Alimentación

Nuestra caca también está llena de microplásticos

Un equipo ha analizado por primera vez la presencia de estos contaminantes en heces humanas. Todas dieron positivo y en ellas se identificaron hasta nueve tipos de plástico.

Botellas de plástico flotando en agua verde
Botellas de plástico flotando en agua verde Carol Mitchell (Flickr, BY-ND 2.0)

Los microplásticos con los que contaminamos la naturaleza ya no solo están en los océanos, en los peces y el plancton. Un equipo de investigadores acaba de documentar que también se encuentran en las heces humanas de varios voluntarios en varias localizaciones del planeta y que aparecen en una proporción de 20 partículas de microplásticos por cada 10 gramos de deposición.

El equipo de Philipp Schwabl ha presentado los resultados preliminares de su estudio en el Congreso Europeo de Gastroenterología (UEG) celebrado en Viena. El trabajo, auspiciado por la agencia medioambiental de Austria, consistió en monitorizar la actividad digestiva de un grupo de ocho voluntarios situados en diferentes países (Finlandia, Italia, Japón, Holanda, Polonia, Rusia, Reino Unido y Austria). Estos voluntarios anotaron lo que comieron durante una semana y en todas sus muestras de heces se hallaron restos de hasta 9 tipos diferentes de plástico, en especial polipropileno y tereftalato de polietileno, en fragmentos de entre 50 y 500 micras. El registro indica que todos ellos estuvieron expuestos a los plásticos presentes en las comidas embaladas y botellas de este material. Ninguno de ellos era vegetariano y seis de ellos consumieron pescado del mar.

“Este es el primer estudio que confirma lo que sospechábamos, que los plásticos llegan al intestino humano”

Los microplásticos son aquellas partículas de menos de 5 milímetros que se fabrican directamente en diferentes industrias o aparecen como consecuencia de la fragmentación de plásticos de mayor tamaño. Estas partículas pueden entrar en tracto intestinal e impactar en la salud humana influyendo en la respuesta inmune debido a la acumulación de sustancias tóxicas. “Este es el primer estudio de esta clase que confirma lo que hace tiempo que sospechamos, que los plásticos llegan al final al intestino humano”, asegura Schwabl. “Es especialmente preocupante lo bye significa para nosotros, y especialmente para los pacientes con enfermedades gastrointestinales”.

La producción de plástico no ha dejado de crecer desde la década de 1950 y se calcula que entre un 2 y un 5 por ciento de este material acaba en los océanos. Una vez allí es consumido por los animales y entra en la cadena alimentaria hasta que es consumido por los humanos. Cantidades significativas de microplásticos se han hallado ya en atunes, langostas y gambas. Además, los autores creen que una parte de la comida procesada resulta contaminada por los plásticos que se utilizan en el proceso de empaquetado, lo que podría ser otra vía de llegar hasta nuestro organismo.

Las partículas más pequeñas pueden entrar en la sangre, el sistema linfático e incluso alcanzar el hígado

“Mientras que las mayores concentraciones de plástico en animales se han encontrado en los intestinos, las partículas más pequeñas son capaces de entrar en el torrente sanguíneo, el sistema linfático y pueden incluso alcanzar el hígado”, sentencia el investigador principal. “Ahora que tenemos las primeras pruebas de microplásticos dentro de los humanos, necesitamos más investigaciones para entender qué implica para nuestra salud”.

Referencia: Assessment of microplastic concentrations in human stool - Preliminary results of a prospective study, Presented at UEG Week 2018 Vienna, October 24, 2018. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba