Coronavirus

Qué son los “correlatos de protección” y por qué son la clave en la carrera de las vacunas

Los principales grupos que compiten por sacar la primera vacuna contra la covid han demostrado ya que generan algún tipo de repuesta inmune, pero ¿es la buena? Ahora queda comprobar que esa repuesta protege realmente de la infección.

Qué son los “correlatos de protección” y por qué son la clave en la carrera de las vacunas
Qué son los “correlatos de protección” y por qué son la clave en la carrera de las vacunas Pixabay

La carrera para desarrollar una vacuna contra el SARS-CoV-2 avanza a toda velocidad. Esta misma semana la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca presentaban los resultados de los ensayos de fases I y II que indican que su candidato a vacuna es seguro e induce una fuerte respuesta inmunitaria. En la revista The Lancet se publicaban también esta semana los resultados de la fase II de la vacuna de la biotecnología china CanSino Biologics, que demuestran la producción de anticuerpos neutralizantes. Y los trabajos del grupo alemán BioNTech y de la compañía estadounidense Moderna avanzan en el mismo sentido.

Estos primeros resultados indican que la vacuna está produciendo algunas de las respuestas que se necesitan para proteger frente a la covid: una combinación de anticuerpos neutralizantes e inmunidad celular a través de los linfocitos T. Ahora se pasará a la fase III con un grupo mucho mayor de voluntarios para probar si son verdaderamente eficaces, pero aún no sabemos cuál será la estrategia exitosa ni si existe una combinación de estrategias para detener al coronavirus. En términos técnicos, aún desconocemos cuáles son los denominados “correlatos de protección”. “Es así como llamamos a los marcadores inmunológicos que se asocian a protección”, explica el investigador español Mariano Esteban, que trabaja en la creación de un candidato a vacuna española desde el CNB-CSIC. “Y son importantes porque se correlacionan directamente cuando se observa eficacia tanto en modelos animales como en los ensayos clínicos”.

La fórmula protectora

Durante todas las fases de la investigación los científicos van tratando de encontrar cuál es la combinación que protege, pero la respuesta no la tendremos hasta que avance la fase III de los ensayos. El científico Lucas Sánchez, que investigó en el diseño de vacunas durante años en el CNB-CSIC, explica lo que son los correlatos de protección con una metáfora sobre los cuerpos de seguridad. “El sistema inmune no responde a todas las infecciones por igual”, indica. “Igual que en la lucha contra emergencias hay bomberos, policías y militares, las células del sistema inmunológico son variadas en funciones, tiempos de actuación y zonas. A veces una infección es un incendio, y a veces es un atraco. Por eso no vale cualquier vacuna. No sirve de nada llamar a los bomberos para un atraco ni llamar a la policía para apagar un fuego”.

“Van a ser esas ligeras diferencias las que se determinen si una vacuna va funcionar o no”

Siguiendo con la misma metáfora, lo que han hecho los principales grupos de investigación que buscan una vacuna es activar la respuesta de estos agentes de seguridad en distintas proporciones y en distinto orden. Carmen Cámara, secretaria de la Sociedad Española de Inmunología, recalca además la importancia de que la intensidad de este estímulo sea suficiente para generar memoria inmunológica. “No solo es importante cuántos bomberos y policías mandes a la infección”, explica a Vozpópuli, “al final tienen que quedar algunos miembros de protección civil y bomberos patrullando” por si vuelve a aparecer el patógeno. Además, en gestión de catástrofes, recuerda, se suele decir que si solo hay una carretera para llegar a la zona, antes de dejar pasar a la policía o al ejército debes dejar que lleguen los de protección civil, que son los que organizan. “Y en el sistema inmune este rol lo desempeñan los linfocitos TD4, que hacen la función de vigías”, apunta.

“Con cada infección nueva lo difícil es saber qué células serán las necesarias, en qué cantidades y en qué tiempos”, añade Lucas Sánchez. “Por eso los pacientes que han sufrido y superado una infección son tan importantes para el desarrollo de vacunas. Pueden tener la "foto" del "equipo clave" de nuestras defensas que es necesaria. Y saber qué células son necesarias ayuda y mucho a hacer una vacuna eficiente que las active”.

Los que han pasado la covid tienen la "foto" del "equipo clave" de nuestras defensas que es necesaria

Sobre la respuesta inmune que activa la estrategia de candidatos a vacuna sabemos poco, dado que los grupos aún no lo han publicado. “Lo que ven es que las células T de los pacientes responden a esa vacunación, midiendo la cantidad de interferón”, explica la doctora Cámara. “Las cultivan y ven si producen interferón- comparando entre gente vacunada o no vacunada- que es un mediador fundamental para montar la repuesta citotóxica”. Pero para saber cuál es la fórmula que protege a las personas de la enfermedad durante un tiempo suficiente, hay que probar con grupos humanos y esperar a que pase el tiempo.

“Antiguamente se probaban las vacunas inyectándolas y viendo si los humanos sobrevivían y se estaban curando”, afirma Sánchez. “Conforme la ciencia va avanzando, vamos buscando entender los mecanismos por los que algo funciona. Si quieres ver si una vacuna funciona, ahora la pones y recoges nuestras para ver qué poblaciones del sistema inmunológico estás estimulando directamente; los bomberos, policías o militares de la metáfora”. Cada una de las estrategias que se están probando desata una repuesta ligeramente diferente y “van a ser esas ligeras diferencias las que se determinen si una vacuna va funcionar o no”, insiste.

La claves es encontrar la combinación que haga que esa respuesta sea duradera y efectiva

La respuesta del interferón en estos primeros resultados de los grupos de investigación solo indica que el sistema inmune ha visto su “intrusión” y ha reaccionado, lo cual es señal de que pueden ir por el buen camino, pero la batalla se librará en encontrar la combinación que haga que esa respuesta sea duradera y efectiva. “¿Están todas las moléculas adecuadas para montar la respuesta? Y, lo más importante, ¿es suficiente?”, pregunta la doctora Cámara. Puede que al principio la vacuna proteja solo parcialmente como sucede con la de la varicela. O que se necesite una combinación de vacunas o varias dosis para conseguir proteger a las personas más vulnerables. “Teniendo en cuenta los plazos y la velocidad a la que se ha trabajado”, concluye Cámara, “con que tengamos una vacuna que nos pare un poco la enfermedad ya será un paso de gigante”.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba