Investigación

El Gobierno abandona de nuevo a sus ‘atletas’ científicos

Cuatro estudiantes participarán finalmente en la Olimpiada Iberoamericana de Física tras conseguir la financiación sin la ayuda del ministerio de Educación. Fuentes oficiales aseguran que aún no está cerrada la posibilidad de aportar una ayuda, pero no concretan nada.

El Gobierno abandona de nuevo a sus ‘atletas’ científicos
El Gobierno abandona de nuevo a sus ‘atletas’ científicos

Cuatro estudiantes españoles y dos profesores acompañantes viajarán el próximo 19 de octubre hasta Puerto Rico para participar en la Olimpiada Iberoamericana de Física 2018 a pesar de no haber recibido ningún tipo de apoyo por parte del Ministerio de Educación, al contrario de lo que ha sucedido otros años. Su participación había sido duda hasta última ahora debido a esta falta de respaldo, pero la Real Sociedad Española de Física (RSEF) ha conseguido finalmente los fondos necesarios gracias a la aportación económica de un donante anónimo, la Universidad de Valladolid y el crowdfunding abierto por uno de los estudiantes.

El ministerio no ha contribuido con un solo euro a la financiación de ninguna de las dos Olimpiadas

El donante es un español residente en Londres que ha aportado desinteresadamente 6.000 euros, mientras que la Universidad de Valladolid ha aportado otros 2.000 euros, la misma cantidad que ha recaudado el estudiante Pablo Criado Albillos tras una campaña de financiación colectiva. "La Olimpiada Iberoamericana este año es en Puerto Rico y ya solamente el coste de vuelos y hotel es tan elevado que ya no podíamos cubrirlo”, explica José Adolfo de Azcárraga, presidente de la RSEF. Por este motivo se había dado por imposible la participación española, pero tras denunciar este verano el abandono que sufrían estos estudiantes por parte de la administración central, se ha producido una reacción social que ha ayudado a conseguir el dinero. “Aunque la participación en estas Olimpiadas las coordina la RSEF”, recuerda Azcárraga, “es muy importante tener en cuenta que los participantes no van en nombre de ninguna entidad individual, sino que representan a los países, es decir, a España. Con lo cual el desentendimiento por parte del Ministerio es todavía más triste si cabe”.

Fuentes del Ministerio de Educación consultadas por Next aseguran que la posibilidad de ayudar económicamente a la delegación española que participará en la Olimpiada Iberoamericana no está cerrada y que se está concretando la vía legal para realizarlo. Aunque han existido dos reuniones entre representantes ministeriales y los presidentes de las reales sociedades científicas - una en verano y otra en septiembre - estas últimas siguen expresando su malestar porque las Olimpiadas nacional e internacional se realizaron con fondos propios que la administración no retornará ya que en su día no se abrió la convocatoria oficial. El Ministerio asegura que no existe vía legal para hacerlo y se comprometió a entregar una serie de premios en metálico a los ganadores de cada una de las seis fases nacionales de las Olimpiadas Matemáticas, de Física, Química, Biología y Economía de 2018. Según las mismas fuentes, está a punto de publicarse la resolución para abonar estos premios - cuya cantidad no se ha comunicado.

“El problema de la financiación no es que le den un premio a los finalistas, sino que puedan realizarse las Olimpiadas”

“Eso por el momento no se ha producido, el Ministerio ha pedido una documentación complejísima para rellenar, que se le ha enviado”, explica Azcárraga. “Pero incluso si diera el premio a los diez finalistas de Valladolid no habría resuelto nada. “Darle un premio a los estudiantes, como se anunció en la nota de Educación en verano, sería la guinda del pastel, pero sin pastel no puede haber guinda. No tiene sentido dar premios si todo el proceso anterior, que es largo, complicado y costosísimo, no ha tenido lugar”. En su opinión, la nota que emitió el ministerio asegurando que el asunto estaba resuelto fue un engaño”. La propia ministra Isabel Celaá anunció en su cuenta de Twitter que volverían a apoyar las Olimpiadas Científicas “porque son fundamentales para fomentar tanto las vocaciones científicas de los estudiantes de secundaria como para estimular su motivación por estas disciplinas”. “Daba la impresión de que el Ministerio -debido a la transición entre gobiernos - no había tenido tiempo para subsanar el problema pero lo iban a hacer”, sostiene Azcárraga. “Pero no, el problema de la financiación no es que le den un premio a los finalistas, sino que puedan realizarse las Olimpiadas”.

Tuit de la ministra Isabel Celaá el pasado 10 de agosto
Tuit de la ministra Isabel Celaá el pasado 10 de agosto Twitter

Antonio Largo Cabrerizo, rector de la Universidad de Valladolid, también aprecia una falta de voluntad política en la gestión de la administración. “Creo que hay que tener más sensibilidad hacia estos temas”, asegura a Next. “Luego nos quejamos de que no retenemos el talento, y tampoco es tanta la dotación económica que se necesita para conseguir llevar a cabo una iniciativa que motiva a los jóvenes a seguir una trayectoria científica”. Su universidad, que en la fase nacional aportó las infraestructuras para celebrar las finales, ha reservado una partida de 2.000 euros para ayudar a que los estudiantes puedan estar en la Olimpiada Iberoamericana. “Ante las dificultades económicas que estaban en el camino, ante la falta de presupuesto, creímos que en la medida de lo posible debíamos contribuir porque es algo que va con nuestra filosofía, que es apoyar el talento futuro”.

“Luego nos quejamos de que no retenemos el talento”, asegura el rector de la Universidad de Valladolid

Desde la RSEF creen que no van a recuperar el dinero que pusieron para organizar la Olimpiada Nacional y garantizar la participación en la Olimpiada Internacional - donde se consiguieron por primera vez una Medalla de Oro, dos Medallas de Bronce y una Mención de Honor-, pero confían en que en 2019 la situación vuelva a la lógica y que el Gobierno apoye este tipo de iniciativas cuyo coste es insignificante para un Estado. “Una Olimpiada se puede hacer dignamente y sin excesos por unos 40-45.000 euros”, asegura Azcárraga. “Y eso in cuantificar el coste que tendría pagar toda la labor de estructura, preparación y la corrección de los ejercicios que hacen miembros de la sociedad “gratis et amore”, porque creen que se debe proteger a los mejores estudiantes de física de España”. En contraste con estos sacrificios personales para tirar del carro de la ciencia - con una donación anónima incluida-, la realidad a día de hoy es que el Ministerio de Educación actual no ha contribuido con un solo euro a la financiación de la participación en ninguna de las dos Olimpiadas, ni la Internacional ni la Iberoamericana, que se celebrará de aquí a tres semanas. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba