Tormenta sobre el Pacífico. Imagen tomada a 11.000 metros sobre Panamá.
Tormenta sobre el Pacífico. Imagen tomada a 11.000 metros sobre Panamá. © Santiago Borja

Entrevista

El piloto que fotografía tormentas nocturnas: “Es como estar en otro planeta”

Desde la cabina de su Boeing 767, Santiago Borja ha captado la increíble belleza de las tormentas que cada día se desatan sobre nuestro planeta. Conversamos con él durante una de sus escalas en Madrid.

Cuando uno mira las instantáneas tomadas por Santiago Borja, siente que está ante un instante de belleza único y efímero, que se habría perdido para siempre si no fuera por su paciencia y sagacidad. En ellas apreciamos enormes arcos eléctricos que cruzan el cielo de un extremo a otro e iluminan el océano a muchos kilómetros de distancia, gigantescos cumulonimbos que se alzan en la oscuridad como gigantes enfurecidos y ofrecen una idea de las dimensiones del cielo como pocas veces hemos visto.

Noche estrellada con cumulonimbo iluminado al fondo
Noche estrellada con cumulonimbo iluminado al fondo © Santiago Borja

A sus 32 años, este copiloto ecuatoriano sobrevuela cada semana el Atlántico entre Quito, Madrid y Nueva York y aprovecha los momentos en que está libre en la cabina para sacar su cámara y fotografiar las tormentas que se encuentran por el camino. En las redes le conocen con el sobrenombre de “stormpilot” (piloto de las tormentas) y su trabajo le ha valido numerosos premios y reconocimientos de los medios más prestigiosos. Charlamos con él durante una de esas escalas en Madrid, en una helada noche de diciembre, con las coloridas luces navideñas sobre nuestras cabezas.

¿Cuántas tormentas nocturnas ha fotografiado en los últimos años?

Algunos cientos. Porque en todos los vuelos te encuentras al menos con una. Es muy raro que no encuentres tormentas, también diurnas. Pero la iluminación es el sol directo y no tiene mucha gracia. Y, además, de día no ves los rayos, no te llama tanto la atención.

¿Recuerda su primera foto del cielo?

Empecé hace unos cuatro años. Cogí una cámara vieja que me regaló mi papá, de estas de rollo, y empecé a jugar. Volaba con un capitán, que se retiró ya, apasionado de la fotografía, que fue quien me aconsejó. Al principio fotografiaba los típicos paisajes de día, el océano, que es muy interesante, las formaciones nubosas en mitad del Atlántico, las costas. Y luego empecé a ver las tormentas y me costó un poco, pero empecé a sacar la técnica, porque tiene su truco.

“En todos los vuelos te encuentras al menos con una tormenta”

En las imágenes que toma las tormentas se ven cerca, ¿están próximas o es cuestión de zoom?

Algunas sí, pero en general siempre pasamos al menos a 20 millas, que son unos 36 km de distancia. Tienes una radar con un alcance de más de 400 km que puedes empezar a ver lo que hay adelante. Cuando ya está como a 100 km sabes con bastante certeza qué es, de qué tamaño es… Hablas con el control, le pides un desvío de tantas millas, o de tal rumbo, y te empiezas a desviar.

O sea, que el avión nunca pasa por una tormenta.

Las tormentas hoy en día son uno de los menores riesgos que hay dentro de la aviación. Las partes más críticas del vuelo siguen siendo el despegue y aterrizaje. Un avión viaja a 800 km/h y una tormenta nunca se va a mover a más de 100 km/h como mucho, así que es más o menos como ir conduciendo y evitar un bache que ves desde lejos. En cualquier momento tomar la decisión de desviarnos un poco más o incluso dar la vuelta, no pasa nada.

Aparato eléctrico frente a las costas de México
Aparato eléctrico frente a las costas de México © Santiago Borja

¿Siempre son grandes cumulonimbos?

Sí, es justamente este fenómeno, la tormenta que sube. Muchas alcanzan unos 14 o 15 kilómetros de altura. La primera foto que hice que tuvo mucho impacto fue porque la tormenta era rara por la zona donde se tomó. Era sobre Panamá. La puse en Twitter y más que aficionados a la fotografía me contactaron meteorólogos y científicos de universidades. Era tan poderosa que incluso superaba la tropopausa, que es este límite natural de las tormentas, y se veían unos “overshooting tops” producidos por la propia inercia. Me escribió un tipo de la NASA, que me dijo que al principio solo le parecía bonita, pero cuando supo que era en Panamá se quedó loco porque esa tormenta no tenía por qué estar ahí. Suelen suceder en otros lugares, como Asia.

¿Desde el avión impresionan?

Impresiona muchas veces la escala, el tamaño que tienen. Cualquier cosa humana es diminuta en comparación. Ves una ciudad y es una miniatura al lado de ellas.

“No hay mucha gente que esté allí arriba con una cámara en ese momento”

¿Le cogió el gustillo solo por su belleza?

Por la belleza estética y porque hasta ahora es algo que no es muy común de verse. No creo que yo sea tan buen fotógrafo, sino que he tenido la oportunidad de retratar algo que hasta ahora no ha sido tan retratado. No hay mucha gente que esté allí arriba con una cámara en ese momento.

Supongo que le preguntarán muchas veces cómo puede hacer fotos mientras pilota.

Es la pregunta que todo el mundo me hace (risas). Yo por lo general tengo dos momentos muy buenos para hacer fotos. Cuando voy de pasajero y me llevan a donde tengo que volar, en tránsito, o cuando me turno con mis compañeros pilotos. En este vuelo a Madrid venimos cuatro pilotos y vamos cambiando a los controles.

En esta imagen se aprecian las estrellas movidas por la larga exposición de la fotografía
En esta imagen se aprecian las estrellas movidas por la larga exposición de la fotografía © Santiago Borja

¿Y cómo es la dinámica? ¿Desde dónde haces las fotos y cómo se sujeta?

Al final no tienes mucho donde sujetarte, lo tienes que hacer a pulso. La ventaja de cabina es que tienes estos asientos de observador, que van detrás del piloto, con unas ventanas muy grandes, más limpias y más nítidas que las de pasajero, y además no tiene ese reflejo de la luz interior, porque vas a oscuras y la ventana no es doble. Es mucho más gruesa y está calentada, pero es de cristal.

¿Y están en un lateral?

Todas mis fotografías están hechas desde los laterales. Mucha gente piensa que las tormentas están delante y no es así, porque siempre dejas las tormentas a un lado, incluso un poco hacia atrás a veces, a lo que te da la ventana.

¿Cómo se prepara?

Bueno, la cámara la tienes que tener lista. Y casi todo lo hago manual, enfoque al infinito, le pongo una goma en el anillo de enfoque para que no se mueva. Después pones el modo manual, la apertura lo que más te dé y lo que tienes que hacer es jugar un poco es con el ISO y la velocidad. Y ya depende de la intensidad de la tormenta. Si está un poco lejos tienes que subir el ISO. Si está más cerca tienes que bajarlo. Si tienes luz de luna, por ejemplo, tienes que poner menos tiempo porque si no sale el movimiento, porque hay mucha luz. Si está todo oscuro tienes la ventaja de que puedes hacer una exposición larga. Mis fotos suelen ser de más de un segundo.

“El flash de mi cámara es el relámpago. Sin él, las fotos salen negras”

¿Y las fotografías no salen movidas?

En realidad sí. Es un truco que se usa en la fotografía de estudio, cuando intentan hacer una foto muy rápida. Si quieres hacer una foto de 1/10.000 y la cámara te da 1/4.000 lo que hacen es ponerlo todo oscuro y hacer una foto larga, no importa cuánto tiempo porque está todo oscuro. El flash está a 1/10.000 y es como si dispararas a esa velocidad. Y el flash mío es el relámpago. Si no hay relámpago la foto sale negra, y si hay relámpago es como si hicieras una foto rápida.

“Es casi como estar en el espacio, te dan ganas de subir un poco más”

Entonces como no sabe cuándo va a salir el relámpago, ¿va un poco al azar?

Hay que ir al azar y es un poco cuestión de suerte. Me he perdido muchas buenas oportunidades porque justo no estaba abierto el obturador. Te delatan, por ejemplo, las estrellas. En algunas de mis fotos tienen movimiento, es porque estuvieron expuestas dos segundos. Ahí te das cuenta de que hubo movimiento de la cámara. Eso fue lo que más me costó aprender. Al principio me decían que no se podía. En todo curso de fotografía te dicen que es imposible, necesitas un trípode, que no se mueva, etc.

Imagen tomada sobre Ecuador, en la que se aprecia un gran rayo en forma de L
Imagen tomada sobre Ecuador, en la que se aprecia un gran rayo en forma de L © Santiago Borja

¿Cuáles son sus fotos favoritas?

Me gustan bastante dos fotos, que creo que son las que más han llamado la atención. La primera es la de Panamá, porque es una de las más claras y quedó tercera en un concurso de National Geographic, la publicó en Washington Post, y tuvo mucho eco. Y la otra es una que me salió justo sobre Ecuador, es un rayo que sale de la tormenta y cae al piso totalmente fuera de las nubes. Por lo general el rayo ilumina dentro de la tormenta, y aquí tú ves la descarga eléctrica que hace una especie de L invertida, y aparte era un atardecer, y no es como las otras, oscuras, se ve un poco el día. Es chévere.

¿Qué fenómeno es el que más le ha llamado la atención desde la cabina de piloto?

Sobre todo las líneas de tormentas, aunque a veces es difícil de plasmarlas. Les he hecho fotos, pero no se ve la escala, pero algunas ves en el radar que tienen un ancho de 100 km. Es un muro, una pared de 100 km que tira rayos varias veces por segundo, una cosa impresionante. Tan grande que a 150 km antes tú ya te desvías, y te desvías una distancia el equivalente a todo mi país, o sea una cosa increíble. Ahí te das cuenta de la escala de los fenómenos.

¿Y los huracanes y otros fenómenos a mayor escala?

En realidad en esta escala es todo tan grande que tú ves a lo lejos unas nubes y el huracán estará como 100 km detrás. Si hay un huracán directamente te desvías 300 km y ni siquiera te acercas. Hace unos meses hubo tres huracanes al tiempo en el Atlántico y volamos a través de los tres, pero si lo ves la ruta a una escala más cercana ves que pasamos tan lejos que ni siquiera vimos nubes. Era un atardecer soleado.

Santiago Borja, en la cabina de su Boeing 767
Santiago Borja, en la cabina de su Boeing 767 © Santiago Borja

Sus compañeros, ¿qué le dicen?

Al principio no lo entendían muy bien, luego les empezaron a gustar las fotos. Incluso gente que vuela conmigo que al principio lo veían como raro y luego le han tomado afición.

“Si esto fuera otro planeta, estaríamos con la boca abierta”

¿Cómo describiría la sensación que le produce sobrevolar una tormenta nocturna?

Es difícil describir la emoción, pero sí te sobrecoge. Te imaginas el planeta sin ciudades, sin la civilización. Muchas veces tengo la sensación de estar en otro planeta y es la que más me gusta. Si esto fuera otro planeta, estaríamos con la boca abierta. Tal vez estamos acostumbrados a ver los paisajes de reojo y no nos damos cuenta de que hay algo realmente interesante ahí. A veces incluso en la propia ciudad hay una tormenta a lo lejos y no le damos mucha bola. Justo en el último vuelo despegamos de Guayaquil, con nubes no muy altas, y veías un poco la inclinación del haz de luz y cómo hacia delante era de día y hacia atrás ya era de noche. Sobre todo si estás viajando norte sur, de un lado ves el sol y del otro negro negro. Es casi como estar en el espacio, te dan ganas de subir un poco más (risas).

* Para ver más fotografías de Santiago Borja recomendamos visitar su web o echar un vistazo a su libro "The Storm Pilot"

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba