Ilusiones visuales

La ilusión de los colores que desaparecen, explicada

Si miras al centro de la imagen durante unos segundos, los colores desaparecerán y se fundirán en una capa del color del fondo. La ilusión se ha hecho viral en las últimas horas, pero ¿sabes cómo funciona?

La ilusión de los colores que desaparecen, explicada
La ilusión de los colores que desaparecen, explicada Bautsch (Wikimedia Commons)

Como ya hemos explicado algunas veces en Next, nuestra configuración sensorial puede hacer que en ocasiones veamos cosas que no están ahí o, al contrario, que dejemos de ver lo que estábamos viendo. En el caso la siguiente imagen, que se ha popularizado en redes en los últimos días, el resultado es espectacular. Si fijamos la vista en el centro de este cuadro de colores durante unos segundos, veremos cómo a poco se difuminan los distintos tonos hasta desaparecer y confundirse con el fondo. ¿Dónde han ido esos colores y por qué dejamos de verlos por unos instantes?

La imagen aparecida en la red social Reddit y que se ha hecho viral
La imagen aparecida en la red social Reddit y que se ha hecho viral NightBreeze13 (Reddit)


El efecto se conoce desde los en psicología de la percepción como “Fundido de Troxler” (Troxler Fading) y es una consecuencia de la forma en que se activan las células receptoras y las neuronas que envían la señal cuando vemos una imagen. Cuando fijamos la atención en un punto concreto, son las células de la fóvea (la región de la retina con mayor cantidad de receptores del color y en la que vemos con mayor definición) la que se pone en marcha. Nuestra visión periférica, en cambio, es menos precisa ya que a cada receptor le corresponden menos células ganglionares. Esto provoca que los campos receptivos sean más grandes en esta zona y que la información que trasmitan al cerebro sea más tosca y menos afinada.

El cerebro, ante la falta de información y de datos nuevos, ignora el estímulo que no tiene interés

En el caso concreto del Fundido de Troxler, descubierto por el médico suizo Ignaz Paul Vital Troxler en 1804, si fijamos la vista en un punto concreto, y el estímulo de la periferia permanece inmutable, la imagen de alrededor tenderá a desaparecer. ¿Por qué? Porque el cerebro, ante la falta de información y de datos nuevos, tiende a completar la información por su cuenta y eliminar el estímulo que no tiene interés. Esto se llama “adaptación neuronal” y actúa de la misma manera con los sonidos, los olores y con el tacto: es el mismo proceso por el que un mal olor deja de molestarnos al cabo de un rato, nos acostumbramos a un sonido o solo notamos los calcetines nada más ponérnoslos y no el resto del día.

Este mismo mecanismo de supresión de la visión periférica, tiene versiones en movimiento e igual de alucinantes que la primera. En la llamada “ilusión de Pacman”, al fijar la vista en el centro, los puntitos lilas se difuminan consecutivamente a medida que la rueda gira:

Ilusión de Pacman o Lilac Chaser

El efecto Troxler recuerda a la  ilusión visual de la rejilla organizada y desorganizada del investigador japonés Ryota Kanai que ya vimos en su día en esta misma sección sobre ilusiones visuales. Al mirar el centro de la siguiente imagen los laterales la rejilla que al principio parecía desordenada en la periferia, se ordenan “mágicamente” hasta quedar completamente alineados.

Ilusión de la rejilla: al fijarse en el centro, la estructura se arregla
Ilusión de la rejilla: al fijarse en el centro, la estructura se arregla Vozpópuli

Como nos explicaba el neurocientífico Luis Martínez Otero en su día, la clave del proceso no se produce en los fotorreceptores, sino en un segundo nivel anatómico de la retina, en una segunda capa situada bajo los receptores y formada por las llamadas células ganglionares. Estas células reciben la información de los receptores y la canalizan para que llegue al cerebro, pero en la zona de la fóvea, cada receptor tiene una célula ganglionar a su disposición, en una correspondencia de 1:1, mientras que en la zona de la periferia la correspondencia puede ser 1: 100. Es decir, que hay una célula ganglionar por cada 100 receptoras.

El efecto solo se produce con tonos pastel y con muy poco contraste luminoso

Esto significa que los campos receptores de la periferia son muy grandes, mientras que los de la fóvea son muy pequeñitos, lo que se traduce en mayor resolución. Esta falta de resolución, unida a la ausencia de cambios o contrastes fuertes, es lo que provoca este curioso efecto, que de hecho solo se produce con tonos pastel y con muy poco contraste luminoso entre los diferentes colores.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba