En comparación con otras industrias culturales, el sector editorial ha sobrellevado los efectos de la pandemia. No pueden decir lo mismo las artes escénicas o la música en vivo. Hoy se lee mucho más, en buena medida porque las restricciones horarias y de movilidad favorecen la lectura. Con la intención de no perder la buena salud de las ventas, se mantienen el Día Internacional del Libro y Sant Jordi, cuya celebración está prevista en el calendario cultural para el próximo 23 de abril. Tras un 2020 atípico, en el que el confinamiento lo convirtió todo en una fiesta telemática, en 2021 se apelará a otras fórmulas: firmas de libros comprados en línea, encuentros con aforo limitado en librerías concretas y una selección reducida de los puestos en la calle.

Sea como fuere, la cuenta atrás para Sant Jordi  acelera las turbinas de editores, libreros y escritores. La mayoría ha concentrado en esta primavera a sus autores de mayor peso, tanto en ficción como en ensayo. Los libros dedicados a textos breves como la crónica, el reportaje y el cuento  literario, destacan por su calidad tanto escritos en español como traducciones.  En ese sentido, el relato acapara títulos importantes esta primavera. No por breve, el cuento es marginal o anecdótico. Tiene ejemplos canónicos como ChéjovEdgar Allan Poe, Borges, Maupassant, Kafka, Chesterton o Rudyard Kipling. También Arreola,  Patricia Highsmith, Hemingway, Alice Munro, Horacio Quiroga o Julio Cortázar, quienes escribieron sendos decálogos. 

Sobre el cuento y la estela de los clásicos, el sello Alianza acaba de publicar una selección de los relatos de Bram Stoker traducidos por Jon Bilbao. El irlandés publicó en vida los libros  El país bajo el ocaso (1881) y Atrapados en la nieve (1908). Dos años después de su muerte, la viuda publicó una selección de inéditos titulada El invitado de Drácula y otros relatos inquietantes (1914). Además de los ya mencionados, quedaron dispersos o sin publicar casi una treintena de relatos que Páginas de Espuma editó en un mismo volumen, en 2018. Otra de las autoras más potentes del género relato, la canadiense Alice Munro, desembarca para este Sant Jordi en el catálogo de Lumen con una colección de cuentos de la premio Nobel : Algo que tenía que contarte.

El sello especializado en relato dirigido por Juan Casamayor,  Páginas de Espuma,  publica el nuevo libro de María Fernanda Ampuero, considerada una de las voces imprescindibles de la literatura latinoamericana actual. Se trata de Sacrificios humanos, un compendio de relatos hermanados por la violencia y  la crueldad. Un terror cotidiano que se abre paso en sus páginas. Después del éxito de Pelea de gallos, editado por el mismo sello en 2018, los relatos de este volumen interpelan y exhiben los  personajes desesperados y rotos de Ampuero: “monstruos sensibles que se friccionan, viven y matan impulsados por el poder incontestable de saberse, a la vez, víctimas y verdugos”, dijo de ellos Antonio Ortuño.

Nacida en Guayaquil, en 1976, Ampuero comparte generación con la periodista y la escritora argentina Mariana Enríquez, ganadora del Premio Herralde 2019 y Premio de la Crítica con Nuestra parte de noche. Entre el humor, el terror y lo gótico político, Enríquez se ha ganado a puñetazos (literarios)  su lugar aventajado. Lo ha hecho con un lenguaje directo, efectivo y deslumbrante.  Los lectores recibirán de ella una nueva edición de Alguien camina sobre tu tumba. Mis viajes a cementerios, que reúne  crónicas de los viajes de Enríquez por distintos países para visitar los camposantos más disímiles: desde el de Montparnasse de París, el de Highgate en Londres o el cementerio judío de Praga. Pero también otros más decrépitos, modestos y extravagantes, con sus mejores tumbas: la  del poeta enterrado de pie, la tumba del caballo fiel o el cementerio inundado. Publicado por primera vez por la editorial Galerna en Argentina en 2014, Anagrama reedita este libro, al que añade algunos nuevos relatos: los dieciséis cementerios originales pasan a veinticuatro.

Los libros dedicados a textos breves como la crónica, el reportaje y el cuento , destacan por su calidad literaria

Tras el brillo de Pretend It’s a City, de Martin Scorsese, Fran Lebowitz ha recuperado el interés, tanto de quienes no la conocían como de los que la habían olvidado. Por esa razón, la colección Andanzas de Tusquets , publica una compilación de sus textos más conocidos: Un día cualquiera en Nueva York, que reúne los libros de prosa más importantes de Lebowitz, personaje dotado de un agudo sentido del humor y de una capacidad innata para desmitificar la ciudad a la que se mudó a los 18 años. Ahí pasó de taxista, limpiadora de pisos o vendedora a ser destacada firma de Vanity Fair. Su historia, cinematográfica a todas luces, han sido adaptadas por HBO y Netflix , no sólo por la serie de HBO Public Speaking, con Martin Scorsese, y también con este último Supongamos que Nueva York es una ciudad (Netflix, 2021).

Cierra la lista Jorge Bustos con Asombro y desencanto (Libros del Asteroide), que recoge las crónicas de dos viajes del periodista por La Mancha y Francia. Con 32 años y recién llegado a El Mundo, cabecera de la que hoy es jefe de Opinión, Bustos cogió en 2015 su libreta de notas y se lanzó a la carretera para redescubrir la ruta del Quijote durante el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte. Cuatro años después, cuajado en el oficio y escarmentado por la actualidad, emprendió un viaje a Francia.  Las crónicas de ambos viajes se publican ahora juntas, acompañadas por un prólogo del escritor Andrés Trapiello, quien reconoce los atributos literarios de un Jorge Bustos emparentado con Azorín y Pla, y cuya mirada va de las corralas a la ópera versallesca, como él mismo explica para describir su afrancesamiento por la vía manchega. Es el libro de un observador, la bitácora de alguien que busca un destino y, a su manera, una explicación.