de vida enorme pero cada día estamos más ocupados con otras cosas que no tienen nada que ver con vivir.

“Cambia el gesto serio, ya han caído los imperios (…) Se te rompe entre las manos y esa sangre nunca salta del tapiz”. ¿Qué nos cuenta ‘A dónde ir’?

Esto es aquello que tanto te duele tuvo su momento, pero todo pasa, lo bueno y lo malo. “Esa sangre nunca salta del tapiz” es porque nosotros somos muy de cine, nos encanta el cine y de vez en cuando nos encanta meter alguna frase muy visual. Un tapiz es como una alfombra que se cuelga en la pared y “la sangre que nunca salta del tapiz” es esa mancha que vas a tener que ver el resto de tu vida, que va a estar ahí y que no importa. Pasó, fue negativo o positivo, pero va a estar ahí para siempre. Lo asumes y sigues hacia adelante.

El hincapié en las letras es para saber si los músicos creen que actualmente se valoran tanto las letras como el tiempo que se les dedican. ¿O nos estamos convirtiendo en consumidores de ‘música rápida’?

Hay de todo, pero siempre ha sido así. No creo que nadie se pare a analizar las letras de AC/DC, pero no por eso van a ser un grupo peor. Cada grupo tiene su historia y cada tipo de música tiene la suya, igual que nadie se va a sentar a examinar concienzudamente a analizar lo que dice ‘Despacito’, pero le servirá de puta madre para pegarse un baile con alguien o echarse unas risas o lo que sea. Nosotros sí que tenemos muy en cuenta eso, es algo que nos gusta y que nos preocupa, pero tampoco pretendemos que nadie vaya a romperse la cabeza con nuestras letras.

¿Qué escucha Viva Suecia?

Uf, qué no escucha Viva Suecia (ríe). Pues si estuviera aquí Jess te diría grupos que solo conoce él y que la mayoría están bastante bien, es nuestro Spotify personal. Nos encanta Call of Horses, Wilco, Radiohead, The National, Nudo Zurdo, nos encanta Iván Ferreiro, no sé, es que hay tantos tantísimos. Mira, el otro día estuvieron aquí en Madrid Cigarettes After Sex, buenísimos. Los Fleet Foxes, los Arcade Fire… no sé, ¡hay tantos!

Viva Suecia disfrutaría un concierto con…

Iba a decir Iván Ferreiro, pero es que lo digo tantas veces que va a pensar le acoso… (bromea). ¿Telonear o compartir escenario? –pregunta y se aclara que es compartir escenario-. ¿Compartir escenario? Voy a decir alguien internacional que siempre decimos nacionales… Con Wilco, con Wilco nos encantaría.

Aunque tenéis la agenda completa tras el fin de gira, ¿qué será lo primero que haréis ese 24 de febrero cuando acaba esa kilométrica gira por España?

Cuando acabe la gira, no sé cuándo será, pero lo primero que vamos a hacer es descansar. Pero no va a ser más de un mes, porque no vamos a aguantar más de un mes sin salir a tocar. Estoy seguro.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba