Educación

Crece el número de alumnos que eligen religión católica en la ESO y Bachillerato

El curso 2016-2017 ha supuesto un aumento del alumnado de Secundaria y Bachillerato que optaron por estudiar la fe católica, también en los centros públicos

Imagen de un pasillo de colegio.
Imagen de un pasillo de colegio. Javier Martínez

El curso 2016-2017 ha supuesto un incremento de los alumnos de la ESO y Bachillerato que escogieron estudiar religión católica con respecto al anterior atendiendo a todos los tipos de centros. Así se desprende del último anuario Las cifras de la educación en España que ha publicado esta semana el Ministerio de Educación. En cambio, en Primaria,cuando los padres eligen, bajan los alumnos que optan por escoger esta asignatura.

En concreto, el 55,61% de los alumnos de la ESO estudió religión católica, frente a un 44,11% que no cursó ninguna asignatura confesional y solo un 0,28% otras religiones. En 2015-2016 se apuntaron a esta materia el 52,55% de los alumnos de esta etapa y los que no cursaban religión se situaban en el 46,18%, de acuerdo a la anterior edición del Departamento que hoy dirige Isabel Celaá.

El curso 2016-2017 ha supuesto un aumento en torno al 3% del alumnado de la ESO y Bachillerato que optaron por estudiar religión católica

La subida es leve, ya que supone que cinco de cada diez alumnos matriculados en la ESO, es decir, la mitad, cursan religión tanto para un ejercicio como para el otro. Pero se puede hablar de una tendencia al alza. Algo similar ocurre con los jóvenes de Bachillerato. Si en 2015/2016 solo el 29,80% de los estudiantes de esta etapa optaban por la asignatura en cuestión, en el curso siguiente se aprecia una subida hasta el 32,48%. 

Así, el curso 2016-2017 ha supuesto un aumento en torno al 3% del alumnado de la ESO y Bachillerato que optaron por estudiar religión católica. En Primaria ahora ocurre lo contrario aunque no fue así hace cuatro años. Tras 15 cursos seguidos con descensos constantes, el curso 2014-2015 fue el primero con incrementos del alumnado de Primaria que escogió estudiar religión católica.

Supuso una ligera subida con respecto al curso anterior, pero en la actualidad la tendencia vuelve a ser a la baja. Si en 2014-2015 el 69,13% de los niños matriculados en Primaria cursaba religión católica; el año siguiente el porcentaje bajó al 65,86% y, según la última edición del informe, que hace referencia al curso 2016-2017, solo el 64,54% de los estudiantes de esta fase optaron por el estudio de la fe católica.

También en la pública

De acuerdo a los tres últimos anuarios estadísticos elaborados por la Subdirección de Estadística y Estudios del Ministerio, los estudiantes de religión en Primaria han descendido durante los tres últimos cursos consecutivos de los que se tienen datos; mientras que los de la ESO han ido en aumento. En el caso de los bachilleres, se experimentó un descenso del curso 2014-2015 al 2015-2016, pero actualmente, según los datos de 2016-2017 han vuelto a subir.

Tal y como se desprende del último estudio, los alumnos de ESO y Bachillerato de centros públicos que cursaron estudios de la fe católica también subieron levemente

Además, el salto no se produce solo en el caso de los centros privados. Tal y como se desprende del último estudio, los alumnos de centros públicos apuntados a religión católica pasaron de representar el 38,56% de los matriculados en Secundaria para el curso 2015-2016 a representar el 44,53%.

En Bachillerato el porcentaje del alumnado de la pública en estudios de fe católica subió del 22,45% al 28,79% registrado en la última edición de la serie de anuarios. En Primaria, de nuevo, bajan los niños que optan por esta materia en los centros públicos. Del 58,33% del curso 2015-2016, el curso siguiente solo representan el 56,66% de los matriculados.

Evaluable y computable

Sin embargo, España se ha convertido en uno de los países menos religiosos de Europa: cada vez se celebran menos bodas por la Iglesia, la mitad de los bebés no son bautizados y la confirmación ha quedado reducida a un puñado de fieles.

Por ello, según fuentes del profesorado, el aumento de matrículas en religión en la ESO y Bachillerato puede deberse a que, desde la entrada en vigor de la LOMCE, esta asignatura tiene carácter evaluable y computable. Esto implica que cuenta para la nota media, una condición con la que quería terminar la llamada 'Ley Celaá'. No obstante, apuntan que en los años precedentes -también con la ley Wert en vigor- se habían producido bajadas.

Horas después de anunciar el adelanto electoral, el Gobierno de Sánchez dio luz verde al proyecto de ley de educación que defiende la ministra Isabel Celaá y que busca derogar la Lomce y, entre otros cambios, quitar peso a la asignatura de Religión. 

Aunque ya está en el Congreso, la disolución de las Cortes el próximo 5 de marzo retrata el poco recorrido de la iniciativa. En el hasta ahora anteproyecto de ley, se subrayaba que Religión dejaba de ser computable y no tendría asignatura espejo para los alumnos que no la escogieran.

Otra novedad era que se introducía una asignatura de Valores Cívicos y Éticos en un curso de Primaria y en otro de Secundaria, similar a la Educación para la Ciudadanía de la era José Luis Rodríguez Zapatero.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba