Evolución humana

Hace 74.000 años, este grupo de humanos sobrevivió al apocalipsis

Un equipo de investigadores documenta por primera vez la actividad en dos asentamientos humanos durante la megaerupción del volcán Toba, que provocó un invierno volcánico y redujo la población humana a mínimos en todo el globo.

Imagen de la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull en 2010
Imagen de la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull en 2010 Neil MacWilliams (Flickr, CC BY-ND 2.0 )

Una mañana de hace 74.000 años un grupo de humanos en la costa de Sudáfrica observó una nube negra que avanzó por el cielo hasta cubrirlo todo y que dejó su mundo en la semioscuridad durante los siguientes siete años. A partir de aquel momento dejó de haber verano, las plantas y animales se morían en masa y conseguir el alimento bajo aquel cielo de ceniza se convirtió en un desafío. Y sin embargo, aquel grupo sobrevivió y siguió adelante con su vida diaria.

Zonas del yacimiento
Zonas del yacimiento Erich Fisher

Es la principal conclusión de un estudio publicado este lunes por el equipo de Curtis Marean en la revista Nature, en el que detallan el análisis de dos sitios arqueológicos en la costa sudafricana en los que aparecen pequeños cristales microscópicos que corresponden químicamente con los restos de la erupción y en los que se encuentran objetos y signos de actividad humana en el mismo periodo. “Lo que hemos descubierto es que durante el periodo de la erupción de Toba la gente vivió en este lugar de forma continua, y no hay evidencia de que impactara en sus vidas diarias”, asegura Erich Fisher, coautor del estudio que ha reconstruido digitalmente la estructura de los asentamientos.

“Durante el periodo de la erupción de Toba la gente vivió en este lugar de forma continua”

Los dos lugares analizados se encuentran junto a la costa, apenas a 10 km de distancia, y se cree que fueron habitados por un mismo grupo familiar. El primero (Pinnacle Point) es una zona de abrigo en la roca en la que pudieron refugiarse y el segundo (Vleesbaai) es una zona a cielo abierto donde quizá se juntaran para fabricar herramientas. En ambos se observan huesos, utensilios y restos de los fuegos que hicieron para calentarse, y entre ellos estaban las esquirlas procedentes de la erupción volcánica. “Muchos estudios anteriores han intentado probar la hipótesis de que Toba devastó las poblaciones humanas”, subraya Marean. “Pero fracasaron porque no eran capaces de presentar pruebas definitivas que conectaran la ocupación humana con el momento exacto del suceso”.

Distancia del sitio arqueológico, en Sudáfrica, al lugar de la erupción, en Indonesia
Distancia del sitio arqueológico, en Sudáfrica, al lugar de la erupción, en Indonesia Erich Fisher

En esta ocasión los investigadores han utilizado técnicas muy precisas para documentar los restos, hasta el punto de rastrear el suelo con precisión milimétrica gracias a un sistema de escaneo láser. Para datar las capas, el equipo usó la técnica de luminiscencia estimulada ópticamente (OSL) sobre 90 muestras y establecer la edad de las distintas capas estableciendo en qué momento cada grano de arena fue expuesto a la luz del día por última vez. Y el análisis químico ha permitido determinar con gran precisión que las esquiarlas procedían de la erupción producida en Indonesia, a 9.000 km de distancia del yacimiento.

El hallazgo plantea si estos fueron los únicos supervivientes de un invierno volcánico o si otros grupos sobrevivieron

La explosión del supervolcán Toba es el mayor evento catastrófico en la historia reciente del planeta y se calcula que fue 100 veces más potente que el que en el siglo XIX, tras la erupción del monte Tambora, provocó el llamado “año sin verano” y consecuencias desastrosas para millones de personas. La magnitud de la erupción fue tal que algunos científicos han elaborado la “teoría de la catástrofe de Toba”, según la cual aquella erupción produjo un cuello de botella evolutivo - del que hay evidencias genéticas- y redujo la población de humanos a entre 1.000 y 10.000 personas. El nuevo hallazgo plantea dudas sobre si este grupo sobrevivió por encontrarse en una zona “refugio” (alimentarse de pescado y marisco pudo ser un factor clave) y si fueron los únicos supervivientes de un invierno volcánico o si hubo más grupos como estos en otros puntos del globo. Para ello, los autores proponen examinar otros yacimientos arqueológicos en África en busca de mas pruebas.

Referencia: Humans thrived in South Africa through the Toba super-volcanic eruption ~74,000 years ago (Nature) DOI 10.1038/nature25967 | Imagen: Neil MacWilliams (Flickr, CC BY-ND 2.0 )



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba