Previsiones

La fascinante ciencia que nos espera en 2018

La edición genética en humanos, la primera imagen de un agujero negro y las misiones al sol serán algunos de los hitos más importantes del año científico que entra.

Una de las simulaciones del proyecto  EHT,  que pretende ofrecer la primera imagen de un agujero negro
Una de las simulaciones del proyecto EHT, que pretende ofrecer la primera imagen de un agujero negro Hotaka Shiokawa

Por su propia naturaleza es imposible predecir cuales serán los descubrimientos del año entrante, dado que muchos aún se estarán fraguando y otros son celosamente guardados por sus autores hasta el momento de su anuncio, pero sí podemos conocer de antemano en qué campos habrá resultados interesantes y qué proyectos están programados para este año. En 2018 se esperan grandes avances en terapias génicas, Inteligencia Artificial y habrá algunas misiones espaciales fascinantes. Estos son algunos de los hitos de la ciencia que esperamos este año:

Edición genética en humanos

Si 2017 fue el año de la herramienta CRISPR, 2018 será el año de los primeros ensayos clínicos en humanos para intentar paliar distintas enfermedades de carácter genético. Las conocidas tijeras CRISPR están revolucionando, junto a otras herramientas, la capacidad de los científicos para modificar el genoma y probar estrategias para revertir distintas afecciones. Hasta ahora se ha puesto en marcha con ratones y puntualmente en pacientes como el niño con piel de mariposa, al que regeneraron la piel o el paciente con enfermedad de Hunter , para quien diseñaron un tratamiento personalizado. En 2018 estas pruebas se harán de modo extenso y se llevará a cabo en Europa, por ejemplo, el primer ensayo clínico con pacientes de beta-talasemia, una enfermedad caracterizada por un problema en la producción de la hemoglobina. La idea es sacar la sangre, editarla con CRISPR para corregir el gen que produce mal la proteína en cuestión, y volver a introducirla en los pacientes. También se realizarán ensayos similares para el papilomavirus y la anemia de células falciformes.

Otro aspecto muy interesante es la aplicación de las técnicas CRISPR a la lucha contra el cáncer. Varios equipos están tratando de combinarlo con las conocidas inmunoterapias, que podrían ser aún mas eficientes. La Universidad de Pensilvania, por ejemplo, probará este sistema para tratar melanoma y sarcomas. Su intención es extraer las células T del sistema inmune de los pacientes, reforzarlas en el laboratorio y volverlas a implantar en el organismo para que luchen contra el cáncer de forma mas efectiva.

En 2018 se pondrá sobre la mesa con más fuerza el debate sobre si tenemos derecho a editar nuestro propio genoma. Ya hay algunos individuos, los llamados biohackers, que están usando kits para editar tu ADN de forma casera. Es el caso de Josiah Zayner, quien se ha inyectado un plásmido con una guía de CRISPR/Cas9 programada para dirigirse al gen de la mioestatina de sus células y dejar de expresarlo. Esto, espera, se traducirá en un aumento de su capacidad muscular.

Inteligencia Artificial

En 2017 vimos cómo las redes neuronales de Google dieron un salto exponencial en su capacidad. Una nueva versión del programa Alpha Go fue capaz de derrotar por 100 a 0 a la versión anterior aprendiendo por sí misma y solo unas semanas después, el programa Alpha Zero venció al mejor programa de ajedrez tan aprender en cuatro horas). La pregunta que está encima de la mesa es qué veremos en 2018 si se mantiene el ritmo de avance de estos sistemas de aprendizaje profundo. En agosto de 2017 más de un centenar de especialistas y fundadores de empresas de Inteligencia Artificial advirtieron sobre la necesidad de regular el desarrollo de robots militares capaces de matar sin control humano. En 2018 el debate seguiría encima de la mesa y quizá los gobiernos anuncien las primeras medidas de control.

'Hackear' el cerebro

La emergencia de estos sistemas de Inteligencia Artificial ha llevado a algunos pioneros, como Elon Musk a defender la necesidad de crear humanos mejorados que puedan estar a la altura de las nuevas máquinas mediante la implantación de chips que mejoren el rendimiento cerebral. En 2018 quizá veamos nuevos resultados de Neuralink, la empresa de Musk que nacía con la intención de construir un dispositivo implantable en el cerebro para aumentar las capacidades cognitivas de los humanos. Por su parte, Mark Zucerkberg ha puesto en marcha la empresa Building 8 con la intención de conseguir un sistema que permita transcribir lo que piensa una persona a un ritmo de hasta 100 palabras por minuto. La cantidad de dinero que han puesto estas grandes empresas hace pensar en desarrollos espectaculares en este campo.

Envejecimiento

Las fortunas de Silicon Valley también están invirtiendo en las investigaciones antienvejecimiento más prometedoras. Decenas de empresas están probando estrategias de regeneración celular, terapia génica o restricción calórica. En California hay una empresa que, a cambio de unos 8.000 dólares, inyecta a sus clientes un litro y medio de sangre joven para comprobar si, como sucedía en las pruebas con ratones, se producen efectos beneficiosos para la salud. La empresa Alkahest - participada por la millonaria Grifols - está estudiando sistemáticamente el plasma en busca de los componentes clave que le permitan fabricar un cóctel que frene enfermedades como el alzhéimer.  Recientemente el equipo de Juan Carlos Izpisúa consiguió revertir el envejecimiento celular en ratones mediante reprogramación celular, aumentado su longevidad un 30% y otros equipos han conseguido resultados prometedores prolongando la longitud de los telómeros de las células. En 2018 este será uno de los campos científicos que seguiremos con mas interés.

Exploración espacial

Rumbo a Marte. El año que entra es quizá el año en que recobraremos el interés por Marte. Al anuncio de hace unos días de Donald Trump sobre su intención de relanzar la exploración tripulada a la Luna y al planeta rojo, se suman las iniciativas privadas como la de Elon Musk. El cohete Falcon Heavy, de su empresa Space X, está ya en la rampa de lanzamiento para despegar, con un vehículo Tesla roadter en su interior. Su intención es ponerlo en órbita de Marte, una maniobra más publicitaria que científica, pero que marca el camino. Unos meses después, en mayo, la NASA lanzará la misión InSight que llegará en noviembre a la superficie de Marte y estudiará con detalle su interior y los movimientos sísmicos que se produzcan por impactos de meteoritos.

Exoplanetas. La búsqueda de exoplanetas es otro de los campos candentes en exploración espacial. En el mes de junio la NASA lanzará un nuevo telescopio que se sumará al trabajo de Kepler. El instrumento a bordo de TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) se centra en buscar los exoplanetas que estén solo en el radio de 300 años luz de la Tierra, los más cercanos.

Misiones al Sol. 2018 también será el año de las misiones al Sol y Mercurio. La Agencia Espacial Europea (ESA) lanzará en octubre su primera sonda a Mercurio, BepiColombo, y lanzará hacia el sol el Solar Orbiter, que se acercará a sólo 0,28 unidades astronómicas del Sol para estudiar la heliosfera. En verano, la NASA lanzará la Parker Solar Probe, que estudiará nuestra estrella mas cerca que ninguna misiono anterior. Se prevé que se acerque 5,9 millones de kilómetros del Sol, es decir 0.040 unidades astronómicas o el equivalente a 4,5 diámetros del sol.

Agujeros negros. Uno de los acontecimientos científicos del año será el anuncio de resultados del proyecto Event Horizon Telescope (EHT), una red de radiotelescopios repartidos por todo el mundo que ha recopilado miles de datos y observaciones para captar por primera vez una imagen de un agujero negro. En concreto, si todo sale como se espera, veremos una imagen detallada de Sagitario A*, el agujero negro que ocupa el centro de nuestra galaxia y del que solo se tienen pruebas indirectas.

Turismo espacial. Aunque no parece que Elon Musk vaya a ser capaz de poner a dos turistas en órbita de la Luna a finales de año como había anunciado, 2018 puede ser el año en que el turismo espacial en vuelos suborbitales empiece a ser una realidad. Se esperan anuncios de la compañía Virgin Galactic, de Richard Branson, tras el accidente de su nave hace unos años y sobre todo de  Blue Origin, de Jeff Bezos, que está robando su cohete Sephard para hacer vuelos suborbitales para turistas. La intención es subir a los turistas hasta una altura de 100 km, prácticamente el límite donde empieza el espacio, y retornarlos sanos y salvos a la Tierra. Hace unos días publicaron imágenes de su primer vuelo de pruebas y la cápsula se mantiene bastante estable durante la maniobra.

Cambio climático

A pesar de todos los avances en terrenos como la salud y la exploración espacial, el problema mas acucian para la humanidad sigue siendo el calentamiento global y sus consecuencias sobre el clima. En 2018 está previsto que se prueben algunas estrategias para disminuir la cantidad de CO2 en la atmósfera, como el sistema experimental de la empresa Global Thermostat, que empieza sus actividades este año. En 2018 un grupo de científicos de la Universidad de Harvard pondrán en marcha un primer experimento de geoingeniería y lanzarán un globo que rociará la alta atmósfera con una serie de materiales que reflejan la luz del sol para ver que efectos tiene a pequeña escala. Dado que algunos políticos como Donald Trump parecen estar dispuestos a boicotear todo esfuerzo para rebajar las emisiones de gases, quizá el futuro de nuestro planeta dependa de estas soluciones tan imaginativas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba