EVOLUCIÓN

El clima moldeó a los lobos

Un estudio basado en la variación de los fósiles a lo largo de 37 millones de años indica que el enfriamiento del planeta fue crucial en la evolución de los lobos. Su anatomía cambió y pasaron de ser depredadores deemboscada a corredores de fondo.

Dos especies extintas de cánidos,  'Hesperocyon' y 'Sunkahetanka'.
Dos especies extintas de cánidos, 'Hesperocyon' y 'Sunkahetanka'. Mauricio Antón

El cambio paulatino de las temperaturas y condiciones del planeta durante los últimos 37 millones de años afectó a los comportamientos predatorios de los cánidos de Norteamérica, desde los lobos a los zorros, según un estudio publicado este martes en Nature Communications.

Los lobos pasaron gradualmente de ser depredadores de emboscada a perseguidores.

El equipo de Borja Figueirido, de la Universidad de Málaga, ha examinado el registro fósil de estos animales y ha descubierto un cambio morfológico en las articulaciones de zorros y lobos que respondió a la existencia de espacios cada vez más abiertos y la necesidad de perseguir a sus presas en cortas y largas distancias.

Durante el último Cenozoico, explican los autores del trabajo, la Tierra experimentó un profundo cambio y pasó de ser caliente y húmeda a climas más fríos y secos, parecidos a los que tenemos hoy. Los fósiles de las plantas, por ejemplo, muestran un aumento de las praderas y zonas abiertas hace unos 25 millones de años, pero los efectos de estas variaciones en las costumbres de los carnívoros son menos conocidas.

Figueirido y sus colaboradores analizaron los fósiles de cánidos y sus presas en busca de señales de cambio en su morfología y ahora aseguran tener pruebas de que los lobos y zorros pasaron gradualmente de ser depredadores de emboscada (como los leones, por ejemplo) a convertirse en perseguidores, según los cambios registrados en las articulaciones de sus patas. Se cree hace unos 7 millones de años evolucionaron los primeros cazadores que esprintan detrás de presas pequeñas y que los lobos empezaron a hacer persecuciones de larga distancia cuando aparecieron las condiciones más áridas y frías del Pleistoceno, hace dos millones de años.

Referencia: Habitat changes and changing predatory habits in North American fossil canids (Nature Communications) DOI 10.1038/ncomms8976

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba