Análisis genético

Cómo un servicio de genealogía genética condujo al asesino de Golden State

La policía de Sacramento revela que llegó hasta él 40 años después de sus crímenes gracias al ADN de un familiar que utilizó los servicios de la empresa GEDmatch. La revelación pone en aprietos a este tipo de compañías de análisis genético.

Joseph James DeAngelo fue detenido esta semana después de 40 años de búsqueda
Joseph James DeAngelo fue detenido esta semana después de 40 años de búsqueda Efe

Detener a un presunto asesino 40 años después de cometer sus crímenes es una hazaña poco frecuente y especialmente complicada desde el punto de vista policial. Por eso cuando el pasado martes los agentes detuvieron a Joseph James DeAngelo en el tranquilo barrio de Citrus Heights, en Sacramento (California), la noticia saltó a los informativos de todo el mundo. A DeAngelo le buscaban desde hace décadas por haber cometido doce asesinatos y al menos 50 violaciones en California entre 1976 y 1986. Pero a sus 72 años, y después tanto tiempo desaparecido del mapa, al conocido como 'asesino de Golden State’ se le vino abajo su plan de evasión perfecto por un detalle que no habría podido prever: las muestras de ADN que un familiar dejó en una conocida empresa de análisis genéticos que la gente utiliza para encontrar a sus parientes o conocer de dónde proceden sus ancestros.

A DeAngelo se le buscaba por 12 asesinatos y al menos 50 violaciones cometidos entre 1976 y 1986

Según informan los diarios locales The Sacramento Bee y Mercury News, el equipo de la fiscal Anne Marie Schubert llevaba mucho tiempo tratando de localizar alguna pista a partir de una muestra de ADN que el autor de los asesinatos habría dejado en uno de los escenarios. En el año 1986 no se había secuenciado el genoma humano ni se disponía de la capacidad comparativa que tenemos hoy día. Pero con las herramientas actuales y las muchas bases de datos que existen en la red, tal vez pudieran tirar de algún hilo. Y así fue. Los agentes comenzaron cotejando la muestra del sospechoso con los perfiles genéticos disponibles online en varias empresas que prestan este tipo de servicios de genealogía genética. Cuando encontraban una posible coincidencia, los investigadores exploraban los árboles genealógicos de la persona en busca de posibles sospechosos.

Joseph James DeAngelo
Joseph James DeAngelo Efe

El 19 de abril los agentes descubrieron que uno de los perfiles que presentaba coincidencias era el de DeAngelo y vieron que había vivido en las zonas donde ocurrieron los ataques y que la edad que tenía por entonces coincidía con la del autor de los hechos. El siguiente paso fue recoger una muestra del ADN del sospechoso que había dejado en alguno de sus desechos cotidianos (no han especificado en qué) y cotejarlo con la muestra encontrada en los escenarios del crimen hace casi 40 años. Y voilà. El viernes 20, hace ahora una semana, los policías tenían una coincidencia en el perfil genético, pero para asegurarse decidieron obtener una segunda muestra y volver a comparar. La segunda vez no hubo ninguna duda de que tenían al posible asesino y en pocas horas se pusieron en marcha para materializar su detención.

Lo que ha trascendido ahora es que los datos que facilitaron la captura de DeAngelo salieron de la empresa GEDmatch, que ofrece sus servicios de rastreo genético online. Y la noticia también ha sido una bomba en las compañías del sector, en tanto en cuanto plantea un nuevo posible uso del material genético de los donantes que no estaba especificado en las condiciones de uso. De hecho, GEDmatch despliega ahora un aviso a sus usuarios en el que informa de que la detención del ‘asesino de Golden State’ se produjo gracias a sus datos, y sin necesidad de una orden, e insiste en que quienes envíen su ADN deben ser conscientes de esta posibilidad. “Es importante que los usuarios de GEDmatch entiendan los posibles usos de su ADN, incluida la identificación de familiares que hayan cometido delitos o hayan sido víctimas de ellos”, avisan. Y a continuación advierten: “si te preocupan los usos no genealógicos de tu ADN, no deberíais subirlo o deberíais borrar lo que haya sido subido”.

“El proceso es realmente el habitual en un proyecto de investigación genealógica”, asegura la especialista Margaret Press en The Atlantic. “No es diferente de encontrar a una persona adoptada”. Precisamente hace unos meses Press y su equipo del DNA Doe Project descubrieron la identidad de una mujer asesinada en 1981 secuenciando su genoma a partir de una muestra bastante deteriorada. Su rastreo consistió en buscar coincidencias con los perfiles archivados en la web Ancestry.com, donde localizaron a una prima de la víctima, a la que llegaron tirando del hilo y resultó ser una mujer llamada Marcia King.

Recientemente se identificó a una mujer asesinada en 1981 gracias a los datos obtenidos en una de estas webs

Para los expertos en la materia, el caso del ‘asesino de Golden State’ va a provocar una gran polémica y puede poner en apuros a las empresas de este tipo, aunque aclaran que existe una diferencia fundamental entre lo que hacen compañías como 23andMe y Ancestry y los servicios que ofrece GEDmatch. Las primeras no comparten su información con la policía y es muy dudoso que se pudiera forzar legalmente a hacerlo, dado que protegen los datos de sus usuarios con sus modelos de contrato y sus abogados. El resquicio legal viene porque los usuarios pueden coger los archivos genéticos que han conseguido en estas empresas y subirlos voluntariamente a un servicio abierto como GEDmatch. El aliciente es que en esta web se puede comparar tu ADN, incluso pequeños fragmentos, con el de otra persona en busca de coincidencias.

Esta cultura abierta de compartir los datos genéticos con terceros es la que ahora se ve en el punto de mira y pondrá a las empresas de análisis genético en dificultades. En los últimos meses ya habían sufrido un duro impacto en Estados Unidos al conocerse que al contratar un seguro de vida las aseguradoras pueden obligarte a darles tus datos genéticos si has usado los servicios de una de estas empresas. La pregunta ahora es si la gente- en pleno debate sobre la privacidad y los abusos de Facebook - querrá seguir pidiendo sus datos genéticos a este tipo de empresas y compartirlos con otros sabiendo que pueden usarse en investigaciones policiales que pueden implicar a familiares o provocar otras situaciones inesperadas.

Más indo: El oráculo de los test de saliva (Next)



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba