Cetáceos

Se busca una cría de ballena franca perdida en El Hierro

La cría fue avistada sin su madre a finales de diciembre. Un grupo de investigadores ha puesto en marcha una campaña de colaboración ciudadana para tratar de localizarla antes de que sea demasiado tarde.

Una imagen de la cría de ballena franca avistada en El Hierro sin su madre
Una imagen de la cría de ballena franca avistada en El Hierro sin su madre Fan Diving club

El pasado 22 de diciembre, mientras los niños de San Ildefonso cantaban los números de la Lotería, a un grupo de aficionados al buceo de la isla de El Hierro les tocaba su propio premio. Los miembros del club Fan Diving se cruzaron aquella mañana con una cría de ballena que nadaba en las aguas poco profundas del puerto de La Restinga, un ejemplar de apenas cuatro metros de longitud estaba sin su madre. Gracias a las imágenes que filmaron desde el barco, la ballena ha sido identificada como una cría de ballena franca Eubalaena glacialis, también conocida como ballena vasca, una especie que solo vive en el Atlántico Norte y es la más amenazada de extinción del mundo. Gracias a la grabación, los biólogos también han observado que los lóbulos de la aleta caudal de la cría aún no estaban completamente rígidos, lo que indica que nació muy poco antes del avistamiento.

Por este motivo, un equipo de investigadores de la Universidad de La Laguna y de observadores voluntarios han puesto en marcha una campaña de colaboración ciudadana para localizar a contrarreloj a esta cría de ballena antes de que sea demasiado tarde. El hecho de que estuviera sola puede ser debido a que la madre estuviera comiendo y después reencontrara a la cría, pero lo que parece más probable es que la madre haya muerto, dado que normalmente no se alejan de las crías tan pequeñas en las zonas de reproducción. “Si la cría está sola, debido a que la madre haya muerto por causas naturales o humanas, no tiene oportunidad de sobrevivir, dado que depende de la lactancia exclusivamente en sus primeros meses de vida” afirma Natacha Aguilar, investigadora de la Universidad de La Laguna extra en cetáceos.

“Las crías de grandes ballenas que varan cuando falla la lactancia suelen llegar a costa muy delgadas, tras consumir todas sus grasas de reserva, por lo que presumiblemente soportan varias semanas en el mar sin su madre”, añade el catedrático Alex Aguilar, de la Universidad de Barcelona. Esto sugiere que si la cría está sola, aún podría estar viva y, en este caso, no saber a dónde dirigirse y permanecer en las cercanías de su zona de nacimiento, a no ser que encuentre otra ballena y la siga, como ha sucedido en otros casos de adopción documentados. En el caso de localizar a la cría sola, aunque los investigadores no lo mencionan, quedaría una última opción para intentar salvarla, que sería llevarla hasta una ensenada o un lugar resguardado de la isla y tratar de alimentarla allí hasta que madurara, como se hizo en California en 1997 con una cría de ballena gris.

Imagen publicada para la búsqueda de la ballena
Imagen publicada para la búsqueda de la ballena Cortesía de Natacha Aguilar

Escenario positivo

Desde hace dos semanas, el barco y guardas de la Reserva Marina de Interés Pesquero Punta de La Restinga-Mar de Las Calmas, así como las investigadoras de la Universidad de La Laguna y numerosos voluntarios de El Hierro están buscando a la cría de ballena desde barcos y desde la costa, pero la meteorología variable y la dificultad de observar una cría hacen que la ballena pudiera seguir en El Hierro y no haber sido observada, o bien haber dejado la isla. En el escenario más positivo, en caso de que la cría consiguiera reunirse con su madre tras el avistamiento en La Restinga, sería muy importante localizarlas para poder identificar bien su origen genéticamente, ya que sería la primera vez en que una hembra de esta especie cría en aguas españolas y abre la puerta a la esperanza de una posible, aunque lenta, recolonización de la especie en el Atlántico Noreste.

Si siguen juntas, podrían permanecer en El Hierro hasta febrero y sería un paso para la recolonización de la especie

Las ballenas francas del Atlántico norteamericano permanecen en las áreas de cría con sus recién nacidos durante 2 o 3 meses antes de iniciar la migración de miles de kilómetros hasta las zonas de alimentación entre Estados Unidos y Canadá, explican los expertos. Por ello, lo esperable sería que si la cría de El Hierro ha reencontrado a su madre, ambas permanecieran en Canarias hasta al menos el mes de febrero. Dado que la ballena vasca está catalogada como en peligro de extinción, en el catálogo de especies protegidas, y como en peligro crítico de extinción en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), y debido al valor de esta cría en el contexto de una potencial mínima población reproductora en el Atlántico noreste, recalcan, es importante realizar todos los esfuerzos posibles para encontrar a esta cría y evaluar si está con la madre y su condición corporal, para la toma de decisiones.

Imagen publicada para la búsqueda de la ballena
Imagen publicada para la búsqueda de la ballena Cortesía de Natacha Aguilar

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba