Fundaciones Mutua Madrileña y Anar Las denuncias de acoso escolar a niños de hasta siete años se disparan más de un 14%

El 'II Estudio sobre acoso escolar y 'ciberbullying' según los afectados' revela que las alarmas sobre casos detectados en alumnos de edad menor o igual a siete años aumentan en casi seis puntos en 2016. Sin embargo, los expertos especifican que la subida se debe a una mayor reacción y visibilidad ante el problema.

Una mala contestación en el trabajo por parte de un compañero o un jefe puede provocar que se tuerza el día entero de un adulto. ¿Se imaginan lo que supone para un niño sufrir bullying diariamente durante más de un año? Con este planteamiento, el director general de la Fundación Mutua Madrileña, Lorenzo Cooklin, trata de concienciar sobre el problema del acoso escolar y el ciberbullying, una lacra ante la que, por suerte, cada vez se reacciona más, de acuerdo al 'II Estudio sobre acoso escolar y 'ciberbullying' según los afectados' que desarrolla la asociación mencionada junto a la Fundación Anar.

El informe constata que se registraron 1.207 casos reales, lo que supone un aumento del 87,7% en el último año, cuando se atendieron 643, y un 240% en los últimos dos. Las cifras reflejan un incremento desorbitado de la sensibilidad del problema y de las reacciones ante este, no el aumento de los comportamientos de acoso, según apuntan los expertos detrás del estudio. Sin embargo, se agravan algunas realidades como la edad a la que empiezan a detectarse los casos.

Edad promedio y tipología

Si en 2015 la edad media del acosado (ciberbullying aparte) era de 11,6 años, el año pasado la cifra descendió a los 10,9 años, aumentando considerablemente el número de víctimas de siete años o menores de siete. Estas pasaron de suponer un 8,7% de los casos hace dos años a registrar un 14,2% en 2016, lo que se traduce en una subida de 5,5 puntos y sitúa a los niños de esta edad como los más afectados, solo por detrás de los de 12 años, que son quienes suponen un 14,6% del total de sucesos abordados. En tercer lugar, con un porcentaje del 13,1%, se sitúan los de 13 años. "En los casos de siete años o menos son los padres los que llaman a Anar para denunciar. Ya no dejan pasar que su hijo o hija llegue a casa diciendo que otros compañeros le han pegado", ha aclarado Benjamín Ballesteros, el director de Programas de Anar, fundación que dispone del tercer teléfono de ayuda a la infancia que se abrió en Europa.

Con respecto al género, el 51,1% de las víctimas de acoso escolar son niños, mientras que el 48,9% son niñas. Según el análisis, hasta que piden ayuda pasan de media 13 meses desde que empieza "la pesadilla" y, en los casos de acoso físico, el agresor suele ser varón (55,7 %). Además, el informe detalla que existe un aumento de la gravedad del tipo de acoso. Aunque los insultos siguen ocupando el primer puesto de la clasificación con un 71,1% de los casos detectados, estas ofensas disminuyen 11,5 puntos con respecto al año anterior, mientras que los ataques físicos (patadas, golpes...) aumentan 7,8 puntos en comparación con 2015, suponiendo un 51,5% de los casos. El tercer tipo de acoso es el aislamiento que representa el 29,7% de las experiencias y que también sube con respecto al anterior informe, esta vez, 11,5 puntos.

Comunidades Autónomas

La Comunidad de Madrid registra el 27% de casos de víctimas de acoso escolar detectadas por Anar en 2016 y un 36,8% de ciberbullying, por lo que encabeza la lista de regiones que padecen esta lacra. En el oto extremo, se sitúa Navarra, con un 0,5 y un 0,0%, respectivamente. El siguiente mapa refleja el porcentaje de víctimas detectadas por Anar en 2016 por comunidades y según los tipos.

Frecuencia y duración

El estudio también advierte sobre las consecuencias de este tipo de maltrato, siendo de mayor gravedad si la frecuencia y duración del acoso es mayor. El 53% de los casos duran más de un año y el 33,6% menos de 365 días, aunque no podría clasificarse en "mensual", donde se tipifican el 6,7% de los sucesos. El 5,5% son puntuales.

En cuanto a la frecuencia, el 76,1% de los sucesos tiene lugar a diario; mientras que el 9,4% son casos puntuales. Por otro lado, en el 31,6% de los casos, el acoso se debe a las características físicas; el 20,5% a la agresividad de los acosadores; el 13,5% de situaciones detectadas hacen referencia a frases del tipo "me/le tienen manía" y un 11,7%, por ejemplo, a problemas psicológicos. "El número de personas que atribuye los hechos a la violencia del acosador ha aumentado 9,8 puntos con respecto a 2015, y esto es un dato positivo porque, los niños ya no se echan tanto la culpa a sí mismos, sino que crece la percepción de que el otro es el culpable", celebra Ballesteros.

Las víctimas, cada vez menos solas

De los 1.207 de los casos detectados, 959 son de acoso escolar y 248 de ciberbullying. A diferencia de los sucesos tradicionales, en el ciberacoso la edad de las víctimas sube a los 13,5 años, frente a los 10,9 años del acoso físico. Este tipo de violencia afecta más a las chicas que a los chicos, en una proporción de siete a tres y, además, son las adolescentes las que más lo ejercen. En este caso se producen agresiones verbales (52,1% de casos), amenazas (22,3%) y difusión de imágenes comprometidas (20,2%); ha crecido la difusión de información personal de la víctima y el pirateo de las cuentas personales, siendo el móvil y el Whatsapp los medios más empleados por encima del ordenador o la tableta para acosar.

La mayor concienciación social ante este fenómeno se percibe también en que hay una mayor reacción contra los acosadores. La mitad de las víctimas y de sus compañeros y amigos se enfrentan a los agresores frente al poco más del 21% que les plantaban cara hace un año. Aun así, todavía existe mucho por hacer en cuanto a una mayor implicación de los centros, pues para un 54% de los padres fueron poco activos o no hicieron nada.

"La sociedad española se ha hecho más consciente de un problema que hasta ahora no tenía la repercusión mediática que tienen otros hechos. Este informe denota que posiblemente estemos asistiendo a un primer paso en la resolución de un problema social: su reconocimiento por parte de todas las partes implicadas en él", considera Cooklin, que ha pedido un pacto de Estado contra el acoso escolar El estudio se ha realizado a partir de más de 52.000 llamadas recibidas al teléfono de ayuda y atención a la infancia de Anar. El900 20 20 10.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba