EPIDEMIOLOGÍA

¿Cuándo azotó la peste a los humanos por primera vez?

Un nuevo análisis genético indica que la bacteria afectó a las primeras poblaciones hace casi 5.000 años, mucho antes de lo que se pensaba. Los investigadores han identificado, además, el momento exacto en que la enfermedad empezó a ser virulenta.

La peste de Florencia en 1348, descrita por Bocaccio
La peste de Florencia en 1348, descrita por Bocaccio Wikimedia Commons

Se calcula que la diminuta bacteria Yersinia pestisha acabado con la vida de 200 millones de personas a lo largo de la historia. El primer testimonio de su presencia se remonta al siglo VI, cuando la llamada 'peste de Justiniano'acabó con centenares de personas en Constantinopla tras extenderse hacia el norte desde Egipto. Unos cientos de años después, en el siglo XIV, la misma bacteria acabó con entre el 30 y el 50% de la población europea, y una tercera oleada, en el siglo XIX, afectó a miles de chinos.  Pero, ¿cuándo empezó esta enfermedad a diezmar a las poblaciones del pasado? Durante años se sospechó que la conocida como "peste antonina", que afectó a Atenas hace 2 500 años, pudo ser un brote de Y. pestis, aunque los datos indican que pudo ser más un brote de viruela o sarampión. En cualquier caso, no se han encontrado pruebas de la presencia de la bacteria en ningún esqueleto humano de más de 1500 años.

La primera cepa de la mortífera bacteria apareció hace 5 783 años

Ahora, el equipo de Eske Willerslev, de la Universidad de Copenhague, ha realizado el mayor rastreo genético de la enfermedad hasta la fecha en busca de las primeras manifestaciones de la peste entre los humanos. Para el trabajo, publicado en la revista Cell, los investigadores han analizado 89 000 millones de secuencias de ADN obtenidas de 101 individuos de la Edad de Bronce que vieron en Europa y Asia. Las muestras analizadas, en su mayoría procedentes de dientes, se han obtenido de excavaciones arqueológicas y museos. Tras el estudio pormenorizado, el equipo de Willerslev encontró restos de Y. pestis en siete de los individuos, cuyos dientes tienen una antigüedad de entre 4 800 y 3 000 años. El análisis evolutivo indica también que la primera cepa de la mortífera bacteria apareció hace 5 783 años, miles de años antes de lo que se estimaba hasta ahora.

Uno de los datos más interesantes es que los genomas de la bacteria encontrados en estos individuos de la Edad de Bronce carecían de un gen llamado ymt conocido porque protege al patógeno dentro del intestino de la pulga, lo que le permite sobrevivir y utilizar al insecto como vector de propagación. Sin embargo, este gen aparece en los restos analizados procedentes de la Edad de Hierro, lo que lleva a los autores a concluir que la enfermedad empezó a ser transmisible por las pulgas hace entre 3 700 y 3 000 años.  Este resultado se contradice con estudios anteriores que afirmaban que la bacteria debió adquirir este gen de forma muy temprana debido a su importancia en el ciclo de la vida del patógeno. Otra de las expresiones genéticas que la hacen más letal - la que engaña al sistema inmune del huésped sobre sus flagelos - tampoco había aparecido en las cepas que afectaron a las primeras poblaciones.

La enfermedad empezó a ser transmisible por las pulgas hace entre 3 700 y 3 000 años.  

"Hemos descubierto que el linaje de Y. pestis se originó y se extendió mucho antes de lo que pensábamos y hemos estrechado la ventana a la época en que se desarrolló", explica Willerslev. "Este estudio cambia nuestra visión sobre cómo afectó la plaga a las poblaciones humanas y abre nuevos caminos para estudiar la evolución de las enfermedades".

Referencias: Early Divergent Strains of Yersinia pestis in Eurasia 5,000 Years Ago (Cell)  http://dx.doi.org/10.1016/j.cell.2015.10.009



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba