ILUSIONES VISUALES

Pero, ¿por qué se mueve esta imagen si no es un gif?

Es quizá una de las ilusiones visuales más desconcertantes. La imagen parece tener vida propia y el centro oscila respecto al exterior, pero ¿cómo funciona? Te lo explicamos.

¿Por qué se mueve esta imagen estática?
¿Por qué se mueve esta imagen estática? Akiyoshi Kitaoka

El efecto visual es tan poderoso que la imagen parece cobrar vida. Por eso algunas personas que se la encuentran en redes sociales llegan a pensar que se trata de un gif animado y no una imagen estática: ¡es evidente que el centro se mueve respecto a los lados! Lo que estás viendo, sin embargo, es producto de cómo funciona tu sistema visual. La imagen es una versión de una ilusión creada por Akiyoshi Kitaoka y bautizada como la ilusión de las "espinas que giran".

Cuando las espinas están rotadas unas respecto a las otras, el efecto se produce. (Michael Bach/ Kitaoka)

La causa de este curioso efecto está en el movimiento de tus propios ojos. El centro parece flotar respecto al fondo debido a que tus ojos están recalibrando el contraste. Para aumentar aún más el efecto puedes mover la pantalla o sacudir un poco la cabeza. Pero la clave está en la orientación de las bolitas (espinas en la versión original) y el contraste de luz dentro de estas. Para entenderlo mejor, el científico alemán Michael Bach ha diseñado un gráfico interactivo que permite detener la ilusión. Basta con girar las espinas del cuadro interior hasta que queden igualadas con las del exterior (tienen la sombra/luz en la misma orientación) para que el efecto se detenga:

Cuando las espinas están alineadas, el efecto se detiene (Michael Bach/ Kitaoka)

Por explicarlo en términos sencillos, el ojo está rastreando constantemente el entorno cuando observa una imagen y calibrando las diferencias de contraste y forma, además de detectar el movimiento. Cuando todas las espinas tienen un patrón igual, el ojo pasa de unas a otras sin encontrar nada "raro", de modo que no se produce el efecto. En el momento en que las espinas están orientadas de manera diferente, el ojo pasa de unas a otras y detecta un cambio, y es ese contraste  - provocado por el propio ojo al moverse - el que genera la ilusión de que las dos partes de la imagen se mueven una respecto a la otra. Estás viendo en directo cómo tu ojo y tu cerebro calibran la realidad e intentan ajustarse para interpretarlo.

Tienes más información del efecto en: “Spine drift” illusion (Michael Bach)

Te interesará: ¿De verdad sabes de qué color es un plátano? (Next) | Estos diez cuadrados son idénticos, ¿no me crees? (Next) | Un animal te mira en esta imagen: ¿lo ves tú a él? (Next)

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba