Biodiversidad

Objetivo: salvar el último santuario global de ranas

Un grupo internacional de investigadores pide una acción urgente para impedir que el temido hongo quítrido, que amenaza a la población mundial de anfibios, entre en la isla de Nueva Guinea

Objetivo: salvar el último santuario global de ranas
Objetivo: salvar el último santuario global de ranas Google Maps/Stephen J. Richards

La isla de Nueva Guinea es uno de los últimos lugares del planeta en el que las ranas están seguras. Pero solo de momento. El temido hongo quítrido (Batrachochytrium dendrobatidis), que ha acabado con más de 90 especies en el planeta y tiene amenazados al menos a otras 500, aún no ha penetrado en este lugar, donde residen el 6 por ciento de todas las especies conocidas de ranas. Por eso un equipo internacional de expertos, encabezado por Simon Clulow, pide este lunes en un artículo, publicado en la revista Frontiers in Ecology and the Environment, que se haga un esfuerzo internacional para impedirlo y solicita ayuda para poner en marcha un plan en caso de que se produzca el peor escenario.

“No es frecuente localizar el lugar donde se va a producir un desastre de conservación antes de que suceda, ni tener la oportunidad de pararlo”, asegura la investigadora Deborah Bower, coautora del artículo. “Sabemos lo que se tiene que hacer”. El hongo quítrido ha sido descrito por los biólogos como el patógeno más destructivo descubierto hasta ahora por la ciencia. Su extensión, desde el sudeste asiático, se produjo como consecuencia del tráfico internacional de especies y afecta a las zonas que rodean a la isla de Nueva Guinea. Su alcance ha sido tan devastador que hasta el 40% de las especies de ranas de todo el mundo están amenazadas de desaparecer.

Alrededor de 100 especies de ranas estarían en peligro si el hongo llega a la isla

Los expertos aseguran que el clima tropical de Nueva Guinea lo convierte en un lugar ideal para la extensión del hongo. “Muchas de las ranas de Nueva Guinea están fuertemente relacionadas con las especies australianas que ya han sido arrasadas por el hongo, así que esperamos que sean igual de vulnerables”, afirma Clulow. Su equipo estima que alrededor de 100 especies de ranas estarían en peligro si el hongo llegara a la isla y su desaparición tendría un enorme impacto en el ecosistema, ya que son depredadores de insectos y otros animales de mayor tamaño. El hongo asesino se trasmite de un animal a otro y produce una enfermedad denominada quitridiomicosis, que afecta a la piel de los anfibios, impidiendo la correcta regulación del agua y los electrolitos que desencadenan un fallo cardíaco.

Una rana endémica de Nueva Guinea, Sphenophryne cornuta, con su prole a las espaldas
Una rana endémica de Nueva Guinea, Sphenophryne cornuta, con su prole a las espaldas Stephen J Richards

Este equipo de especialistas lleva estudiando las ranas de Nueva Guinea desde 2015 y ya ha empezado a trabajar con zoo, universidades y autoridades para diseñar un programa de ranas en cautividad y almacenar esperma y óvulos de las distintas especies para conservar la diversidad genética en caso de desastre. También han diseñado un programa con cinco etapas - preparación, prevención, detección, respuesta y recuperación - para mantener el hongo letal alejado de la isla y minimizar su impacto en caso de que llegue.

Referencia: Island of opportunity: can New Guinea protect amphibians from a globally emerging pathogen? (Frontiers in Ecology and the Environment)

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba