BIOINGENIERÍA

Una pala extractora basada en la boca de los erizos

El sistema permite recoger muestras con más eficiencia y menos impacto que una pala normal y podría ser usado en vehículos espaciales.

El dispositivo imita los dientes de un eirzo
El dispositivo imita los dientes de un eirzo Frank et al.

La boca de los erizos de mar ha llamado la atención de los naturalistas desde la antigüedad. Uno de los primeros en describirla fue Aristóteles, a quien llamaron la atención los "cinco dientes en su interior formando un hueco" y su dureza, pues ya había observado que estas criaturas eran capaces devorar un bosque de algas en pocos días. Ahora, el equipo de Michael Frank, de la Universidad de california San Diego, se ha fijado en estas estructuras para diseñar un dispositivo de recogida de muestras, a la manera de una pala excavadora.

En un trabajo publicado en el Journal of Visualized Experiments, el equipo de Frank presenta este nuevo dispositivo que podría servir para vehículos de exploración como los que actualmente recogen muestras en Marte. "Nuestro objetivo", explica, "era crear un dispositivo bioinspirado  que es más parecido y eficiente tomando muestras del terreno en diferentes áreas y que no perturba la zona circundante como hace una pala".

Los 'dientes' de esta pala recogedora son también en forma de triángulo y poseen una pequeña muesca lateral que reduce hasta un 16% el estrés de la compresión y lo hace mucho más eficiente que otros sistemas. Los investigadores acoplaron la pala de dientes de erizo a un vehículo teledirigido y realizaron diferentes pruebas recogiendo muestras de arena en la playa. Su intención es despertar el interés de la NASA y Space X para diseñar futuro dispositivos de recogida.

Referencia: A Protocol for Bioinspired Design: A Ground Sampler Based on Sea Urchin Jaws(Journal of Visualized Experiments)



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba