Aves

Más de 400 millones de aves migrando en una sola noche

Un nuevo sistema permite predecir las migraciones de las aves gracias a los radares meteorológicos. Sus creadores esperan que sirva para reducir las muertes de estos animales.

Medición del radar en la noche entre el 5 y 6 de mayo de 2017 con récord de aves sobrevolando EE.UU.
Medición del radar en la noche entre el 5 y 6 de mayo de 2017 con récord de aves sobrevolando EE.UU. Benjamin Van Doren

A principios del mes de mayo, cuando la temperatura es cálida y el tiempo estable, hasta 420 millones de aves pueden volar simultáneamente sobre territorio de Estados Unidos en una sola noche. Es una de las mediciones realizadas por el equipo de Benjamin Van Doren y Kyle Horton quienes llevan años trabajando en un sistema que les permita distinguir las masas de pájaros volando en la oscuridad gracias a los radares meteorológicos.

En un trabajo presentado este jueves en la revista Science, los investigadores detallan el modelo que han elaborado a partir de los datos de 23 años de observaciones atmosféricas con 143 radares meteorológicos distribuidos por el territorio continental de Estados Unidos. Tomando estos registros y restando los datos sobre la nubosidad, los autores diseñaron un sistema de aprendizaje automático que permitía distinguir y monitorizar los movimientos nocturnos de las aves por todo el país. Mediante este modelo, Van Doren y Horton aseguran haber sido capaces de explicar el 81% de las variaciones en la intensidad y ritmo de las migraciones en EE.UU. y predecir sus movimientos con una anticipación de hasta una semana, además de ser capaces de calcular el número de aves que están atravesando el cielo en cada jornada.

“Nuestro modelo convierte los pronósticos meteorológicos en pronósticos de migración de aves”

“La mayoría de las aves cantoras migran de noche, y están muy pendientes del tiempo”, asegura Van Doren. “Nuestro modelo convierte los pronósticos meteorológicos en pronósticos de migración de aves para la zona continental de Estados Unidos”. Para modelar los movimientos y distribución de las aves, los autores han utilizado 12 variables, entre las cuales la temperatura ha sido la más determinante. “La intensidad de las migraciones es mayor durante las noches templadas, probablemente porque las temperaturas cálidas están asociadas con vientos favorables y la eclosión de hojas e insectos”, añade el coautor. El sistema se empezó a probar a principios de año y ya ofrece información en directo a través de la web del laboratorio de predicción migratoria de la Universidad de Cornell (birdcast.info), donde se actualiza cada seis horas. “Los radares llevan cerca de 75 años ‘iluminando’ el movimiento de las aves, todavía quedan descubrimientos importantes por hacer”, asegura Horton. “Con la migración a punto de llegar a su punto álgido, estamos emocionados de ofrecer nuestras predicciones de migraciones otoñales por primera vez”.

Cada años millones de pájaros surcan los cielo y muchos de ellos mueren en la peligrosa travesía debido a colisiones con estructuras fabricadas por los humanos como los aerogeneradores o vehículos, como los aviones. La capacidad de predecir el momento en que se producirán estas migraciones podría ayudar, según estos investigadores, a reducir su mortalidad, ya que las autoridades podrían tomar decisiones que minimicen el impacto de la actividad humana - como el tráfico aéreo - sobre estas masas de aves que cruzan el cielo. En Nueva York, esta misma semana los dos potentes haces de luz proyectados desde el lugar donde estaban las Torres Gemelas, como homenaje a las víctimas del 11-S, ha provocado una grave perturbación en miles de aves que han comenzado a migrar hacia el sur.

Los enormes haces de luz de homenaje al 11-S han desorientado a miles de aves

El homenaje consiste en 88 potentes focos dirigidos hacia el cielo que forman dos torres de luz se seis kilómetros de alto visibles dese tuna distancia de 100 kilómetros. Muchas aves están viajando ahora desde Canadá hacia zonas de México y Sudamérica se orientan por la luz de las estrellas y se quedan desorientadas ante estas señales, cuando no se estrellan contra los altos edificios. Las monitorizaciones mediante radar de Van Doren y Horton han recogido este cambio de comportamiento de forma clara. Mientras que solía haber una media de 500 aves sobre la zona cuando las luces estaban apagadas, al encenderlas el registro muestra cerca de 16.000. “Hay como una atracción magnética de las aves hacia estas luces”, aseguraba Horton esta semana en CBC. Conocer estos movimientos gracias al sistema de radar puede ayudar a evitar situaciones como esta y a que la población y las autoridades sean conscientes del impacto.

Referencia: A continental system for forecasting bird migration (Science)



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba