Aeronáutica

Un prototipo realiza el primer vuelo iónico sin turbinas, inspirado en Star Trek

Es un viejo sueño futurista: aeronaves que vuelan propulsadas por la diferencia de cargas eléctricas y sin necesidad de partes móviles. Un equipo de ingenieros ha conseguido hacer volar el primer prototipo que se mueve gracias al viento iónico y sin propulsión.

Un prototipo realiza el primer iónico sin turbinas, inspirado en Star Trek
Un prototipo realiza el primer iónico sin turbinas, inspirado en Star Trek MIT

Steven Barrett fue uno de esos millones de niños que creció fascinado por las tecnologías que aparecían en la serie Star Trek. Cuando veía aquellas naves espaciales que se deslizaban sin necesidad de hélices ni otras partes móviles. “Esto me hizo pensar, de cara al futuro, que los aviones no deberían tener propulsores ni turbinas”, asegura. “Deberían ser más bien como los gentiles transbordadores de Star Trek que tienen simplemente una luz azul y un planeo silencioso”.

“Se abre la vía para construir aeronaves más silenciosas, simples y sin emisiones”

Varias décadas después, este ingeniero del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) acaba de convertir sus sueños de infancia en realidad fabricando la primera aeronave propulsada por el empuje electrodinámico producido por la diferencia de cargas, también conocido como viento iónico. En un trabajo publicado este miércoles en la revista Nature, él y su equipo describen la construcción de este prototipo de aeronave, de 5 metros de envergadura y 2,45 kilos de peso, provisto de una batería de 500 vatios y una serie de electrodos que cargan el aire alrededor de las alas. Una vez que se pone en movimiento, estos cables actúan apartando los electrones del aire circundante. Las moléculas que quedan atrás son ionizadas de nuevo y atraídas por los electrodos cargados negativamente en la parte trasera del avión, con lo que se consigue el empuje.

En una serie de diez ensayos realizados en el interior de un gimnasio del MIT, Barrett consiguió hacer volar la aeronave una distancia de 60 metros, en un momento histórico que recuerda al de las famosas primeras pruebas de los hermanos Wright. El avance es especialmente prometedor porque se trata de la primera vez que se consigue hacer volar un prototipo sin necesidad de hélices y motores convencionales, lo que abre una nueva era en el diseño de dispositivos voladores. Las limitaciones técnicas hacen que de momento sea impensable aplicarlo a aviones de mayor tamaño, pero los autores creen que podría ser especialmente útil en el diseño de drones, ya que esta tecnología es completamente silenciosa y no depende de combustibles fósiles.

“Este es el primer vuelo de la historia de un avión sostenido sin partes móviles en su sistema de propulsión”, asegura Barrett. “Esto ha abierto potencialmente nuevas e inexploradas posibilidades para construir aeronaves más silenciosas, mecánicamente más simples y permite prescindir de las emisiones asociadas a la combustión”. El primer paso, especulan, quizá podría ser crear sistemas híbridos que combinaran ambas tecnologías para mejorar su rendimiento.

Referencia: Flight of an aeroplane with solid-state propulsion (Nature) DOI 10.1038/s41586-018-0707-9



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba