Neurociencia

Un fármaco para reactivar la plasticidad tras un infarto cerebral

Un equipo de investigadores ha probado una sustancia que ayuda a recuperar las funciones motoras tras un ataque isquémico. El agente ha sido probado con éxito en monos y ratones y es seguro en humanos.

Un fármaco reactiva la plasticidad tras un infarto cerebral
Un fármaco reactiva la plasticidad tras un infarto cerebral Blausen Medical Communications, Inc. (Wikimedia Commons)

Los primeros instantes después de un accidente cerebrovascular son fundamentales para la posibilidad de detener los daños y mejorar la recuperación. Una vez que ha provocado el daño, la principal terapia es la rehabilitación, que a menudo permite crear nuevas conexiones entre neuronas en el cerebro de forma natural, adaptación que se denomina plasticidad, lo que permite que los individuos recuperen algunas funciones, como la movilidad y el habla.

Hasta ahora no existe ninguna sustancia que permita mejorar este tipo de recuperación tras un infarto cerebral, ya sea por una embolia, un derrame o una isquemia, pero el equipo de Hiroki Abe presenta este jueves en la revista Science una nueva sustancia que mejora la plasticidad natural de la rehabilitación y contribuye a una mejora en la recuperación de la función motora. El estudio se ha hecho en ratones y monos y la sustancia también ha demostrado ser segura en humanos en pruebas clínicas anteriores.

Hasta ahora no existe ninguna sustancia que permita mejorar este tipo de recuperación tras un infarto cerebral

Una proteína conocida por su papel en la plasticidad y el aprendizaje es CRMP2. En este estudio, Abe y sus colegas analizaron cómo una pequeña molécula dirigida a CRMP2, el agente T-817 (edonerpic maleate), puede ayudar a incentivar la recuperación de las funciones motoras después de un accidente cerebrovascular. Para ello, los científicos entrenaron a ratones para completar una tarea en la que debían alcanzar su alimento y posteriormente estudiaron en qué medida lograban realzar esta tarea tras un accidente cerebrovascular, analizando diferentes combinaciones de T-817, rehabilitación y una sustancia de control que no afecta a la plasticidad del cerebro.

Los autores descubrieron que cuando se administraba T-817 junto con rehabilitación (pero no solo el fármaco) aumentaba considerablemente la habilidad de los ratones para realizar su tarea y alcanzar la comida. Abe y su equipo también realizaron experimentos similares en monos entrenados en una tarea que consistía en alcanzar y sujetar; tras el accidente cerebrovascular, los monos que recibieron T-817 tuvieron una recuperación más rápida de sus funciones motoras que aquellos que recibieron la sustancia de control y, lo que es más, la administración de T-817 resultó particularmente útil para restaurar funciones motoras más exigentes durante etapas más tardías de la rehabilitación.

Los monos que recibieron T-817 tuvieron una recuperación más rápida de sus funciones motoras

Como explica el especialista en plasticidad y circuitos neuronales Simon Rumpel en un artículo de análisis complementario, este resultado ofrece “una opción prometedora de tratamiento de los daños cerebrales después de la fase aguda” y se une a otras aproximaciones con pequeñas moléculas, anticuerpos, factores de crecimiento y estimulación cerebral.

Referencia: CRMP2-binding compound, edonerpic maleate, accelerates motor function recovery from brain damage | Supporting recovery from brain injury (Science)



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba