Arqueología

Reconstruyen la voz de una momia de 3000 años

Un grupo de investigadores escanea y reconstruye el tracto vocal de un sacerdote que vivió en el antiguo Egipto y consigue reproducir un sonido con características parecidas a las que pudo tener su voz.

Imagen de la momia de Nesyamun durante el escáner
Imagen de la momia de Nesyamun durante el escáner Cortesía de Leeds Museums and Galleries

Tres mil años después, la voz del viejo sacerdote Nesyamun ha vuelto a sonar. El equipo de David HowardJohn Schofield ha escaneado el tracto vocal de la momia mediante una tomografía (TAC) y ha reconstruido una laringe en 3D con las mismas características. Después, mediante un sistema de síntesis de voz artificial, los investigadores han obtenido un sonido, de apenas un segundo, que nos ofrece una idea de cómo pudo sonar su voz hace tres milenios, cuando oficiaba las ceremonias del templo de Karnak en Luxor.

Los detalles se ofrecen en un artículo de la revista Scientific Reports publicado este jueves, en el que los autores describen esta prueba de concepto que puede ser un primer paso para recuperar las “voces del pasado”.  “Necesitábamos restos humanos con una buena conservación de los tejidos blandos en la zona de la cavidad torácica”, explica Schofield a Vozpópuli. “Obtuvimos entonces un TAC de alta resolución de esa zona y con ese escáner creamos un modelo impreso en 3D de la misma zona del órgano del tracto vocal donde se produce el sonido”.  Mediante la reproducción en 3D de la laringe de Nesyamun, consiguieron reproducir un solo sonido corto, que recuerda a una mezcla de las palabras en inglés ‘bed’ y ‘bad’, pero su intención, a largo plazo, es crear muestras más amplias y generar incluso un discurso con la voz de una persona del pasado. “Ahora hemos probado que nuestro método funciona, recreando un sonido que nosotros creemos que es ajustado. Este ha sido un primer paso esencial y emocionante de un proyecto en el que esperamos culminar recreando un discurso mediante modelos informáticos”.

La momia de Nesyamun se conserva en el museo de la Ciudad de Leeds, en Reino Unido, desde 1823, cuando llegó hasta aquí como parte de una colección de antigüedades egipcias. En 1824, el desvendado de la momia, en el que participaron científicos y médicos, fue el primer estudio interdisciplinar de este tipo y desde entonces se le han hecho todo tipo de pruebas, desde endoscopios a radiografías, para obtener información. Durante la Segunda Guerra Mundial, la colección que había llegado al museo en 1823 resultó destruida por los bombardeos y la momia de Nesyamun fue la única superviviente entre la destrucción.

Escáner del tracto vocal de la momia y gráfica del sonido reproducido
Escáner del tracto vocal de la momia y gráfica del sonido reproducido Howard, Schofield et al. Scientific Reports

De Nesyamun sabemos que era una de las personas más importantes de la corte del faraón Ramsés XI, que gobernó Egipto entre el 1113 y el 1085 a.C. Era un wab o ‘sacerdote puro’, la mayor autoridad religiosa con un nivel de ‘pureza’ que le permitía acercarse a la estatua de Amón, en la parte más sagrada e interior del templo. A partir del análisis de la momia sabemos que medía 1,70 m, que sufrió artritis, problemas en los ojos derivados de la diabetes y periodontitis, entre otras afecciones. Murió cuando rondaba los 50 años y su cuerpo fue embalsamado de una manera muy particular: sus manos están decoradas con henna y su boca está abierta con la lengua fuera, como si quisiera hablar. De hecho, en las inscripciones de su sarcófago hay información muy valiosa que animó a los investigadores a seguir con el proyecto, puesto que Nesyamun expresaba su deseo de hablar después de la muerte.

Nesyamun en el escáner
Nesyamun en el escáner Cortesía de Leeds Museums and Galleries

En la religión egipcia, pronunciar el nombre de una persona tenía un significado muy especial. Se creía que decir el nombre de alguien era hacerlo revivir y el propio muerto debía pronunciar su nombre y explicar en el juicio de Osiris que había sido virtuoso si quería acceder a la vida eterna. Si no era considerado “justo de voz” (puro), Ammyt, una criatura con cabeza de cocodrilo, se comía el corazón del fallecido. En las inscripciones del sarcófago, el sacerdote se considera a sí mismo “justo de voz” y pide que su cuerpo pase al mundo eterno para seguir sirviendo a los dioses, por lo que los autores del estudio consideraron que era el sujeto ideal para poner en marcha el proyecto.

El sarcófago en que se encuentra el sacerdote Nesyamun
El sarcófago en que se encuentra el sacerdote Nesyamun Cortesía de Leeds Museums and Galleries

Sobre la reconstrucción de la voz, los autores explican que las dimensiones y características físicas de las estructuras vocales de cada persona producen un sonido único. Basándose en esta idea, esperan poder avanzar y obtener un modelo que se parezca a la voz que alguna vez tuvo la persona fallecida. Para la física y divulgadora Almudena M. Castro, especialista en acústica y música, el estudio es muy interesante pero hay que ser cautos a la hora de hablar de la “voz”. Los propios autores, recuerda, hablan de "acoustic output" (salida acústica) del tracto vocal y no de “voz”. “Porque tienen solo una vocal, y saben que les falta la base de la lengua y el paladar blando”, explica.

“Si mañana Nesyamun nos mandase un audio de Whatsapp seguiríamos sin poder reconocerle”

“La voz tiene mucho que ver con el tracto vocal, pero también con otros factores que afectan al sonido: desde elementos que resuenan en el cuerpo (la cabeza especialmente) a la manera en que una persona usa y articula los sonidos de su idioma”, recuerda Castro. Por este motivo, a su juicio, el sonido que han obtenido no equivale exactamente a cómo habría sonado este sacerdote egipcio en vida, aunque la idea sea muy sugerente. “Si mañana Nesyamun nos mandase un audio de Whatsapp después de oír su “ae” seguiríamos sin poder reconocerle”, concluye. “Pero como primera prueba está llena de poesía y de posibilidades”.

Referencia: Synthesis of a Vocal Sound from the 3,000 year old Mummy, Nesyamun ‘True of Voice (Scientific Reports) DOI 10.1038/s41598-019-56316-y

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba