Astronomía

La sonda europea Solar Orbiter publica las imágenes más cercanas del Sol

La imagen fue tomada a 77 millones de kilómetros de la superficie de nuestra estrella. Nunca antes se habían tomado imágenes del Sol a tan poca distancia.

La sonda europea Solar Orbiter publica las imágenes más cercanas del Sol
La sonda europea Solar Orbiter publica las imágenes más cercanas del Sol ESA

Las primeras imágenes de Solar Orbiter, la misión de la ESA para la observación del Sol, se han hecho públicas este jueves y en ellas se aprecian “indicios de fenómenos muy interesantes que hasta ahora no habíamos podido observar con detalle”, según los investigadores a cargo del proyecto.Lanzada el 10 de febrero, Solar Orbiter concluyó a mediados de junio su fase de puesta en servicio y efectuó el primer acercamiento a nuestra estrella. Poco después, los equipos científicos de Europa y Estados Unidos responsables de los diez instrumentos de la misión pudieron probarlos todos juntos por primera vez.

A pesar de las dificultades que los equipos experimentaron durante la puesta en servicio de la nave y los instrumentos debido a la pandemia de COVID-19, la primera campaña de imágenes ha sido todo un éxito. “Las primeras imágenes han superado nuestras expectativas”, reconoce Daniel Müller, científico del proyecto Solar Orbiter de la ESA. “Los diez instrumentos a bordo de Solar Orbiter funcionan muy bien y, juntos, ofrecen una visión integral del Sol y el viento solar. Así, confiamos en que Solar Orbiter nos ayudará a responder a preguntas de gran calado sobre el Sol”.

Nunca antes se habían tomado imágenes del Sol a tan poca distancia. Durante el primer perihelio, el punto en la órbita elíptica de la nave más cercano al Sol, Solar Orbiter llegó a77 millones de kilómetros de la superficie de nuestra estrella, aproximadamente la mitad de la distancia entre la Tierra y el Sol. Más adelante, la nave llegará a acercarse aún más.

En estos momentos, se encuentra en fase de crucero, ajustando gradualmente su órbita alrededor del Sol. Una vez en la fase científica, que empezará a finales de 2021, la nave llegará a situarse a 42 millones de kilómetros de la superficie de la estrella, más cerca de lo que se halla el planeta Mercurio. Los operadores de la nave irán inclinando su órbita para que esta pueda obtener la primera vista propiamente dicha de los polos solares.

“Ojos españoles” en el Sol

Solar Orbiter es una misión espacial fruto de la colaboración internacional entre la ESA y la NASA. Un aspecto destacado de esta misión es la aplicación de la novedosa tecnología de cristales líquidos.

Solar Orbiter es una misión espacial fruto de la colaboración internacional entre la ESA y la NASA. Un aspecto destacado de esta misión es la aplicación de la novedosa tecnología de cristales líquidos, una tecnología desarrollada por el INTA que ha permitido obtener el primer mapa magnético del Sol, que además es el primero obtenido de forma autónoma, es decir, desde el espacio y sin intervención humana. El mapa ha sido enviado a tierra por el instrumento SO/PHI (Solar Orbiter/Polarimetric and Helioseismic Imager),

Imagen del Sol con el telescopio de disco entero de SO/PHI (izquierda). Mapa del campo magnético solar obtenido con el mismo telescopio (centro). Campo magnético solar con el telescopio de alta resolución (derecha)
Imagen del Sol con el telescopio de disco entero de SO/PHI (izquierda). Mapa del campo magnético solar obtenido con el mismo telescopio (centro). Campo magnético solar con el telescopio de alta resolución (derecha) SOLAR ORBITER/ PHI/ ESA/ NASA

“El primer par de imágenes de SO/PHI muestra el Sol entero, tanto en intensidad de la luz como en polarización circular. El Sol se encuentra en un periodo de baja actividad y no se aprecian estructuras visibles en la imagen de intensidad, pero sí observamos estructuras magnéticas en su superficie en el mapa de polarización circular. La imagen de la derecha, obtenida con el telescopio de alta resolución, aporta el primer magnetograma autónomo realizado en el espacio”, indica Jose Carlos del Toro Iniesta, investigador del IAA-CSIC que colidera el instrumento SO/PHI. 

Esta autonomía es una de las singularidades de SO/PHI, posible gracias a su inversor electrónico, el primero de su categoría desarrollado hasta la fecha. En lugar de enviar los datos originales a tierra, este dispositivo permite hacer la ciencia a bordo: convierte las medidas en mapas de las magnitudes físicas solares, borra las primeras para liberar memoria y envía los segundos al centro de operaciones. “Normalmente, tal mapa se obtiene tras un tedioso trabajo realizado por 50 ordenadores en tierra tras un tiempo considerable”, destaca el investigador del CSIC.

Solar Orbiter es la primera misión espacial con liderazgo español en dos instrumentos: el instrumento EPD, el detector de partículas energéticas, liderado por la Universidad de Alcalá y la Universidad de Kiel (Alemania), y el magnetógrafo PHI, liderado por el Instituto Max Planck de Investigaciones del Sistema Solar (Gotinga, Alemania) y el IAA-CSIC. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba